Las cosas se hacían antes de otra manera

8
1387

Hoy es domingo, y es día de meditaciones transcendentales acerca del audio. En la meditación de hoy os voy a hablar algo que me lleva atormentando mucho tiempo, desde que empecé a entrevistar a  gente que llevaba en el mundo del audio hace más de 40 años. Me descubrieron algo que yo desconocía, las cosas antes se hacían de otra forma, lo cual me horroriza, porque todo sobre lo que se sostiene mis conocimientos de audio se empiezan a tambalear.

El caso es que hacía tiempo que ya no me acordaba de esto, hasta que el otro día asistí a la masterclass de Pacoloco, y volvío a abrir el melón, y de nuevo me empezaron a recorrer sudores fríos por todo el cuerpo.

Digamos que antes las cosas no se hacían igual que ahora, no es que fuesen ni mejor, ni peor, es que eran distintas, pero quizás es interesante conocerlas, para saber de donde venimos y cuando nos quejemos acerca de los medios que tenemos actuales, recordemos cómo se hacían las cosas antes.

Hasta donde he podido indagar preguntando a los mayores (ya sabéis que cuando los mayores hablan los jovenes nos callamos y escuchamos) había dos cosas que se hacían antes de forma diferente y que quizás cuando las sepas te traumen lo mismo que me ha pasado a mi:

  • Antes se ecualizaba y se comprimía, durante la grabación
  • Antes se hacían tecnicas como ping pong y overdubbing, haciendo premezclas y volcados ya que raramente se disponía de más de 24 pistas en el mejor de los casos

Como los oyes, ¿cómo te quedas? Pues yo me quedé ojiplático.

Esta semana pasada, tuve la suerte de entrevistar a Eugenio Muñoz y a Luis Delgado, dos personas que provienen de aquella época. Les pedí que me contasen historias de antes, de cómo se hacían antes las cosas, ya que tenía un bucle en mi cabeza del que no era capaz de salir y quería entender cómo era este arte hace mucho, mucho tiempo.

¿Pero cómo llegue a esta situación?, muy bien, remontémonos a un par de años atrás, concrétamente cuando estaba en plena borágime de entrevistar a todo el mundo con mi camarita. Paco, me paso una batería de preguntas para poder hacer las entrevistas, eran preguntas muy genéricas, lógicamente me quede con 5 o 6 preguntas, y el resto las deseché, ya que me parecía más interesado investigar al entrevistado, para poder hacer preguntas más acordes a lo que esa persona podía aportar. Una de las preguntas con las que me quedé era: “¿Ecualizas y comprimes antes o después de grabar?, bueno pues absolutamente todos los técnicos de nueva hornada me respondieron con un “después” muy contundente. Hasta que llegó la entrevista con Joaquín Torres y me rompió los esquemas. Joaquín me comentó que antes se ecualizaba y se comprimía durante la grabación, por diversas razones, ganar tiempo, las cintas se degradaban si las pasabas mucho, por lo tanto lo que pudieses hacer para ahorrarte pasadas era bienvenido, así que si ecualizabas y comprimías durante la grabación, pues eso que habías ganado. Además hablando esta semana pasada con Eugenio me confirmó que otra de las funciones de ecualizar antes de grabar, era la de buscar un sonido ya interesante, con el que los músicos, cuando estuviesen grabando se sintiesen cómodos y estuviesen más motivados para tocar.

La pregunta, lógicamente, la dejé de formular, ya que estaba claro que en ese aspecto en concreto antes y ahora se trabajaba de otra forma. Sin embargo ahora viene la otra parte, el otro día en la masterclass de Pacoloco, alguien le preguntó que si ecualizaba antes o después de grabar a lo cual Pacoloco comentó que él solía ecualizar después, ya que necesitaba tener todo el material grabado y todas las pistas funcionando a la vez para decidir que ecualizar y como hacerlo. Esta filosofía de ecualización, es la misma que me han dicho todos los técnicos más recientes, y es la técnica que impera hoy en día. Y es esta respuesta la me lleva al segundo tema que os quiero contar.

Hoy en día existe una forma de trabajar muy extendida entre la gran mayoría de los técnicos, y es la necesidad de tener todo el material grabado, y solo una vez que se tiene el material grabado, es cuando se suben todos los faders, y se empieza a trabajar y tomar decisiones con todo el material a la vista o mejor dicho todo el material sonando a la vez. Pero realmente, esto de disponer de un número “ilimitado” de pistas es un hecho relativamente reciente, no más de hace 25 años, o en el mejor de los casos 35 años, si tenemos en cuenta las grandes mesas de principios de los 80, y los magnetofones de 24 pistas en paralelo y sincronizados que alimentaban a estas mesas en donde 48 pistas era algo bastante usual.

