¿Por qué es necesario acondicionar mi sala?

7
540

Quizás, la respuesta a esta pregunta pueda resultar evidente para mucha personas, no obstante, es más que probable que mucha gente se pregunte si realmente es tan importante como los ingenieros acústicos intentamos hacer ver, y no solo una forma de justificar nuestra profesión.

Cuando entendemos una sala de control como lo que su propio nombre indica, es decir, una sala donde tenemos el control de todo aquello que se reproduce parece evidente deducir que la propia sala podrá llegar a modificar, en algún grado, lo que los altavoces emiten.

Todo el mundo entiende, sin llegar a ponerse técnico, que un sonido reproducido no suena igual dentro de una iglesia o dentro de un cuarto de estar de una casa. ¿Por qué? Los diferentes recubrimientos de las superficies del recinto en que nos encontramos serán, en mayor o menor medida, absorbentes. Esto  influye sobre el sonido reproducido, ya que lo que llega a nuestros oídos será la suma de la señal que se ha reproducido más las reflexiones que se producen en el interior de la sala al impactar la señal contra las superficies límite de la misma.

Todas aquellas reflexiones que llegan a un oyeReflexionesnte dentro de los primeros 50 ms desde la llegada del sonido directo son integradas por el oído humano y, en consecuencia, su percepción no  es diferenciada respecto al sonido directo [1]. El resultado de esto es que  el sonido resultante será más inteligible y con una mayor sonoridad.

Por el contrario, cuando dicha reflexión aparece en el punto de escucha en un tiempo mayor que 50 ms el resultado será totalmente contraproducente, reduciendo la inteligibilidad y apreciando tal reflexión como un eco diferenciado. Hay muchas otras características que determinan el funcionamiento del oído humano, no obstante no entraremos a detallarlas todas ellas por no extendernos en exceso.

Cuando nuestro oído recibe, junto a la señal directa, las reflexiones que se producen en interior de la sala se produce una modificación en la señal emitida por adhesión de la señal directa y las reflexiones, produciéndose una modificación de la respuesta en frecuencia de la misma.

Por tanto, ya estamos dejando entrever que uno de los principales objetivos del acondicionamiento acústico será minimizar la influencia de estas reflexiones con el fin de que lo que reproducen nuestros carísimos monitores de estudio, con un sonido nítido y limpio sea exactamente eso, y no esta magnífica señal sumada a la respuesta de la sala.

Sería interesante también comentar algo sobre el efecto precedencia o efecto Hass. Para no volvernos muy locos podemos resumir el efecto Hass mediante una serie de experimentos, sabiendo, que dicho efecto describe por qué nuestro oído interpreta que el sonido le llega de una dirección u otra. Es decir, explica en cierta medida, como funciona nuestro oído a la hora de localizar la procedencia de un sonido.

Partiendo un sistema de reproducción estéreo podremos decir que [2]:

  • Si las señales son iguales en ambos canales, el sonido será percibido como proveniente del centro del sistema.
  • Si introducimos un retardo de 5 ms al canal derecho, nuestro sistema auditivo identificará que el sonido sale del lado izquierdo, ya que el lado derecho le llega con retardo.
  • Si mantenemos esos cinco segundos de retardo pero atenuamos 10 dB el canal izquierdo (o le damos +10 dB al derecho) el sonido será percibido, de nuevo, como proveniente del centro del sistema.

Este es un experimento muy interesante y sencillo de llevar a cabo, y que nos permitirá darnos cuenta de la complejidad del sistema auditivo humano.

Teniendo en cuenta esto, será fácil deducir, que cuando tenemos una sala sin acondicionar, o con un acondicionamiento guarrillo (estamos hartos de ver espuma piramidal como solución a todos nuestros problemas acústicos) es probable que estemos teniendo reflexiones que nos lleguen al punto de escucha dentro de estos 5 ms críticos o reflexiones tempranas con una diferencia de nivel inferior a esos 10 dB, lo cual, estará modificando la respuesta espacial de nuestro sistema de monitoraje, creando una imagen sonora que no se adecúa a la realidad. Otra vez, estamos pensando que nuestro sistema de monitaraje ultra caro es una maravilla (que lo es) pero le estamos puteando al tenerlo en un ambiente no apropiado para el control de sonido.

