Mono Aural – Digital….o Ano ilógico?

1
356

Digital o Ano ilógico ?

Circula un viejo chiste que pregunta:  ¿Qué fue primero? ¿La paja Masculina o la femenina?

-La Masculina !  Porque es manual  (La femenina es DIGITAL)

 

       Recuerdo vagamente cómo llegó el sonido digital a nuestras vidas. A nivel de usuario doméstico, el  Cd irrumpió arrasando. Sonaba –decían- Perfecto. Sin el ruido de los vinilos, y sin el soplo de las cintas. Ahora la música tenía otra dimensión, sonaba más dinámica, y respetaba mejor los Másters originales, según nos contaban.

Esto, en la práctica, era rigurosamente cierto.  Ahí, ni el soplo de los casettes (que era el formato más extendido), ni saltos ni paso de aguja.    La aberronchez del actual loudness era impensable en aquellas primeras ediciones de cd.

       Pero fue en el estudio de grabación donde verdaderamente cambió nuestras vidas.   Normalmente, en un estudio en los 80, el Máster se hacía en cinta analógica, en un Magnetofón de ¼ de pulgada, editado con cinta inerte de colores. Los estudios potentes, lo hacían en formato de ½ pulgada.   Pero muy pronto, los estudios comerciales comenzaron a substituir máquinas y volcado a Máster, por las “nuevas” sony pcm, que grababan en digital, a 16 bits ¡! Con una calidad y realismo asombroso. Eran máquinas CARISIMAS, al alcance de muy pocos.   A mediados de los 80, apareció el DAT.  Las primeras unidades seguían siendo muy caras, pero en poco tiempo, todos los estudios teníamos uno (ó dos)

En realidad, era un triunfo para los semipros.  No todo el mundo sabía editar cintas. Es más; la mayoría (de los nuevos) no tenían  idea del código de colores de la cinta inerte, del formato y velocidad de los carretes, para según qué medio…., y por supuesto, no se arriesgaban a meter la cuchilla (magnetizada, para mas inri) y cortar “la única grabación existente” . (Nada de copias de seguridad).  Huelga decir que los ingenieros y técnicos de siempre, hacían este trabajo sin pestañear.   Además…, adiós a las precauciones, a cuidar el headroom y la relación S/R…., porque el soplo ya no estaba.   Adiós al Mantenimiento de los magnetofones…, adiós a mil y un problemas que nos sacaban de quicio, en aquellos años de “corre corre”.

Los afines a la música clásica, gozaban con el invento. Fue un triunfo para ellos. Ahora podían grabar pasajes pianísimos, sin temor al soplo, sin tener que usar el Dolby SR, sin  compresión que pudiera mejorar la S/R…., ahora se grababa de verdad, con toda la dinámica, y sin soplo. Ellos flipaban.   Muchos, cuando compraban un Cd de música clásica, iban corriendo a mirar detrás los tres “cuadrados” con las siglas AAD, ADD ó DDD.  Por supuesto, el guay –para ellos-, era el DDD, que significaba  DIGITAL-DIGITAL-DIGITAL  (Grabacion-Mezla-Edicion/Master), y garantizaba una grabación perfecta, sin ruido, y con toda la dinámica.

       Es curioso cómo funciona la psicoacústica y la percepción humana. De esto habría mucho que hablar, y de hecho, hay extensa literatura al respecto.  La mente se distrae con ciertas cosas, obviando otras.

Te fijas en lo que has conseguido, sin darle importancia a lo que  ¿pierdes?.

¿Qué dejamos, entonces, por el camino?

      Suelo advertir que no soy una autoridad para opinar de este tema…¡ Ni de muchos otros!…  …, pero -en mi opinión-  Las cosas no sonaban igual! Es cierto que ahora no había ruido, y todo “parecía” sonar mejor. Pero, a mi modo de ver, sonaba todo con menos carácter, con menos cuerpo, menos graves, y con un balance favorable a las altas frecuencias, y  tendencia al achicharre. Precísamente la ausencia de soplo, y poder forzar “el aire”, y que aparecieran los platos en todo su esplendor, era lo que màs sorprendía a todo el mundo. (Especialmente favorable a ciertos estilos cm el Jazz, o la música clàsica, y toda la música con espacio)

Esto, es más evidente en las grabaciones de rock.  Hay una laguna de unos 10-15 años, donde –en general- hay una pérdida de punch y graves, así como una elevada tasa de altas frecuencias en las grabaciones. Pero a finales de los 90, y sobre todo en esta última década, el balance se ha recuperado.  Obviamente, los 24 bits, y mayor SF han ayudado. Unido a un revival de lo vintage, y a una permisividad generalizada con “el todo vale”, donde los ruidos, el soplo, la ejecución misma de un músico, no se examinan (ya) con Microscopio.

Otra cosa que ¿ganamos? Con la llegada del digital y las computadoras a nuestra vida profesional, ha sido la ¿facilidad? Para hacer lo que nos dé la gana.

De esto ya tengo perfecta memoria.

