De cerca – CARLOS LILLO – Rimshot estudio

1
1646

Carlos Lillo es un tipo excepcionalmente cabal. Alguien que dice pocas tonterías. Es un profesional de los de se toman su trabajo como algo sagrado. Y además es mi amigo, así que para mí esta entrevista es un poco especial.

Carlos ha diseñado, construido y abierto recientemente un nuevo estudio de los de caerte la baba, la nueva encarnación de Rimshot estudios. Hasta el último detalle ha sido tenido en cuenta milimétricamente.

Hemos tenido la suerte de que nos haya dedicado algo de su tiempo a contarnos esta y muchas más cosas.

  • Cuéntanos algo de ti. ¿Cómo se empieza tocando la batería y se acaba trabajando en un estudio de grabación?

Pues un poco por casualidad y otro poco por necesidad o inquietud, aunque visto con perspectiva parecía irremediable. Lo cierto es que muy poco tiempo después de entrar en mi primer grupo ya estaba metido en una grabación en un estudio bastante potente que había en la sierra de Madrid y la experiencia me dejó bastante impactado.

Toqué en varios grupos y casi desde el principio me fijé un plazo para dejarlo si la cosa no funcionaba. En esos años compaginé la música con los estudios primero y después con un trabajo de oficinista. Entretanto compré un cuatro pistas Tascam Porta One de segundamano y un micro SM57 para grabar composiciones y presentarlas al resto del grupo.

Un buen día, el representante del grupo me ofreció 5.000 Pta. por grabar una demo a otro grupo que él llevaba y lo acepté…total, ganar algo de dinero haciendo algo que me gustaba!!

Pasó el tiempo y seguí haciendo grabaciones y ampliando el material.

Cuando transcurrió el plazo que me impuse hice una valoración y decidí dejar de tocar en grupos y dedicarme plenamente a la grabación.

 

  • Menciona la mejor grabación en tu estudio, si es posible, y explica porqué crees que fue la mejor. ¿sonido? ¿buen rollo? ¿magia?

Eso es complicado de responder. En realidad cada grabación tiene sus cosas buenas. No hay una grabación en la que diga: “esto está perfecto y no tocaría nada”. Pienso que si escuchas una grabación de hace varios meses o años y no quieres cambiar nada es que te has estancado. Técnicamente todo es susceptible de ser mejorado y artísticamente es probable que también admita cierto grado de evolución.

Otra cosa diferente es que en el momento de la grabación se considerase que era lo más adecuado que podía hacerse en base a las capacidades y limitaciones existentes.

No hay magia en los estudios. Sólo hay gente que se machaca las cosas. Si la inspiración te llega debe pillarte trabajando, si te pilla rascándote el bolo no valdrá para nada.

 

  • ¿Qué es más importante en una toma, la calidad de ejecución o el feeling?

El feeling es parte de la calidad de la ejecución. En cualquier caso, ese baremo varía de un artista a otro y no suele ser responsabilidad del estudio o del técnico fijarlo.

Si la pregunta va orientada hacia si se prefiere técnica o feeling creo que es un error pensar que lo uno no puede ir sin lo otro. Pero si hay que elegir entre una toma de voz con alguna cosa que no esté del todo en su sitio pero que transmita y otra toma con todo en su sitio pero que no transmite me quedo con la primera.

En la música lo primordial es la comunicación, tiene que decir algo, emocionar, transmitir…si no hay de eso lo demás deja de tener importancia.

 

  • Si llega el punto en que piensas que un músico no va a poder tocar eso que intenta…¿le pides que cambie y toque algo más simple? ¿buscas solucionarlo con tecnología? ¿te callas porque paga por horas?

Dependerá del grado de implicación que el músico me permita. Si puedo opinar lo primero sería preguntarle qué piensa él o ella. En función de lo que conteste el siguiente paso sería cuestionarse si ese arreglo concreto es fundamental para el tema y si puede hacerse una variación. Si es fundamental y no se puede tocar habrá que hacer lo que sea necesario para que quede grabado; si no es fundamental y se puede hacer una variación o una versión más asequible sin que el tema sufra se hace y a otra cosa…a ser posible sin dramas.

