De cerca… IBON LARRUZEA

3
941

Ibon Larruzea, más conocido por todos como Euridia, es un profesional del mastering de este país.

Ibon ha tenido el detalle de dedicarnos un ratito para charlar con nosotros sobre su trabajo.

Esperamos que os resulte interesante.

 

  • Hola Ibon. Ante todo gracias por concedernos un poco de tu tiempo. ¿podrías hablarnos un poco de tí, de tu estudio, de tu trabajo?

Nacido en Bilbao, en 1975, soy ingeniero técnico industrial y músico desde la adolescencia, centrándome como tal en la música jamaicana.

Mi trabajo como técnico comenzó mientras estudiaba la carrera, con 21 años haciendo maquetas y sonorizando pequeños conciertos.  A los 25 años, comencé a trabajar a nivel profesional, con varias empresas de sonorización, y con 31 me establecí en mi estudio actual, a mi regreso de dos años por Italia, especializándome en el mastering y dejando paulatinamente mi actividad de directos.

Mi estudio consta de unos 70 metros cuadrados, y aparte dispongo de otro estudio monolocal y un local de ensayo, todo ello en una planta de 150metros cuadrados, además de un almacén.

 

  • Me gustaría que nos comentaras cual es tu filosofía frente a tu trabajo. ¿te gusta imprimir tu sello o te guías exclusivamente por lo que te pide el cliente?

Básicamente lo segundo, pero algo de lo primero simpre hay. Intento ser muy flexible, escuchando lo que me dice el cliente. Hablamos, debatimos, y al final, él decide.

 

  • Por cierto… ¿los clientes te suelen pedir cómo quieren que suene su disco, o confían en tí y te dejan seguir tu propio criterio?

Hay de ambas cosas, pero sobre todo lo primero. Si el disco es un trabajo de género, la cosa va clara, y las conversaciones pueden ser así:

“Oye, esto en Funk de los 70”.

“¿Rollo Stax?”

“Algo más limpio”

“Ah, vale”.

 

“Oye, esto es Rub a Dub”.

“Rollo channel One?”

“Si, pero con más volumen”

“Ah, vale”

Con los discos que no siguen un género claro…. cuesta más.

 

  • ¿la mejor masterización es la que no se nota? Como el árbitro de un partido de fútbol, que cuando nadie se acuerda de él quiere decir que ha hecho un buen trabajo…

Algo así …pero creo que no del todo.

Para empezar, muchas de las correcciones en mastering no se pueden distinguir de las de mezcla, por lo que podemos estar echando la culpa de algo al mastering, y ser un fallo de mezcla o viceversa. Por otro lado, tenemos discos con un volumen bueno y que suenan fantásticos. Así que ahí si que se nota el mastering, ya que notas el volumen extra….

Creo que comprendo lo que quieres decir, y estoy bastante de acuerdo, pero no del todo.


  • ¿cuánta importancia (real) tienen los equipos hardware a la hora de conseguir un buen resultado en mastering?

Mucha. No solo en el sonido en sí, sino en el sistema de trabajo.

Por ejemplo, algo que parecerá una tontería visto desde fuera:

Si trabajo con plugins, cosa que también hago, sobre todo TC Electronic, Voxengo y Waves, tengo el ratón en la mano constantemente. En un momento determinado percibo tal cosa, y como tengo el ratón en la mano, actúo inmediatamente. Parece algo bueno, pero a veces,  no lo es. Si estoy trabajando con procesadores analógicos, para realizar esa rectificación debo moverme, incluso levantarme, y esto es lo que pasa por mi cerebro:

“Vaya, otra vez a levantarme de la silla…. voy a esperar y si vuelvo a tener esa impresión, y veo que es clara, entonces ya me levanto y hago “eso” para mejorar el audio.

A- Vaya,….. llevo un rato escuchando y ahora creo que no hace falta hacer nada. Mmmm… lo voy a dejar así…. como estaba.

B- Si, tengo que rectificar.

A lo que voy es que cuando tenemos todos los procesadores tan a mano, procesamos y procesamos. Y en todos los procesamientos que hacemos hay un grado de desatino. Si procesamos mucho, vamos dejando nuestro rastro de imprecisiones en el sonido, y el resultado es lo que solemos llamar “sonido digital”, que viene más dado por un sobreprocesamiento y su consiguiente cadena de errores, que por el sonido de los procesadores digitales en sí.