Hace mucho tiempo, en una alejada galaxia sonora, los multipistas y las mesas, solían estar restringidas en cuanto al número de pistas que se podían usar por producción, y en el caso de necesitar más pistas de las que físicamente se disponían, se tenía que utilizar una técnica llamada ping-pong para tratar de reducir el número de pistas. Esta técnica de ping-pong consistía en coger varias pistas, submezclarlas y hacer en el mejor de los casos un par estéreo, que se grabarían en el magnetofón, para posteriormente poder eliminar las pistas originales implicadas en el ping pong. Tras aplicar varias veces este éetodo, se conseguía por ejemplo que una producción de 24 pistas, entrase en un magnetofón de 8 pistas. Sin embargo esto implicaba por un lado una degradación de la señal, cada vez que regrababa y ademas suponía que tenías que jugartela a hacer una premezcla sin disponer físicamente de todo el material.

O dicho de otra forma, antes tenían una imaginación, una pericia, y una capacidad de decisión, que eran capaces de visualizar el material sonoro completo ya finalizado, aunque no se dispusiera de todo el material, ya que físicamente aun no se había grabado, solo se había escuchado en los ensayos.

El otro día, estuve con mi amiguete Goyo, tomandonos algo, me comentaba que la democratización (abaratamiento) de la tecnología musical, había posibilitado que mucha gente con talento, tuviese opcion a mostrarla, pero en contrapartida, muchas de las cosas que se hacen hoy en día, no merecen más de 5 minutos de escucha. Esta claro que la tecnología nos ha vuelto mas perezosos en este sentido, que cuando se nos queda colgado el ordenador ya estamos lloriqueando con un ataque de ansiedad llamando al servicio técnico, porque hemos perdido la última sesion de Protools. Pero antes las cosas se hacían de una forma mucho mas artesanal.

Para terminar esta entrada, os dejo una canción que hicieron Eugenio Muñoz y Luis Delgado a principios de los 80, todo con magnetofones, aquí no hay fruity loops ni hostias. En una par de semanas os subo el vídeo de estos dos genios, para que os muestren como se hacían antes las cosas, y para que antes de que os quejéis, penséis que las cosas antes, eran bastante más complicadas de hacer y siempre salían adelante

8 Comentarios

  1. Lo malo es que en buena parte se puede extender este “Efecto Democratizador” al directo. Antes veía alrededor de 50 bolos al año de “la competencia”, aparte de los 120 que podía hacer yo, incluso haciendo muchos kilómetros para saber exactamente en que punto, nivel musical y de sonido que estábamos respecto a nuestros “competidores”.

    Hoy día, aunque traigan un concierto o un festival cerca ya ni me molesto. Y no es porque me haya vuelto muy comodón (espero) o me haya dejado de gustar la música. Es que vuelvo cabreado de lo que veo y oigo, y para eso…

    Esperando el video para ver a Eugenio y Luis. 🙂

    • La impresión que me da, es que desde hace muchos años, la música dejo de ser tratada como un arte, para convertirse en un producto comercial. Y ahí radica uno de los principales problemas, si tu no haces música por el mero hecho de hacer música, sino para sacar pasta de ello y vivir de ello, acabas prostituyendo un arte, y deja de tener sentido para tí. A menudo me encuentro con músicos que son realmente buenos, no han querido entrar en el circuito comercial, son felices tocando en todos los bares que pueden, jam sessions, conciertos, etc… alguna vez les pregunto que ellos valen mucho, que porque no intentan vender sus cualidades, muchos me responden que ya no sería lo mismo, prefieren malvivir, pero haciendo lo que realmente quieren.

      Hoy en día una producción como la que podían hacer estos señores hace 40 años es impensable económicamente, así que como al final lo que manda en las discográficas es el dinero y no el arte, pues acabamos produciendo un montón de música sin sentido pero de bajo coste. A las discográficas les viene bien, porque no arriesgan y se venden como churros, lease la cantidad de artistas que podemos digerir cuando enchufamos cualquier radio fórmula.