       En los 90, que ya tenía en mis manos poderosas herramientas para secuenciar midi (Atari 1040 st !!!!, qué maquinón….Steimberg Pro24 !!!!  ) , suspiraba y sospechaba, que muy pronto, podríamos hacer todas esas virguerías que hacíamos con las secuencias  (cortar, pegar, cambiar, acelerar, afinar, hacer el burro….) con el audio.   Y así fueron apareciendo los primeros daws con solo 4 pistas de audio + infinitas midis…., el sound designer (el primer pretul), el primer cubase con 4 tr audio…, el Soundscape de 8 ¡!!  (Hidrófono tenía uno y era la envidia de bastantes) .  Pues en estos 25 años, hemos pasado de exprimir al músico, hasta “sacarle” una (o varias) jugosas tomas, con portentosas ejecuciones, metido en la interpretación y emoción del tema, viniendo en secuencia lógica de evolución…., a empezar a grabar por el estribillo final, que es el de más fuerza, copiarlo en todos, y  no importar que el músico “apenas” toque medio bien…, porque “eso ya lo arreglo yo luego”…, supongo que me explico.

Entonces (no me queda muy claro), ¿hemos ganado o perdido? En dónde estamos? Cómo está la sonoridad ahora? Cómo suenan los discos?    Es mejor Messi o Pelé ¿?

          Ya lo vivimos con las válvulas. (Y más cosas, cuando llegó el digital). Las obsoletas Neve no tenían cabida en los modernos estudios digitales. Los Twin Reverbs tampoco…, hasta que llegó Tony Larking y Manley a poner de moda los tubos, again.  Hasta que los gurús del audio impusieron la vuelta de las viejas consolas (al menos durante otros 10-15años).

De hecho, esas viejas consolas han vuelto (o nunca se fueron). Siguen aquí, en rack o formato 500. O reinventándose y adaptándose a la moda de los 16 Rtn (Api 1608, Neve 5088, SSL AWS, Toft ATB…)

Todo este cuento, no viene a defender nada. En realidad,- lo he comentado muchas veces-, hoy por hoy, ya no podría vivir sin el daw. Lo necesito para respirar. Simplemente, me gustaría dejar cada cosa en su sitio.

¿Qué es mejor?

Pues The Pende. Si tuviera que grabar a una banda de rock, de las de toda la vida, es decir:

tipos que se reúnen, casi a diario, a tocar/ensayar en el cuartucho.

tipos capaces de tocar juntos, perfectamente engranados, engrasados, y con feeling.

Músicos capaces de tocar un tema de principio a fin, editando lo mínimo, pinchando lo estrictamente necesario,  con overdubs lógicos (no “por sistema”)

Entonces, sin duda alguna, eligiría grabarlo en cinta analógica, en un sistema de calidad y puesto a punto.  Entonces, amigos, ahí no hay tutía, ni color. Gana por goleada. (El ano)

A Celebes Crested Macaque, left, looks back on Thursday Jan. 29, 2009 in Singapore where its national zoo is actively involved in the conservation and education of wildlife reserves.(AP Photo/Wong Maye-E)

Afortunadamente, en ciertos estilos, y con ciertos músicos y productores, todavía se sigue haciendo así .  (y  seguirá, y  seguirá….)  Pero es una cuestión de tiempo/pasta

Por el contrario, si tuviera que grabar una Orquesta en un auditorio, entonces mi elección sería digital, por supuesto.

       Volviendo a la anterior, si tuviera que grabar a cualquier banda “mediocre” (de cualquier estilo y disciplina), por Dios, que me dejen ahí el daw!!!  (Menos mal). Al menos, para eso, es una ayuda absoluta. Pero eso….¿es bueno o malo para la música/musicos?   ¿Ya no hay que exigirles tanto, porque la tecnología se encarga de suplir sus carencias?? (La respuesta, por desgracia, es SI )

El problema de esto, a vueltas con “el rollo”,  es que esta situación (la de grabar en analógico HOY, para cierta gente), me recuerda un poco a la situación de los 80 cuando apareció el DAT y vino a “salvar” a todo aquel que no sabía editar cinta.  Ahora, habría muchos que no tendrían  idea de “toda la parafernalia”  Magnetofón, cinta, ajuste, Biass, Tonos de calibración…..Se perderían en eso, y de hecho, a muchos (de los nuevos, de los chicos de hoy)  les da pánico.

Sin embargo, lo que MAS me preocupa, es que la gente empiece a no ver diferencias entre 950 y 1050 personas delante tuyo: , a no escuchar la diferencia entre una mesa y otra, entre un previo y otro…

       Probablemente, el culpable de esto, es el loudnesswar: ¿Por qué?  Todo acaba tan “aplastado”, con tan alta sonoridad, y escaso margen dinámico, que es imposible distinguir mucho. Ahí es muy dificil notar cosas. (Pero se notan! ) En cierta ocasión, en un foro conocido, , se expusieron 12 archivos de audio, cada uno de su padre y de su madre, y durante una semana, estuve leyendo que no había diferencias entre ellos. Cuando me los descargué y los escuché “por encima”, en 5 minutos, pude ver que uno era azul marino, otro verde mar, y otro celeste.  Pero todo eso lo contaré otro día en otra parrafada, que esta es ya muy larga…

When the world is runnin’ down…. You make the best…

Salu2

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here