Análisis del Moth Mic

4
776

Hoy tenemos un producto muy muy especial.

Y es especial por varios motivos.

En primer lugar no es un micrófono convencional. El Moth Mic es un micro retrofónico, que recrea el sonido de los micros antiguos de principios del siglo XX, ese sonido nasal, un poco áspero, como a teléfono o radio antigua, con poco grave y algo de saturación. Técnicamente es un  micro dinámico. Transductor electromagnético de bobina móvil.

Además es un producto completamente fabricado en España, lo que no deja de ser un punto más a su favor.

Por si fuera poco está fabricado a mano, con componentes reciclados y trae una presentación de lujo.

3-fixedjpg

Vamos por partes.

El Moth Mic no es un micro todo terreno ni sirve para todo, es obvio. Es un micrófono con un sonido muy peculiar que para ciertas canciones o fragmentos será perfecto, pero no va a tener un uso continuado en un estudio de grabación. Sin embargo va a ser una magnífica opción como alternativa para según qué situaciones. Personalmente pienso que este micro debería estar en todos los estudios del mundo. ¿A quién no le ha sucedido que en un momento dado buscaba un efecto vocal de ese estilo y ha tenido que improvisar modificando con efectos el sonido de un micro convencional?

Este micro es una estupenda opción para según qué situaciones. Y más con un precio tan asequible como el suyo.

A mí me ha flipado. Me encanta su sonido y a todos los que se lo he enseñado han opinado igual. Suena especial, distinto, fantástico…

Para voz principal en una balada moderna no lo usaría, pero para un blues añejo o para un rock furioso es sencillamente espectacular. Te permite además lograr un toque original, diferente…

El Moth Mic se conecta via un conector TRS. Se puede conectar a la entrada DI, a través de una caja de inyección o con un cable TRS a XLR macho. La parte delantera recuerda a un auricular de teléfono de los de hace unos 20 años.

7-fixed

A pesar de lo que yo esperaba, es tremendamente silencioso. Suena cojonudo tanto de cerca como de lejos. Con algo de distancia, digamos a un palmo o más, sin pegarte mucho a él, suena más limpio y el efecto tipo teléfono es menos evidente. Cuanto más te acercas más saca las pelotas, te pone la voz en la cara y le da ese toque agresivo que sienta tan bien al rock sucio. Requiere un poco más de ganancia que un micro convencional. Más o menos como un Sm57 o un SM7B. Con unos 45-50 va bien para una voz, por ejemplo. Suena como con algo de saturación, como comprimido, denso, con una presencia tremenda. Las pistas vocales grabadas a través suyo no necesitan de Eq ni apenas compresión. Es alucinante, pero es grabar y dejar caer las pistas en la mezcla y suena solo. Apenas algo de reverb y nada más. Su respuesta frecuencial hace que siempre destaque sobre el resto de instrumentos, incluso tratándose de guitarras eléctricas rockeras y afiladas.

El micro funciona de maravilla con acústicas, overheads, percusión, voces, eléctricas…

Si echamos un vistazo a su respuesta en frecuencia veremos que hasta 200 hz no tiene nada de graves. Lo mismo por arriba, a partir de 6khz no recoje nada. Es esto, en gran medida, lo que le aporta su sonido. Al no recoger nada en los extremos suena medioso, brillante pero sin sesear ni sonar metálico, perfecto para voz.

mothmic resp frec

No obstante el micro suena fantástico con otras fuentes sonoras como guitarras eléctricas o acústicas.

Vamos a escuchar algunos audios que he preparado para la review para que sepáis lo que puede ofreceros.

En primer lugar lo escucharemos con voz.

 

Como mola, ¿eh?

He grabado un pedacito de esta versión para que escucheis el micro y también he grabado un par de guitarras eléctricas a través suyo.

Las escuchamos

 

 

Brillantes y con presencia. Les falta cuerpo, claro. Pero fijaros… Grabé otras dos guitarras con un Ribbon además de estas y sonaron así

 

 

Suenan gruesas pero sin pelotas, así que en lugar de usar Eq junté estas guitarras con las del Moth Mic y el resultado quedó así de bien

 

 

Queda cojonudo. El Moth Mic parece que también cumple para estos menesteres.

Ahora escuchamos el trocito de música completo, con guitarras y voz

 

 

Buffff, me encanta ese sonido de voz. Me la pone dura. Para este tipo de rock guarrete le va perfecto. En este ejemplo la voz está tal cual fue grabada, sin nada de Eq ni compresión, solamente un poco de reverb.

Pues en esto que recordé que hacía un tiempo había grabado un tema donde precisamente buscaba un sonido de voz de este tipo, pero no acababa de convencerme lo que había conseguido. En su día grabé una voz con un micro de condensador y luego apliqué diversos plugins de saturación tipo Decapitator, Echoboy y demás tratando de lograr un sonido Lo-fi, como de radio antigua. Así que en su día yo buscaba precisamente un sonido como el del Moth Mic pero me tuve que apañar con lo que tenía. Ahora tocaba comprobar si este micro podía darme mejores resultados, así que volvimos a grabar esa parte con el Moth Mic.

Este es un fragmento de la cancíon original, sin el Moth Mic y con muchos efectos buscando ese sonido.

 

 

Y esta es la nueva versión con el Moth Mic

 

 

Está claro que te puede gustar más una o la otra ( a mí me gusta infinitamente más la del Moth Mic), pero hay que tener en cuenta que en la primera me tiré una hora larga buscando efectos, toqueteando botones y probando presets, mientras que con el Moth Mic fue llegar y triunfar… ni Eq ni compresión de nuevo. Tal como se graba suena en el sitio. Y esa rapidez para conseguir resultados en un estudio es muy importante, ya que normalmente trabajamos con tiempo justo siempre.

No quiero que parezca, no obstante, que lo veo solamente como un micro para voz y exclusivamente para usos poco habituales. Pienso que este micro se puede usar en practicamente todas las pistas al lado de otro, ya que en mezcla, el sonido del Moth Mic aporta presencia y garra, como en el ejemplo de las guitarras que puse antes. Ese mismo uso se le puede dar con baterías, con bombo o caja, con acústicas, con percusiones, panderetas, platillos, vientos… a casi todo le puede sentar bien ese toque áspero y granuloso, brillante y con pelotas que da el micro.

Y ya aparte del sonido, hay que destacar el gran trabajo de presentación que trae el producto. Cada micrófono viene serigrafiado con el nombre del propietario. Increible.

Para muestra el que nos enviaron, con el nombre de la web inscrito en la placa identificativa.

10807906_987811304579199_1741957535_n

Encima trae una caja de madera para guardarlo y trae también la suspensión (super original además) incluida. Un lujo.

 

15448_1623860537841416_8570480215783871427_n

Hay un montón de estos micros en un montón de estudios del país y de fuera. Algunos amigos como Juande Dios o Paco loco ya los usan habitualmente.

Su precio es de 150 euros. Un regalo para lo que ofrece y lo bien presentado que viene.

En definitiva, que se nota que me ha encantado. Lo veo un must have para cualquier estudio, profesional o casero, ya que en ciertos momentos puede ser la solución perfecta, y además siempre puede aportar un toque diferente a la música.

Podéis encontrar más información o para comprarlo dirigíos a  su web o también podéis encontrarles en su facebook

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here