Callarse es contraproducente tanto para el estudio como para el Cliente. Yo quiero que mis Clientes estén satisfechos y parte de esa satisfacción pasa por que no se arruinen.

  • Cuando afrontas una grabación donde no hay productor específico…¿tomas el papel de productor aunque el grupo no te lo haya pedido, o dejas que el grupo se autoproduzca y te dedicas a la parte técnica?

Lo cierto es que desde el momento en el que eliges un micro u otro ya estás ejerciendo de productor y en la mayoría de las grabaciones es lo que más hago, elegir qué micro, dónde y cómo.

Vuelvo a lo de la pregunta anterior, todo depende de lo que el cliente te permita involucrarte. Por defecto estoy abierto a meterme de lleno si me dejan y hasta donde yo pueda ayudar. No soy capaz de no involucrarme y a veces me cuesta sujetarme.

Alguna vez también me han parado los pies, cómo no.

 

  • ¿Qué es eso del productor? ¿Qué se supone que hace?

Bajo mi punto de vista es una figura necesaria en cualquier grabación. Alguien con una visión clara y objetiva del resultado al que se quiere llegar. Puede ser una persona externa al grupo, el técnico del estudio o alguien del propio grupo.

Lo bueno de que sea alguien externo es que sus lazos emocionales con el grupo son menores que los que hay entre los propios miembros del grupo y eso puede facilitar la toma de decisiones comprometidas.

Un productor puede servir de enlace entre la música y la técnica. El músico no tiene porqué saber ni una palabra de microfonía, procesado de señal o cosas similares. El productor (y el técnico) se encargan de esas facetas para que el músico sólo piense en lo suyo.

Mi productor ideal es aquél que tiene ciertos conocimientos técnicos, mucho criterio musical y muchas ganas de trabajar por y para el grupo y sus temas.

 

  • Cuando en el estudio se juntan buenos músicos, profesionales en actitud, y además amigos o buenas personas… ¿el tuyo se convierte en el mejor trabajo del mundo?

Para mí sí, desde luego. Incluso cuando no se dan esas circunstancias sigue siéndolo.

Eso no quiere decir que no se pase mal. Igual que en todos los trabajos, hay días en los que las cosas no salen como se habían planeado y te sienta igual de mal que si fuese culpa tuya. Lo importante es tener una buena actitud siempre y encontrar soluciones si hay problemas.

  • Hace poco has cambiado tu estudio de siempre por uno nuevo, diseñado y construido desde cero. Háblanos un poco de la experiencia.

Pues un proceso bastante estresante y costoso a todos los niveles pero que está dándome ahora tantas satisfacciones como quebraderos de cabeza durante su construcción.

Es el precio que se paga por hacer las cosas bien y con arreglo a la normativa.

 

  •  Personalmente siempre he pensado que lo que marca la diferencia en un estudio es su acústica. Una buena sala te permite microfonear de lejos, captar el ambiente, el espacio… En mis grabaciones caseras siempre he echado en falta la sensación de espacio que sí noto en los discos comerciales. ¿qué importancia crees que tiene la acústica de la sala en el sonido final del disco?

Pues mucha y ninguna. Depende de si se necesita ese “aire”.

Para mí lo importante de una sala de estudio es que su acústica sea relativamente neutra de forma tal que la mayor parte de instrumentos suenen ahí dentro sin alteraciones indeseadas. Prefiero que la sala no tenga un carácter que favorezca descaradamente a un tipo determinado de instrumento, encuentro que limita bastante las posibilidades del estudio.

 

  • Recientemente has construido un nuevo estudio que destaca por su salas, bonitas, amplias y por lo que sé, con un magnífico sonido. ¿Puedes hablarme de ellas? ¿Quien las ha diseñado? ¿Qué características tienen?