¿No te ha pasado nunca que después de procesar y procesar una pista, pones el bypass, y te suena mejor?

Pues eso…

 

  • ¿podrías conseguir un resultado satisfactorio solamente trabajando en el entorno digital, con plugins o herramientas software?

En algunos casos si. Por ejemplo en restauraciones

 

  • ¿piensas que un aficionado al audio que no se dedique a ello de forma comercial o profesional va a sacar realmente rendimiento a equipos caros? ¿no sobrevaloramos en las redes los equipos de alto nivel como si ellos solos fueran a hacernos sonar mucho mejor?

Si…. algo de eso hay. Creo que un productor aficionado vierte en la ausencia en su estudio de buenas máquinas la causa de que sus trabajos no suenen bien. Somo así:

“Mi trabajo no suena bien”

“Culpa mía no es, ya que yo soy la leche de bueno, y tengo un talento y un gusto exquisito”.

“Si tuviera esos equipos tan caros….. entonces sonaría de vicio”.

Una vez dicho esto, también hay que decir que hay equipos, como el Tube Tech CL1B, que solo con pasar el sonido por él, ya suena más grueso. No hace falta comprimir nada…. solo con encenderlo, nuestro audio ya suena …¿mejor?.

 

  • Cuando un disco suena realmente bien…¿qué porcentaje piensas que se debe al buen hacer del técnico, al equipo o a la interpretación musical? ¿en qué medida crees que influye cada factor?

Si hablamos de música, una buena producción artística es el primer factor, para lo que es necesario la comunicación del personal involucrado, que los arreglos no se pisen unos a otros, que los músicos no quieran grabar al 100% de sus posibilidades técnicas, que su actitud sea la adecuada….

Si hablamos de audio sin música, por ejemplo una locución, o una grabacion de un entorno marino….. etc, el primer factor es el técnico.

También quisiera apuntar lo siguiente:

Si compras un buen micro, a partir de ese día, ya tienes parte de tu trabajo hecho. Si tienes unos buenos monitores, podrás apreciar los detalles….etc.

Si pones el dinero sobre la mesa y compras algo bueno, el resto de los días tu trabajo podrá ser mejor.

 

  • ¿piensas que hoy en día el trabajo de mastering es algo demasiado asequible de lograr hasta el punto que cualquier aficionado con cuatro plugins puede ofrecerse para masterizar a bajo precio? ¿hay mucho instrusismo? ¿crees que los clientes saben distinguir a profesionales de aficionados? ¿sientes que los músicos y tus clientes aprecian tu trabajo?

Sí, en general así es.

 

  • Me pasó una vez que envié unos temas míos a ser masterizados profesionalmente. Cuando me los entregaron me decepcioné. Sonaban igual que mis mezclas. No habían mejorado en casi nada. No habría un brillito alucinante, ni unos graves que te removían las tripas… El masterizador me dijo que no era necesario porque la mezcla estaba bien hecha. Aun así se me quedó una sensación extraña. Como cuando vas al médico con un dolor y te dice que no es nada. En realidad es bueno, pero casi te sabe mal haber ido para nada. ¿te ha pasado alguna vez algo así? 

¿ Le diste al del estudio de mastering alguna directriz? ¿Le advertiste de algún error o desviación en la mezcla? ¿ La mezcla era buena? ¿Realmente necesitaba grandes cosas?

Si a mí los clientes no me dan directrices o referencias y es la primera vez que trabajamos juntos, suelo mandar dos pruebas de mastering. Una siguiendo la línea de la mezcla, de manera que casi no haya cambios más allá de un aumento de volumen. Esto no quiere decir que no trabaje con intensidad. Hay que tener en cuenta que hay una lista de subprocesos encaminados a que no se noten los cambios de plano. Y una segunda, proponiendo unos ciertos cambios.

Pero no siempre… Si las mezclas del disco van muy dispares, entonces interpreto que es posible  que no haya habido mucho control sobre la situación. Por ejemplo:

Un disco de Rock.

Tema 1, la voz altísima.

Tema 2, la voz bajísima.

Uf…. me huele a autoproducción….. a poca experiencia… uf…

Pero….. ahora que me doy cuenta, por verlo desde otro punto de vista:

Hace unas preguntas parecía que insinuabas que un buen mastering es aquel que no se nota. Y en esta pregunta, parece que le echas en cara al del estudio de mastering que no se notara su trabajo.

