Paco Loco Blog – DIOS SALVE EL MP3

0
231

¿Existe algo de lo que se raje más y que, a su vez, forme parte de nuestro día a día que el mp3?

Es una mierda, o eso dicen todos, pero… ¿Por qué es una mierda? Todos sabemos que no es fiel a la realidad, que se inventa los graves y los agudos. El problema no es el mp3, sino el uso que se hace de él. La gente lo ha adoptado como su mainescucha, por lo que me pregunto: si tienes un infección de ratas y tienes matarratas en casa, el matarratas será estupendo, ¿verdad?; en cambio, si el matarratas lo sirves como tapa para los entrantes de tu comida, será un problema ¿cierto?. Por lo tanto, no podemos aconsejar el matarratas malo para main uso; sin embargo, si lo utilizamos para lo que es, no tendremos ningún disgusto.

El mp3 está bien como una referencia, así es que lo utilizo mucho para enviar pruebas de mezclas o cosas así, pero nunca para enviar una mezcla final que enviaré en wav.

Escucho todo el tiempo a la gente del audio: “El mp3 es una basura…, tal o cual”; (como si durante toda nuestra vida hubiéramos estado escuchado música en aparatos de súper Hi-Fi) y estoy de acuerdo. Sin embargo, no caemos en la cuenta de que todo el que afirma eso tiene en su teléfono, iPod o lo que sea 34008482938482 canciones. Raro ¿no? Como para mí sí que me resulta raro, considero que a este pensamiento generalizado habría que darle la vuelta y plantearnos: «¿Por qué es bueno el mp3?» Tened en cuenta que, como siempre, cualquier cosa que diga no debe tomarse en mi contra porque se trata de una reflexión personal. Quizás después de expresar este pensamiento,  más de uno a los que les gusta lo que escribo, puede que se quede algo extrañado… Extrañado: “Quién lo diría. El Paco Loco este, ahora va y se pone a defender el mp3.” Pues quien crea esto, se equivoca. En ningún momento estaré defendiendo dicho formato, lo que sí defendiendo es que el mp3 se utiliza más de lo que se cree —esto es una realidad— y es una herramienta que le viene muy bien a los estudios de grabación, porque gracias al él, hoy día, más que nunca, nuestras grabaciones están obligadas a ser mejor que antes. Que en la actualidad la gente escuche la música en aparatos infames y con cascos de 3 euros, queda que la grabación sea sobresaliente. Por eso creo que ahora los estudios deberían considerar que, para que las grabaciones puedan lucirse en las porquerías en las que las escuchamos, deberían tener un buen equipo, porque si el soporte es malo y la grabación también, no habrá quién le preste atención. Uno de los ejemplos que se me ocurre: supongamos que un tío que no sabe tocar se cuelga una mierda de guitarra enchufada a un ampli demencial: ¡¡¡HORROR!!!; en cambio, si el tío que se cuelga la guitarra es Neil Young, la cosa cambia porque seguro que obtendrá algún resultado satisfactorio, aunque el soporte sea una porquería. Por lo tanto, creo que, ahora, los estudios que intentamos ser grandes (jajajajajajajajajaj) tendríamos que alegrarnos de que la gente escuche la música en ese soporte ya que hace que intentemos ser mejores.

Le he preguntado a Mario Alberni de Kadifornia Mastering sobre el mp3 y mastering y me comentó esto:

«EFECTIVAMENTE, es el mal uso, lo que hace algo inútil. No es lo mismo una bicicleta que una motocicleta. Para mí, el Mp3 sería la bici, y el wav la moto, para que nos entendamos. Cada cosa tiene lo suyo, y bueno, por supuesto.
Tiene gracia, porque cuando envío un álbum a algún cliente para que testee el Mastering, además de enviarle los tracks separados (¡en wav!, por su puesto), suelo enviar, además, un archivo en Mp3 (¡¡320 kbps!!, por supuesto) que es la secuencia del álbum completa, para que pueda ver los crossfades entre temas (si los hubiera), los fade in/outs, la separación entre temas (playas), en definitiva, ver cómo ha quedado compilado el álbum, en secuencia. Suelo añadir en la nota “toda la secuencia EN BAJA CALIDAD”, y pido por favor, que no se use para testear el Mastering. (Aun así, finalmente es lo que emplean, por comodidad). Así es que toca amarrarse los machos, y tratar de hacer sonar el trabajo impecablemente bien en ese formato.
​El Mp3 fue un gran invento. Un formato cómodo. Una manera eficiente de llevar mucha música en poco espacio, aun a sabiendas de llevar —por decirlo de algún modo— un “resumen” del verdadero sonido.
​Ahora bien: usarlo como Master de estudio, es un despropósito. Una Muestra, sería más correcto. A veces me encuentro gente haciendo correcciones al Mastering, ¡¡según lo que escucharon en el Mp3!! (obviamente, se desdicen cuando lo escuchan en wav). Con todo, hay que hacer sonar las cosas bien en ese “formato reducido”. En lo que me toca, ya que se habla tanto de los ISP (inter sample peaks), habría que evitar este fenómeno y las saturaciones posibles, al codificarlo. Esa es mi principal preocupación.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here