En cualquier estudio lo prioritario es el aislamiento y la acústica, una vez conseguido eso lo que busqué fue comodidad y cierta estética. Después de haber estado un buen saco de años en una cueva el cuerpo me pedía luz natural y este estudio tiene toda la que quieras.

El Control es una maravilla. Los músicos, técnicos y productores que han trabajado aquí destacan la facilidad que otorga el control a la hora de tomar decisiones y la poca fatiga que sienten después de 10 o 12 horas de trabajo. Todo esto tiene que ver con el diseño acústico de Eduardo Pastor, las escuchas, la iluminación natural/artificial y la amplitud del espacio.

También se ha convertido en una excelente sala alternativa para grabar voces y varios instrumentos.

El espacio de grabación tiene el concepto de sala única. Son unos 64m2 con 2 grandes ventanales por los que entra luz natural a chorros. Es lo suficientemente grande como para poder grabar a bandas completas tocando a la vez con mucha comodidad. También es una sala versátil puesto que se diseñó con la premisa de que fuese lo más neutra posible de forma tal que cualquier instrumento sonase tal y como es sin enfatizar ni mermar sus cualidades. Es el mismo concepto que se empleó en el Control: quiero salas fieles que no me mientan y me hagan tomar decisiones inadecuadas.

Disponer de este espacio es una gran ventaja porque la mayor parte del tiempo tengo 2 baterías montadas y casi completamente microfoneadas listas para sonar al igual que el backline para guitarras y bajos. Se ahorra bastante tiempo y con ello la fluidez de trabajo es mayor.

Por otro lado se ha cuidado mucho el tema de la iluminación artificial. Es algo a lo que jamás había prestado demasiada atención pero que se agradece bastante. Todo el estudio tiene iluminación por led por economía, posibilidades y porque genera mucho menos calor. Hay zonas en las que se ha implementado la posibilidad de cambiar el color de la luz y, aunque parece una tontería, el hecho de cambiar de color cada X horas refresca la cabeza y el estado de ánimo.

Otro tema que a menudo se infravalora es la renovación de aire y la climatización. Se diseñó un sistema de renovación de aire muy eficaz y silencioso con las rejillas de impulsión y retorno hechas en madera para evitar las resonancias y cimbreos que a veces se producen con rejillas metálicas convencionales. Aparte de los silenciadores comerciales que suelen colocarse en los conductos se dieron instrucciones precisas para colocar otro sistema adicional.

En la climatización se emplearon las máquinas más silenciosas y eficientes que pude permitirme teniendo también en cuenta la estética.

  • Háblanos de la acústica variable de tu sala. ¿Qué posibilidades ofrece?

La acústica variable se implementó para darle aún más versatilidad a la sala.

Lo que se consigue es modificar (hasta cierto punto) la respuesta de la sala en cuanto a brillo y tiempo de reverberación mediante paneles giratorios y con memoria que por un lado son absorbentes y por el otro reflectantes. Adicionalmente, posibilita cierto grado de aislamiento entre fuentes si los paneles se colocan perpendiculares a la pared. Es como si tuvieses varios gobos y entre ellos metieras a las fuentes.

Aparte de este sistema también hay gobos móviles que pueden modificar las cualidades de la sala.

 

  • Eres de los que mezclan ITB en un mundillo donde está tan de moda lo analógico, las consolas, sumadores, etc. ¿qué razones te llevaron a escoger este sistema de trabajo?¿qué ventajas e inconvenientes le ves a la mezcla ITB?