¿Como podemos saber que es lo que el cliente quiere?

Creo que la comunicación es prioritaria. Los que masterizamos, no sabemos que queréis. Tenéis que ayudarnos, implicándoos en el proceso.

 

  • ¿te encuentras a veces clientes que leen foros y te preguntan si tienes esta marca o la otra o este cacharro o el de más allá?

Creo que no…. suelen pasarse por la web antes www.euridia.net y ahí ven el equipo.

 

  • ¿cuánta importancia crees que dan los clientes a tu equipo?

Algunos mucha. Una vez me pasó que un cliente quería que pasara por mi Fairman TMC sus mezclas con unos ajustes que él me daba.

 

  • Una vez, hablando con uno que tiene un estudio comercial, le pregunté yo que para qué quería 20 previos diferentes… Neve, Api, A-designs, Avalon… si al final casi con cualquiera de ellos se apañaba. Le pregunté si no valía la pena para alguien con un estudio prefesional buscar cosas con una buena relación calidad-precio, aunque las marcas fuesen menos conocidas. Para mi sorpresa me contestó que los clientes antes de contratarle le preguntaban si tenía tal o cual marca, y que a veces tener previos Api o Avalon marcaba la diferencia entre conseguir un trabajo o no conseguirlo. Incluso tenía clientes que pedían expresamente grabar la batería con Api y la voz con Avalon 737 y cosas así… Otro técnico de mastering me comentaba que tenía un Manley Vari Mu y que no le gustaba nada, pero que lo tenía porque había clientes que daban importancia a que lo tuviera para que se usase en sus discos ¿te han sucedido estas cosas? ¿de verdad los aficionados al audio somos así? ¿hay que tener algunos equipos para conseguir clientes, aunque luego su sonido no justifique tenerlos? ¿tiene sentido que el cliente quiera escoger con qué equipos debe hacerse el trabajo en base a lo que ha leido en los foros de internet?

Bueno… “su sonido no justifique tenerlos” es una frase que no entiendo del todo. Cada marca tiene su sello. Neve, medios gruesos, los antiguos más, los modernos más limpios. Dbx, limpieza en general, con un toque hacia la delgadez. Focusrite limpio con un ligero toque en medios. Jomeek limpio y oscurito, con su toque tímbrico en el compresor. SPL, versatilidad, innovación y precisión. Avalon, buena construcción, un poco de grosor en el sonido con agudos presentes en la serie vt y limpieza en la serie AD. Manley, sonido muy grueso, y mala psu. Etc…

Estos rasgos son debidos a los diseños que utilizan. Si diseñan un amplificador, lo suelen usar en todos sus aparatos. Si el modelo es el básico, pues le quitan filtrado de la psu, le quitan los transformadores, circuitería auxiliar de estabilización por la temperatura, relés fuera, potenciómetros de calidad fuera…etc. Pero los diseños básicos, los de la amplificación, los de la compresión…etc. Suelen ser los mismos, y eso da lugar a un sonido de marca.

Decir que un sonido de tal marca, cuando la marca tiene un renombre, es malo, es como decir que un destornillador de estrella es malo. Si queremos apretar una tuerca es malo. Si queremos apretar un tornillo Phillips, es lo mejor.

Hay que saber escuchar. A nuestras máquinas, a nuestros clientes y a nuestra música.

Yo también tengo máquinas que no me gustan mucho, pero las uso si ayuda al objetivo que viene marcado por el cliente.

Otra cosa sería si yo fuera productor y solo siguiera mis gustos… si no me debiera a las decisiones de ningún cliente

 

  • ¿alguna vez te ha pasado que para algún trabajo hayas considerado que un plugin iba a hacer mejor el trabajo que un procesador hardware y hayas acabado haciendo un master solo con plugins? ¿siempre usas hardware o depende de la situación?

Siempre lo uso. Salvo en restauraciones, que hago muy pocas.

 

  • Supongamos que te envían una mezcla increíble, tan bien hecha que consideras que no necesita nada, ni compresión, ni ecualización… nada de nada. Tan solo piensas que hay que poner un limitador para subir un poco el Rms y listo… ¿serías capaz de meterle un Waves L2 y quedarte tan pancho? Quiero decir… a veces, cuando tenemos mucho equipo, podemos tener la sensación de que hay que usarlo, que si no lo usamos es una lástima. A un master hay que darle lo que pida, claro, pero ¿y si apenas pide nada?

