Mono Aural – Eso es EL DEDO …!!!

2
184

deo 1

Circula una frase, entre los músicos de Jazz de la zona Sur…
Muchas veces, en directo, en los bolos, cuando se está probando sonido y algo no va bien (cualquier asunto de naturaleza técnica, feedbacks o mala mezcla de monitores, un cable  que no va…, algo mal !) siempre aparece “alguien” , a voz en grito, soltando la frase  de marras    (“Eso es el dedo…!!”)

Ocurrió en el 99, en Málaga. Era la presentación del primer álbum de Guillermo McGill en solitario, en el que había textos de Maria Zambrano. Era algo así como un disco-libro. Se  presentaba en Málaga, a toda pompa, y alli que nos fuímos.   El bolo era a las 20h…, y  estábamos probando sonido a eso de las 16h.  Todo debía ser bastante sencillo: la bateria y percusión de Guillermo, la guitarra de Tito Alcedo, el bajo, y el piano de Jesús Lavilla.

Se suponía que, cuando llegáramos para probar, todo debería estar a punto y chequeado, así como que el Piano de cola, debería estar “en posición” y recién afinado.

Estaba todo en el escenario, menos el piano de cola. Preguntamos, y alguien nos dijo “que llegaría inmediatamente“.

Probamos batería completa, percus, bajo, guitarra, y todo lo que había que probar, y nos dieron las 18:30, y el piano sin aparecer. Todos preocupados, principalmente el pianista y el artista (McGill).

A las 19:20, a punto de abrir la puerta al público, dado que el acto estaba previsto a las 20h, aparece un tipo pequeñajo, gritando desde el fondo de la sala:

“Aquí han pedido un pianoooooo…?.?.?”

Suspiramos! Y el tipo en cuestion, junto con un “colega” empezaron a ARRASTRAR el piano por la sala a empujones.
Como pudieron, subieron el piano al escenario, dandole toda clase de golpes y meneos, y nosotros escuchando quejarse a las cuerdas, con los movimientos bruscos.

Bim…!  Bam…!   Pum…., crock, crack…., catapúm….!  (golpe va y golpe viene, empujones…, arrastrones de piano…., meneos varios)

Conseguimos retrasar un poco la entrada de público, para poder colocar el piano y probarlo.

Mientras aquel tipo apretaba los tornillos de las patas, Lavilla -el pianista- le preguntó:

     – “Ahora vendrá el afinador, no?”

Y el “montador”, mientras estaba agachado contestó sin mirar

Afinador???     para qué??.?    No hace falta !!!

Corrieron unos segundos en silencio. Nadie decia nada. Todos con cara de póker, mirábamos al Pianista y a Guillermo, mientras aquel tipo seguía a lo suyo, semiagachado, apretando tornillos, y montando la pedalera….

Y de repente continuó hablando:

“Fíjense si no hará falta que lo afinen, que hace UN MES, tocó con este mismo Piano  Felipe Campuzano, en el conservatorio de Marbella, y sonó perfectamente !!!”

Y nosotros cada vez más flipados.

Cuando terminó de montar patas y pedalera, abrió la tapa, puso la banqueta y le dijo al  pianista…

     – “Ala!, ya puede Ud. tocarlo ! “

Todos miramos impacientes al pianista, para ver qué nos decía, mientras se puso a tocar de todo sobre el teclado, y nos miró con una sonrisa de aprobación, y contándonos por lo bajini, que…

“afortunadamente, después de todo, no estaba tan mal”

De repente, tocó una nota que sonó “rota”. Se paró sobre la tecla, y con un solo dedo, empezó a golpearla, haciendo vibrar la cuerda:  ( Boinnnjjjjgggg….Boinnjjjjgggg…Boinjjjjgggg )

Obviamente, sonaba a cuerda ROTA. Era muy evidente el problema. El pianista nos miraba a todos, mientras golpeaba incesantemente la tecla, con cara de Buho…

En un momento dado, miró al tipo que había traido y montado el piano, al aberroncho aquel, mientras seguía golpeando la tecla, sonando a culo.

Y aquel tipejo, sin inmutarse, muy sobrado, airadamente le espetó al Pianista:

– “Ah!,  no, no, no no…..  ¡¡ EZO É ER DEO !!!!”

deo 2

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here