Bueno, tengo que matizar que no es un proceso ITB 100%,  puesto que uso aparatos externos como compresores, de-essers, ecualizadores y reverbs y que es mi situación actual, durante años mezclé con consolas. La razón fundamental inicial fue que necesitaba Pro Tools para poder satisfacer una demanda de trabajo. Había que tener este sistema sí o sí. Era mucho más rápido, cómodo y conveniente. Rápido y cómodo por el tema de los “recalls” y conveniente por la compatibilidad con la mayoría de estudios de los que muchos clientes venían rebotados. En estos tiempos en los que los presupuestos son tan bajos hay que ir muy ligero y son pocos los que pueden permitirse emplear el tiempo y los recursos que requiere una grabación hecha OTB 100%. La forma de trabajar en un proyecto ha cambiado. Hace muchos años empezabas un proyecto y hasta que no lo acababas no pasabas al siguiente, o si no lo acababas tenías que apuntarlo todo de la mejor manera posible, y al retomarlo aquello no sonaba igual ni a la de tres, aunque a veces sonaba mejor.

Hoy puedes estar trabajando en 4 o 5 cosas diferentes en la misma semana.

ITB o OTB, analógico o digital, solomillo o gambas plancha…cada cosa tiene sus pros y sus contras.

Por sí solo el solomillo o las gambas no saben a nada, tienes que masticar. Pues lo mismo con las herramientas de trabajo, hay que trabajar para hacer que suene.

 

  • ¿Si te regalan de repente una consola vintage y un rack lleno de equipos viejos a cambio de que dejes de mezclar ITB?

No soy de los que piensen que una cosa u otra. Me llevo bien con todo el mundo.

Además, los regalos tienen que ser sin condiciones. De lo contrario no son regalos.

  • ¿Uno se puede hacer rico con un estudio de grabación en 2014? ¿Este trabajo se escoge o te escoge?

En España no lo creo. La pregunta debería ser si puede uno no arruinarse.

En mi caso, hacerse rico nunca ha sido el objetivo y he sido yo el único que se ha empujado a meterse en esto. Como anécdota curiosa te diré que lo primero que me dijo Eduardo Pastor cuando le llamé fue que estaba loco, literalmente.

Este trabajo tiene un porcentaje muy elevado de vocación, inconsciencia y masoquismo. Lo mismo que ser músico o cualquier otro arte, por lo menos en España.

Eso sí, cuando las cosas salen bien la recompensa suple todo lo demás.

 

  • Háblanos de tus micrófonos. Menciona los que más sueles usar y porqué.

El estudio tiene actualmente unos 130 micrófonos y a lo largo de este último año creo que los he usado casi todos salvo uno que me hicieron para armónicas.

Con esto quiero decirte que en principio no me caso con ninguno de ellos.

Es cierto que para unas fuentes determinadas tienes siempre 4 ó 5 micros que sabes que van a funcionar correctamente y que decantarse por uno u otro será más una cuestión de gusto personal del que tenga que tomar la decisión.

Para mí los micros y su uso son las herramientas más útiles de cualquier estudio. Con ellos tienes mayores posibilidades de moldear el sonido. Son micros, ecualizadores, compresores y de-essers a la vez.

 

  • ¿Todos los micros del mundo tienen un uso en un momento dado o hay algunos tan malos que son inusables?

Bueno y malo son términos que no suelo usar para esto del audio. Yo prefiero adecuado o inadecuado.

A este respecto siempre pongo el mismo ejemplo: lo que un fuzz hace a la señal es, desde el punto de vista eléctrico, una aberración pero el sonido que genera es deseable en según qué estilos e instrumentos.

Pues con los micros pasa un poco lo mismo. Un B&K 4011 pasa por ser uno de los micros más fieles, pero si quiero grabar la típica armónica con sonido sureño y añejo el micro que emplearé será uno que me hicieron con un salero metálico en el que se metió un micro de carbón como los que había en los teléfonos antiguos.

No es que no pueda conseguirse ese sonido con otros micros, pero si ya de salida lo tengo con un micro no pierdo el tiempo en intentar recrearlo a base de otros procesos.

Por supuesto ha habido micros que he dejado de usar porque me daban más problemas que soluciones, pero lo más seguro es que el problema estuviese en mí.

 

  • Se pega fuego tu estudio y solo vas a poder salvar 3 micros. ¿Cuáles serían?

Micros que ya no se fabriquen o no puedan conseguirse fácilmente.

Vamos, que no sería un SM57.