El disco de Alpheus (un cantante inglés) “From Creation” fué uno de esos discos. Pero no le metí el L2… jajaja!

 

  • ¿algún cliente se ha quejado de que su disco no suena lo suficientemente fuerte? Imagino que sí. 

¿Fuerte? No lo recuerdo….. quizás en alguna prueba….de clientes que vienen con poca paciencia…. o poco convenidos…. pero en un disco ya terminado, creo que no.

 

  • Pongamos que el cliente te pide más volumen. Tú empiezas a notar que eso suena mal, pero él sigue queriendo que suene más alto. Llega un punto en que piensas que eso suena horroroso, pero a é le gusta. Sin embargo en los créditos del disco pondrá que tú eres el que ha dejado ese sonido tan malo. ¿el cliente siempre tiene la razón o hay un punto del cual no pasarías?

Hay un límite….

En ese caso, lo hablas con él, y le pides que no te ponga en créditos. Sucede a veces, pero como tampoco tienes la verdad absoluta y sabes que te puedes estar equivocando, el trabajo se lo haces, y lo cobras. Simplemente ese sonido no es el que quieres que te identifique, y por tanto no quieres que se publicite.

Supongo que esto pasa con fabricantes de sillas, envases, comida……

 

  • Imagina que voy y alguilo un montón de equipo carísimo…Neve, Manley, avalon, Api, Chandler, etc. Me lo pongo todo en racks en mi estudiete de aficionado, hago unas fotos y lo devuelvo. Entonces me hago una web…”Paco mastering” y enseño las fotos con el equipo. Ofrezco mastering a distancia. El cliente no va a estar aquí mientras trabajo. Llega mi primer trabajo y lo hago con plugins. ¿el cliente lo notaría? ¿hasta qué punto nos dejamos sugestionar por la información previa o que intuimos? Si yo veo que en tu estudio tienes los mejores equipos pensaré que mi master está hecho con ellos, y eso influirá en que piense que suena mejor, pero quizá en realidad no los usaste porque consideraste que no eran necesarios. ¿crees que es así?

Yo lo notaría.

Solo tengo que oir el ruido de fondo, y ya sé si has usado Chandler, porque deja una marca de ruido aleatorio muy alta, o si has usado Manley, porque zumban mucho. Si al Neve lo aprietas, al aumentar mucho su segundo armónico, verás que sus crestas dejan de ser simétricas con respecto al eje temporal de pi/2, y aparece una distorsión asimétrica que aumenta la resultante de 0 a pi/2 y disminuye de pi/2 a pi. Api no la conozco tanto como para distinguirla…. y Avalon no podría saberlo. En cuanto a la ecualización, solo tendría que mirar las Qs, y si veo alguna estrecha, tate, es la digital. Si el limitador es digital o analógico, se ve a la legua si es de los que tienen respuesta inmediata, y si no lo es, buscaría bombeos.

En general, si puedo oir sus efectos negativos, imagina sus beneficios.

Lo que no puedo saber es si tu cliente lo notaría o no. Tampoco podría garantizar que yo  pudiera distinguir las dos masterizaciones si quien las hace conoce el quipo, y quiere disimular los indicios que me llevarían a saber cual es cual.

 

  • Todos los profesionales del audio que tienen un estudio, sea de grabación, mezcla o mastering, enseñan en su web el equipo. Realmente lo que vale es la experiencia y el buen gusto del técnico. Dame tus equipos a mí y verás que zurullo de master consigo. Coge tú mis plugins y verás que resultados consigues. En un mundillo donde hay factores tan importantes como la experiencia, los conocimientos o el entorno acústico… ¿por qué damos tanta importancia al equipo?

Creo que como respuesta podría valer que dí para la pregunta número 7.

 

  • La última… Yo soy aficionado. Hago mis canciones, las grabo y las mezclo y todo eso. Y disfruto haciéndolo porque son mis canciones. Alguna vez he hecho un favor a algún amiguete y le he grabado algo. Entonces es cuando me doy cuenta de que si el músico es malo o la canción es mala, este trabajo no es tan motivador. ¿alguna vez hubieras pagado por no hacer un trabajo? Quiero decir, imagina una canción tan horrorosamente mala, que encima la debes escuchar mil veces al masterizarla, se te queda pegada en la memoria y no te la puedes quitar, llegas a casa por la noche, te acuestas en la cama y la cancioncita sigue sonando… y encima es tan mala!! ¿En esos momentos piensas que deberías cobrar más?