Por otro lado, esta diferencia de 5 ms se puede presentar cuando la diferencia de caminos entre el sonido directo y el sonido reflejado (o entre dos reflexiones) es de 1,72 m. Si la pared contra la que impacta el sonido no está suficientemente tratada esta reflexión nos llegará con energía suficiente como para modificar la señal reproducida por los monitores.

Otro problema lo tendremos cuando la sala en la que estamos realizando la escucha no está acondicionada de manera homogénea, es decir, no hay un tratamiento idéntico en el lado derecho y en el lado izquierdo. Esto generará que las reflexiones que nos llegan de un lado tengan más energía que las que nos llegan de otro, teniendo nuevamente, un problema en la formación de la imagen estéreo.

En otro orden de cosas, pero no menos importante, es tremendamente necesario que nuestra sala de control nos permita escuchar nuestra sala de grabación, es decir, si el tiempo de reverberación de nuestra sala de control es mayor que el de la sala de grabación nunca podremos escuchar el sonido propio de la sala de grabación, ya que su tiempo de reverberación quedará enmascarado por el de nuestro control al ser éste mayor. Esto no nos permitirá evaluar claramente el patrón de decaimiento del sonido por lo que no podremos evaluar lo que estamos grabando.

Hay que darse cuenta de que un estudio de grabación es como un quirófano. Si queremos hacer bien las cosas, y que no se nos muera el paciente, deberá ser un sitio aséptico sin ninguna influencia más que la que nosotros queramos darle. Uno de los comentarios que más me han hecho cuando he acondicionado una sala es que el técnico por fin escucha el sonido saliendo directamente de los monitores, ahí es cuando éstos empiezan a hacer su trabajo completamente bien, sin ninguna influencia externa, y es ahí, cuando todos y cada uno de los cientos (o miles) de euros que hemos pagado por nuestros monitores valen realmente la pena.

[1] Antoni Carrion Isbert. “Diseño Acústico de espacios arquitectónicos”. Ediciones UPC. 1998.

[2] http://www.labc.usb.ve/paginas/EC4514/AUDIO/PSICOACUSTICA/Efecto_Haas.html

7 Comentarios

  1. fantástico, muy bien explicado. Debería ser lo primero que aprendieran los que empiezan en el hobby o el oficio. Antes de gastar en equipo… estate seguro de que vas a escuchar correctamente lo que hace.
    Gracias

    • Sí, totalmente de acuerdo, es curioso pero hay mucha gente que no se da cuenta de que el estudio es parte del equipo, y me atrevería a decir que, junto a la mesa de mezclas, quizás de las partes más importantes.
      De todas formas, aunque queda mucho camino por recorrer, yo creo que se está empezando a tener en cuenta cada vez más. Veremos.

  2. “Todas aquellas reflexiones que llegan a un oyente dentro de los primeros 50 ms desde la llegada del sonido directo son integradas por el oído humano y, en consecuencia, su percepción no es diferenciada respecto al sonido directo”
    Esto no es cierto. Si sacas de contexto los estudios de Haas no tienen sentido. 50 ms son eternos en un control.

  3. La cuestión es que este estudio de Haas, es más bien un estudio acerca del funcionamiento del oído humano, pero yo creo que no es aplicable a la hora de construir una sala de control. Una cosa es que la persistencia del oído humano lo integre, otra cosa, es que ese rebote acústico, pasados los 50 ms, no tenga ninguna influencia en el campo acústico. Aunque el oído humano lo integre, la existencia de un rebote puede hacer que interaccione este rebote con la señal directa, acústicamente hablando, y la percepción en un punto no sea la misma, si existe o no existe ese rebote, indiferentemente de si el rebote fuese integrado o no por el oido. La onda acústica que proviene del altavoz y que se encuentra con este rebote, no entiende de Haas…

  4. Me ha encantado la forma sencilla que esta explicado y lo mas interesante es que la mayoria de la gente no entiende que el estudio es parte del equipo, y hay que cuidarlo como cualquier otra herramienta en nuestro arsenal.

    • Las cuatro cosas mas importantes de un estudio son: acustica, instalacion electrica, sistema de altavoces y microfonos. Si tienes una SSL pero no tienes ninguna de estas otras cosas, no te vale absolutamente de nada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here