Salomé Limón

1
281

Fue por Junio cuando PKO me invitó a una masterclass de Javier Limón. A lo largo de la masterclass, comentó varias veces que su hermana hacia muchas cosas en sus producciones. Así que me di cuenta de que su hermana era un factor importante en el éxito de Javier Limón y por supuesto quería una entrevista con ella.

Pasaron unos meses, y volví otro día a PKO, me presentaron a una chica muy maja, Salomé, de apellido Limón, así que pregunté directamente si era hermana de Javier Limón, cuando me respondió con un sí rotundo no me lo pensé dos veces y le pedí una entrevista. Aquí tenéis el resultado, espero que os ayude a conocerla un poco más

 

Cuéntanos acerca de tus orígenes, ¿cómo era tu vida antes de dedicarte a esto?, ¿porqué decidiste dedicarte a esto?, ¿dónde te formaste?,¿cómo empezaste trabajando en todo esto?, lo que quieras para que te conozcamos un poco más como persona…

Antes de dedicarme profesionalmente a la ingeniería y la producción, era una estudiante de universidad que trabajaba los fines de semana para pagarme la carrera. Estudiaba magisterio musical, pero al hacer las prácticas me di cuenta de que lo de enseñar no era para mí. Lo que me apetecía era estar involucrada en el proceso creativo. Así que me matriculé en la Escuela CES de Madrid, donde me gradué como técnico de sonido.

Al acabar las prácticas mi hermano, que es productor musical, me ofreció trabajar con él. En ese sentido fui muy afortunada.

¿Por qué crees que hay tan pocas chicas en el mundo del audio? ¿Es el mundo del flamenco un poco machista en ese aspecto?

En mi opinión, en la mayoría de las profesiones técnicas, por la educación que hemos recibido, siempre se nos ha enseñado que es cosa de hombres. Ahora que ya sabemos que no es verdad, las mujeres empezamos a hacer lo que queremos. Y para apoyarnos y hacernos visibles hemos creado asociaciones como Women’s Audio Mission.

La música, como el mundo en general, es un poco machista. Lo bueno es que lo estamos cambiando. En el mundo del flamenco pasa lo mismo, no he notado grandes diferencias.

¿Qué faceta prevalece más en tu vida, la de técnico o la de productora?

Llevo 10 años como técnico y cuando estoy sentada grabando siempre me está rodando por la cabeza qué es lo que yo haría si tuviese que tomar las decisiones. Esa es la razón por la que para mí ha sido una evolución natural empezar a producir. Siento que una parte complementa a  la otra.

 

¿Recuerdas alguna producción con especial cariño por la implicación que tuviste, con el feeling con los artistas o porque paralelamente en tu vida viviste algo que marcó esa producción frente al resto?

Si, Positive Generation, un disco que grabamos en Zimbabwe para conseguir fondos para Médicos sin fronteras. No solo por la ilusión que me hizo colaborar con esta ONG sino por toda la experiencia que supuso la grabación y la mezcla. Tener la oportunidad de ir a Zimbabwe y vivir con las mujeres de allí, que la única manera que tienen de mandar un mensaje es a través de sus canciones, y poder grabar todo eso no tiene precio.

Primero las grabamos a ellas a capella y después añadimos toda la música y las demás voces. El resultado me sigue poniendo la piel de gallina.

¿En que estas trabajando actualmente?.

Acabo de terminar de grabar, mezclar y masterizar el último disco de Michel Camilo y Tomatito. Trabajar con estos musicazos es siempre un honor.

Ahora estoy acabando una producción mía para WOW Records y Warner Music. Es el primer disco de un cantante sevillano que creo que va a ser un pelotazo: Nene Cassá.

¿Cuáles son tus referentes en cuanto a productores, artistas, técnicos, estudios?

Más que referentes yo hablaría de personas que me inspiran. Por ejemplo, Martha de Francisco, una ingeniera y productora que trabaja en Canadá. Me encantaría ser como ella.

¿Cómo es trabajar con Javier Limón?

Hiperactividad. Tiene mil cosas en la cabeza y las quiere llevar a cabo todas a la vez. Tienes que poder seguirle el ritmo. Al trabajar en Casa Limón he tenido la oportunidad de grabar con figuras consagradas de la música como Paco de Lucía, Bebo Valdés, Joan Manuel Serrat,Andrés Calamaro, ect.

 

salome1

 

 

¿Qué consejos nos podrías dar en el ámbito de la producción y de la parte técnica?

No creo estar en posición de dar consejos pero a lo que yo le doy importancia es al respeto. Hay que respetar a alguien que se mete en una cabina a entregar un cachito de su alma y de su arte.

En la parte técnica, para mí la clave es la calidad del sonido. Teniendo un material grabado limpio, natural, sin ecualizar ni comprimir, sin distorsiones, puedes hacer maravillas.

¿Eres muy exigente a la hora de hacer producciones?

Soy exigente con que haya un buen sonido, en el mismo sentido que he dicho antes. También con que no haya nada fuera de ritmo o desafinado. Pero me gusta que la persona que está grabando se sienta libre, de esa manera surgen giros inesperados. Esto es un trabajo en equipo.

¿Qué es lo que pides en todos los aspectos a los artistas o músicos a los que produces?

Profesionalidad. Que sean responsables, puntuales y que se impliquen en la grabación.

¿Qué requisitos pides a los estudios con los que trabajas?

Todos los estudios profesionales tienen en general buenos equipos. Yo soy bastante flexible, me adapto bastante y me dejo asesorar. Pero lo más importante de un estudio para mí es que el sonido final esté limpio, sin impurezas.

¿El productor ejerce de psicólogo?

Tengo mucho respeto a los psicólogos como para decir que yo pueda hacer su trabajo (no digo que alguno no lo necesite). Yo lo único que intento es que se sientan cómodos y relajados y así puedan dar lo mejor de sí mismos.

¿Se puede vivir de esto?.¿Cómo ves el futuro de la industria musical?

Yo, por suerte, llevo viviendo de esto 12 años. Antes con mi hermano y ahora por mi cuenta.

El mundo de la música está cambiando continuamente y hay que adaptarse. Como en cualquier otra profesión hay que trabajar mucho y no dejar nunca de formarse.

Cuéntanos alguna anécdota graciosa que te haya ocurrido en tu vida laboral.

En uno de mis primeros trabajos como ingeniera, grabando una voz, coloqué un micro Newman 149 al revés. No nos dimos cuenta y en la mezcla hubo que utilizar esa toma ya que no había otra. Para disfrazarla, tuvimos que ponerle algunos filtros. Al final quedó como un efecto buscado y a todo el mundo le encantó y le pareció muy transgresor. El disco tuvo mucho éxito, pero hasta ese momento lo pasé bastante mal.

Muchas gracias por tu tiempo.

A vosotros!!!

1 Comentario

  1. Bien! Un puntazo lo del micro al revés!
    A mi me pasó algo similar cuando estaba en Sae (hace ya unos 10 año) con unos OH, eran dos 414, uno en cardioide y el otro en 8. Me di cuennta cuando ya estaba la bateria grabada… No se lo dije a nadie… (Emoticono de verguenza)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here