En el proceso de mastering no te identificas tanto con las canciones. No puedes pasar tanto tiempo con ellas, o entrarás en la situación en la que se encuentra el productor. La oyes, la trabajas y la olvidas. No puedes pasarte todo el día con un tema. Aunque te pagaran en consecuencia. Tú eres quien tiene la visión global, la perspectiva externa. No puedes entrar en la canción. Es como un médico que va a una guerra. No se puede identificar con la víctima. Debe de mantener una distancia. Se podría decir, exagerando un poco, que no debes ecuchar la canción, debes escuchar su sonido.

Hace poco, un cliente, después de marearme mucho, me ha dicho que terminaría haciendo el trabajo con otro estudio. El disco era malo, y las mezclas no eran nada buenas. Solo se salvaban algunos momentos puntuales. Alguna frase ocurrente, algún sonido con clase…. Me dió pena por el dinero, soy sincero, pero también me alegré de no hacer ese disco. Y en lo anímico, dado que el hecho de que te rechacen es algo duro, me quedó el consuelo de pensar que esa persona no apreciaba el trabajo bien hecho. Suena a pretencioso, y lo es….. lo siento. En mi defensa puedo decir que por  aquí andan bastantes músicos y técnicos, y recuerdo habérselo enseñado a algunos de mis colaboradores pidiendo consejo, y todos  coincidíamos en considerarlo un disco malo, o malísimo.

Dentro de mi cabeza, y para no deprimirme, me quedó la imagen de algún guiri rechazando un buen plato de txipirones en su tinta.

Supongo que es un mecanismo de autodefensa.

Hay que ver como somos los humanos….

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Y hasta aquí nuestra charla.

Muchas gracias a Ibon por su amabilidad. esperamos que os haya resultado interesante.

Podéis conocer mejor a Ibon visitando su web: http://www.euridia.net/

3 Comentarios

  1. Antes de nada, comentar lo interesante que me parece una sección de este tipo, es un lujo tener en esta web algo así……y lo que puede llegar a dar de sí.

    Tengo alguna pregunta para Ibon, y como nadie ha dicho lo contrario, supongo que este será el lugar de hacerlas…..

    Para empezar, muchas de las correcciones en mastering no se pueden distinguir de las de mezcla, por lo que podemos estar echando la culpa de algo al mastering, y ser un fallo de mezcla o viceversa. Por otro lado, tenemos discos con un volumen bueno y que suenan fantásticos. Así que ahí si que se nota el mastering, ya que notas el volumen extra….

    Ese tema lo he pensado cienes de veces, dado que al oyente nos llega el resultado final, no tenemos una forma clara de saber cómo de buena o mala era la mezcla y cuánto la ha mejorado el Mastering o viceversa. El masterizador de turno, desde luego, lo tendrá claro, pero el resto de personas no involucradas en el disco, no. Excluyendo esos discos que suenan de maravilla con un buen volumen, ¿hay alguna forma de saber si el error viene de la mezcla o del mastering?

    Por otro lado, has hablado de lo que aportan determinados aparatos al sonido final de un master. No pongo en duda tu palabra (que conste y quede claro), pero ¿no crees que esas diferencias solo las pueden notar unos pocos?, ¿no te parece que para la gran masa de oyentes esas diferencias pasarán totalmente desapercibidas? Y llevando ese tema al extremo, ¿crees que el oyente medio notará y apreciará un master hecho con todos esos aparatos de otro hecho con un Ozone 5 (por poner un ejemplo)?

    Gracias por todo y un saludo, Ibon!!

    • Buenas!

      Muchas gracias.

      1- Hay algunos errores del proceso de mastering claros de ver. Se me ocurren algunos:

      Si después de una parte suave, al volver a entrar el ritmo, el volumen no sube, al menos una parte de lo naturalmente correspondiente, es porque en mastering no se ha trabajado la macrodinámica correctamente.

      Si se oye un bombeo global, lo más seguro es que sea un problema del mastering, y me aventuraría a apuntar o a un compresor de VCA o a uno óptico.

      Si L y R no están bien balanceados, sobre todo en temas muy apretados o con una imagen estereo «normal», habría que pensar en que no se ha calibrado bien el equipo o no se ha analizado este hecho durante el mastering.