  • ¿Los foros de audio hacen más mal que bien al negocio y a la profesión?

Los foros no hacen ni bien ni mal. Son los usuarios los que pueden causar impacto.

Me parece un vehículo adecuado para transmitir información. Hay gente muy cualificada, con mucha experiencia que aporta información muy interesante pero como contrapartida tenemos al mismo número de personas (por lo menos) escribiendo sobre cosas que no conocen de primera mano creando mitos y bulos.

Ya me hubiera gustado a mí disponer de todos estos recursos hace 20 años.

Lo que más gracia me hace de los foros es que en ellos se encumbra o se destruye a cualquier persona, profesional o equipo con una facilidad pasmosa.

En los foros me he encontrado con gente muy válida profesionalmente hablando y que además, con el tiempo, he conocido en persona y hemos desarrollado una buena amistad. He aprendido bastante y he tratado de ayudar en la medida de mis posibilidades.

 

  • Para ser médico hay que estudiar una carrera. Para tener un estudio solo hay que tener dinero (o que te lo presten). ¿cómo distinguir a los buenos de los malos? Si uno se queda con el listado de equipo que pone cada estudio en su web puede terminar con un mal técnico o una sala mala. Sin embargo, cuando no hay títulos por medio… ¿cómo saber si estamos escogiendo el técnico correcto?

Por lo visto tampoco hace falta dinero ya. O por lo menos no tanto como el que algunos nos hemos gastado.

Mi preocupación está en aquéllos que compiten de forma desleal. Aquéllos que  no pagan impuestos, que usan software pirata, que se enganchan a la luz por delante del contador, esa gente que busca excusas para justificar lo injustificable. Paradójicamente, es este tipo de gente la que más se queja de que no exista una mejor sanidad pública o una mejor educación pública. Pero ¿qué quieres, machote? Si no arrimamos el hombro entre todos no conseguiremos llenar el cerdito con panceta. Los médicos y profesores también tienen la mala costumbre de querer comer 3 veces al día al igual que tú y que yo.

Quiero creer que el tiempo pondrá a cada uno en su sitio y los malos profesionales serán detectados y apartados.

Lo triste para el cliente es que muchas veces se dan cuenta de dónde se han metido cuando ya es demasiado tarde para rectificar.

Lo normal sería ir a visitar el estudio, hablar con el técnico, escuchar trabajos realizados por el estudio/técnico/productor, hablar con otros grupos para que cuenten su experiencia.

Desde hace un tiempo recibo e-mails en los que sólo se interesan por el precio, no les interesa ni la forma de trabajar, ni tu experiencia, ni las posibilidades del estudio, ni el equipo de grabación, ni el backline… Entiendo perfectamente la situación económica actual y que hay que buscar el mayor rendimiento posible para lo que se invierte (de hecho creo que siempre debería buscarse eso) pero como dicen por ahí: “si te parece caro grabar con un profesional te sorprenderá comprobar lo caro que te saldrá grabar con uno que no lo es”.

Hoy en día los estudios están a un precio de lo más asequible y con garantías, desde 35-45€/hora (+IVA) ya tienes estudios de lo más competente en Madrid. Son unas tarifas RIDÍCULAS para un negocio en regla y que cumple con sus obligaciones fiscales y laborales.

Un taller mecánico de franquicia que se anuncia por la tele ronda los 63€/hora (+IVA) en mano de obra (piezas aparte), una persona que viene a amenizar la fiesta de cumpleaños de tu hijo durante 1 hora está entre 80-120€ (pocos de estos pueden facturar, así que el precio es sin IVA) , un masaje hecho por un masajista (no un fisioterapeuta) durante 45 minutos/1hora  puede estar entre 30 y 60€ (+IVA)….y lo pagamos sin pestañear.

En un estudio se hace un trabajo artesanal a medida de cada Cliente, con un equipo y unas instalaciones que han requerido una inversión económica elevada y que necesitan un mantenimiento nada despreciable, por no hablar de las capacidades del personal que lo opera, que también deben tener algún valor (digo yo).