      En una parte del vídeo hablan, de cómo se hacían las producciones de pink floyd, por eso grupos que han tenido producciones como las de pink floyd, han hecho una música que perdurara por el resto de los tiempos y algún día se estudiaran en el colegio. La gran mayoría de producciones que se están haciendo ahora, son producciones con un claro viso de ganar dinero e invertir lo mínimo en tiempo y dinero, y esto implica escoger un repertorio digerible para todos los públicos y que se pueda pinchar en radiofórmula. Son productos comerciales, productos con fecha de caducidad, exactamente hasta después del verano o hasta que el artista saque otro single, no me imagino en un futuro en los libros de texto a Shakira, o artistas así

      Cuando dejas de hacer algo por el gusto de hacerlo y lo haces por dinero, es muy fácil perder tu esencia y acabar importándote únicamente su rentabilidad

  2. Hay varias cosas a comentar respecto a procesar la señal en grabación:
    -Si grabas a todos los músicos a la vez tendrás toda la paleta sonora de la canción delante de tus narices y será muy fácil tomar las decisiones oportunas, tanto en procesado de la señal como en elección de micros, amplis, instrumentos, etc
    – Con los micros adecuados y bien colocados no hace falta ecualizar demasiado. Levanta el culo gordo y mira si cambiando de micro o su posición solucionas el problema. Una vez hayas probado eso, tira de eq para corregir alguna pequeña cosilla. Eso me lo enseñó Nigel
    – Grabar el sonido lo más parecido posible al que te interesa solucionaba mucho el paso de un tema a otro en las sesiones de grabación. Hacer un “recall” lleva su tiempo, incrementa el coste y además el músico se aburre. Con la aparición del Protools la gente se acostumbró a no tomar decisiones, ni siquiera en la decisión de que toma es la buena!!
    Un saludo

    • ” -Si grabas a todos los músicos a la vez tendrás toda la paleta sonora de la canción delante de tus narices y será muy fácil tomar las decisiones oportunas, tanto en procesado de la señal como en elección de micros, amplis, instrumentos, etc ”

      Desde luego que sí, pero en este aspecto te pueden surgir dos problemas, que no tengas una sala lo suficientemente grande y óptima para grabar a todos a la vez, o que los músicos no tengan el suficiente nivel, como para que no se te convierta en una odisea de pinchazos, porque cuando uno no se equivoca se equivoca el otro.

      Lo ideal sería ir a un estudio apropiado para ello, y con los temas bien preparados por parte de los músicos. El problema surge cuando el estudio no está bien preparado y cuando los músicos usan el estudio como local de ensayos, que al final te es más facil grabarlos uno por uno…

      ” – Con los micros adecuados y bien colocados no hace falta ecualizar demasiado. Levanta el culo gordo y mira si cambiando de micro o su posición solucionas el problema. Una vez hayas probado eso, tira de eq para corregir alguna pequeña cosilla. Eso me lo enseñó Nigel ”

      Exacto, esa es la idea, también la comenta Eugenio y Luís en la entrevista que les hice. Con respecto a Nigel, estate atento estos días, subiremos algo que puede ser que te interese de Nigel.

      Saludos

  3. – Otra cosa que ha cambiado en la producción de los discos es la finalidad de los mismos.
    Antes los grupos/artistas tocaban en directo con el sueño de poder grabar un disco algún día, ahora es a la inversa: los grupos/artistas graban discos para conseguir actuaciones.

    Prefería los tiempos pasados cuando en un disco no ponían casi límite a los arreglos y a la producción, cuando el disco por si mismo era el fin de todo lo que se hacía. Parece que muchos artistas se cortan las alas pensando ya en como transferir sus grabaciones al directo. Pero bueno, quizá esté equivocado y sea una percepción mía … o quizá es que me esté haciendo viejo.

    • No creo que te estés haciendo viejo, simplemente la música con la que te criaste, viene de la transicion de cuando la música era música a cuando la música es solo un producto comercial.

      Me imagino que ahora, los discos no están tan elaborados y prefieren las giras, por una razón muy sencilla, antes hacer un disco bueno, llevaba meses y mucha pasta, con un disco bueno tranquilamente te podías sentar a esperar royalties y dinerito de las ventas del disco. Lógicamente esto no era lo habitual y el directo tenía otros alicientes. Hoy en día la inversión que se genera con un disco está muy por debajo de lo que la industria discográfica recababa antes, una de las principales causas, que no única, es la piratería. Ahora la gente tratar de sacar un disco, con una calidad medianamente aceptable, que le sirve de carta de presentación para iniciar nuevas giras de presentación del disco. Si tuviesen, toda la gente que vive de la industria discográfica, que vivir del dinero generado de la venta de discos, esto se habría terminado ya hace tiempo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here