      Si los transitorios tienen constante recortes y gran distorsión, debemos pensar en el mastering.

      Si los temas del disco suenan inconexos o con variaciones no naturales de volumen, deberiamos pensar que el mastering no es correcto.

      La ausencia de microdinámica también podría llevarnos a pensar en una mastering incorrecto.

      La distorsión por intersample, nos diría que no se ha controlado bien los niveles del limitador.

      Insuficiente espacio en blanco en las entradas de los archivos, causando entradas mordidas de los temas al escuchar desde reproductores de CD con carga de buffer lenta, es un fallo de mastering.

      Errores en los créditos digitales, también.

      Etc……

      2. No sé responderte correctamente a esta pregunta. Puedo aventurarme….. pero nada más. Ahí voy:

      Mucha gente no nota nada de la música, porque no tienen oido, ni interés.

      Otra gente oye, se percata, de muchas cosas. No es capaz de saber qué está pasando, pero sabe que algo pasa. Y son los «más».

      Como ejemplo, una conversación que tuve con mi hermana, grandísima aficionada a la música, una vez que vino a visitarme al estudio, mientras le enseñaba de qué va eso de la guerra del volumen.

      «Mira hermana, esta es la forma de onda de una mezcla sin masterizar de un disco. ¿Ves como hay bajones de sonido, que hay minisilencios?»
      «Si».
      «Ésta, la del disco de Amy Winehouse, back to black, ya masterizado. ¿Ves que está todo aturullado y que ya no hay silencios? Todo está inundado de sonido. No hay silencio= no hay descanso, y además, el HH está muy chillón en algunos temas»
      «Ah… pues si. Ahora entiendo porqué, gustándome el disco un montón, nunca lo escucho de principio a fin. Siempre termino quitándolo sin terminarlo. Me doy cuenta de que solo escucho fragmentos de él….. y ahora entiendo porqué. Porque su sonido me cansa»

      No sé de lo que la gente puede darse cuenta… conscientemente….. pero como los efectos existen, es innegable que el oyente queda bajo sus efectos.

      Hay que entender que como en todos los productos de mercado, hay diferentes calidades. A un adolescente, le vale un vino Don Simón para hacer su kalimotxo. A un aficionado al vino, le gustan los reservas de alto nivel. Te puedes imaginar que el grueso de los bebedores de vino, andamos por ahí en medio.

      Cada tipo de vino tiene su mercado. Cada mastering, el suyo.

      Yo apenas oigo música fuera del estudio. No lo hago, en parte, porque ni en el coche, ni en casa, ni con unos auriculares de 20€ disfruto bien de ello. Así que si puedo, espero al día siguiente, y oigo ese tema en el estudio. Cuando pruebas lo bueno, te acostubras a ello… jaja!

      Así que hemos llegado al punto en el que hacer la siguiente pregunta:

      ¿Tu música es para «la gran masa de oyentes», o es algo un poco más refinado?

      Quizás dependiendo de la respuesta encuentres la que responda a tu pregunta.

      Saludos!

  2. Muchas gracias por tus respuestas, Ibon. Muy buenos los ejemplos de los posibles errores de Mastering en los que fijarse. Entiendo que disponiendo de un estudio como el tuyo, te hayas acostumbrado a escuchar casi exclusivamente música en el. También entiendo que un disco como el de Amy Winehouse provoque fatiga auditiva, cosa que, por desgracia, ocurre con muchos otros.

    En principio, mi música no es para nadie, apenas sale de mi zulo……familia, algunos amigos y poco más, pero sí, llegado el caso me gustaría pensar que no sería para una «masa de oyentes», si no para alguien más refinado. Eso si, creo que por desgracia la gran «masa de oyentes» es muy grande, que apenas nota la fatiga auditiva y no digamos ya los errrores de los que has hablado en la primera parte de tu respuesta. Por no hablar de la poca gente que hoy escucha un disco entero…..todo son coleciones de canciones sueltas. Está claro que estoy generalizando, pero, por desgracia, creo que es algo cada vez más extendido.

    Lo que está claro (al margen de todo lo anterior) es que entiendo perfectamente lo que quieres decir. Si tuviera la posibilidad de sacar un disco al mercado, intentaría hacerlo en las mejores condiciones técnicas posibles, tanto de mezcla como de mastering. Lucharía con todas mis fuerzas para que fuera para oidos refinados.

    Un saludo