 

  • ¿Qué acaba influyendo más en el sonido final de un disco, los músicos, los instrumentos, el técnico, el equipo de estudio, la acústica…? Ya sé que todo tiene su papel, pero si tuvieras que priorizar, ¿Qué aspectos te parecen especialmente importantes?

Músicos, técnico/acústica, instrumentos y equipo. Por ese orden.

En mi caso la prioridad son los músicos puesto que el resto ya está dentro de la ecuación o es fácil de solventar. La acústica adecuada la tengo, como técnico dicen que no lo hago mal, los instrumentos o los tengo o son fáciles de conseguir y el equipo también lo tengo. Hoy en día puedes disponer de equipo más que decente por poco dinero y podrás sonar bastante bien si caes en las manos adecuadas.

Cuando he trabajado en otros estudios no me he preocupado demasiado por el equipo, a fin de cuentas tienes que apañarte con lo que haya, no debe ser excusa. Indudablemente, cuanto menos tengas que luchar contra las carencias del equipo existente mejor, pero no suele ser un problema serio.

Si tienes la suerte de aunar todos los factores en un mismo proyecto vas a pasártelo pero que muy bien.

 

  • ¿Usas discos de referencia a la hora de mezclar?

Uso discos con diferentes fines durante todo el proceso aunque últimamente lo hago menos.

La mayoría de las veces es una forma de descongestionar las orejas y la cabeza si se da esa situación. Creo que ahora los uso menos con este fin porque el estudio no es fatigante.

  • ¿Es bueno que el técnico sea músico? ¿Qué ventajas tiene?

Desde luego no creo que sea malo.

Las ventajas más inmediatas son que la comunicación puede ser más fluída, el nivel de empatía mayor y que además podrás echar una manita en ciertos terrenos si es preciso.

 

  • Imagina que tienes que grabar un batería malo. Lleváis todo el día y no consigue tocar la canción…¿te da ganas de quitarlo de en medio y tocar tú mismo? ¿te ha pasado alguna vez que has terminado tocando en alguna grabación para otros?

Con estas cosas hay que tener mucho tacto.

Esa situación que describes es bastante extrema aunque sí que me la he encontrado en más de una ocasión y no sólo con la batería.

Lo primero es evaluar al músico en cuestión y tratar de ver lo receptivo que va a estar ante la situación. A veces ha sido el propio músico o grupo el que lo ha pedido y no ha habido problema. Pero si veo que el músico se va a hundir hablo el asunto con el resto del grupo y si hay consenso se cuenta una mentira piadosa y se soluciona el tema. A fin de cuentas hay que sacar el trabajo adelante de la mejor forma posible.

También he tenido el caso de alguien que se cerraba en banda aunque sabía que la cosa estaba muy lejos de ser lo que se necesitaba y me ha tocado echar una cantidad indecente de horas editando, pero bueno, de todo tiene que haber y yo soy un mandado.

 

  • Háblame del grupo Atlas, unos fieles de tu estudio y además amigos tuyos.

Lamentablemente el grupo se ha disuelto víctima de la crisis. Les ha sido imposible hacer compatible su actividad musical con sus otras actividades laborales. Han tenido que priorizar y en este caso el AOR ha salido perdiendo.

Grabé con ellos sus dos discos y me lo pasé como un enano.

De todas formas todos ellos siguen dando guerra de una u otra forma y espero que más pronto que tarde pueda volver a trabajar con ellos, ya sea como grupo o por separado.

 

  • Para acabar, recomiéndanos algún disco comercial que te encante por su sonido.

Voy a ser espléndido y te daré alguno más para que no te quejes.

 

Pink Floyd -The Wall.

Bryan Adams – Reckless.

Mark Knopfler – Golden Heart (por poner uno, pero todos me suenan tremendos).

Dave Matthews Band – Before these crowded streets.

Steely Dan – Everything must go.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Y hasta aquí nuestra charla. Visitad su web para más información.

 

 

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.