El maravilloso poder de la mente

10
390

Mi parienta se dedica a la salud mental, sí sí, ya me se los chistes, en casa del herrero cuchillo de palo…, que se lleva el trabajo a casa…, que si me conoció porque era paciente suyo…, etc. Y la verdad es que no les quito la razón, se ha buscado al más pirado de todos. Yo por otro lado me viene de puta madre, porque así consigo entender mis taras mentales. Tengo mogollón de libros de autoayuda en casa que puedo leer y así saber dar consejos a los demás acerca de sus vidas, pero no se como arreglar la mía. En fin que unos tienen en su biblioteca libros de Hermann Melville y yo tengo libros del tipo, ” Tratamiento de las dependencias en adolescentes”.

El caso es que a todo el ramo sanitario les gusta muchísimo quedar en seminarios, simposios, reuniones, charlas… es como una especie de Audioforo pero de enfermedades (creo que nosotros también deberíamos estar allí algún día). Quedan y se dedican a debatir acerca de casos, hacen cursos, comparten información, escriben documentos que luego leen y hacen cosas muy raras.

Hace poco tuvo un seminario de hipnosis, lógicamente cuando me enteré de eso, pues le dije que quería saberlo todo, porque en la tele tiene una pinta cojonuda. Pero para mi desgracia, la hipnosis como tratamiento psiquiátrico, no es como el que aparece en las películas, sino que tiene un gran componente de autosugestión.

Mi parienta, que se deleita conmigo hablando de esas cosas que hacen, como si fuese un partido de la final de la Champions, me comentó el tema de la autosugestión, un tema en el cual yo jamas había caído para explicar nuestra bonita enfermedad: la obsesión por los cacharrines, pero que después de decirme algunas cosas de la autosugestión, empecé a ver claro, que en el mundo del audio hay bastante del tema de autosugestión.

La autosugestión es algo así como la capacidad que tiene la mente de hacerte creer algo que realmente no está ocurriendo o no existe. Por ejemplo algunas de las terapias para tratar la ansiedad, parten de hacer que el cerebro, esté ocupado durante un ataque, con algo que le haga salir del bucle. Se recurren a métodos en los que tienes que sentir frío y calor por diferentes partes de tu cuerpo sin que para ello varíe la temperatura de la habitación. Tú estás sentado en una silla, y derepente tienes que ser capaz de sentir frío en el cuello. El esfuerzo que le requiere al cerebro crear esta sensación sin que sea real, entretiene la mente de tal forma, que el ataque de ansiedad pasa a un segundo plano. La autosugestión en estos métodos es tan grande, que hay gente que es capaz de disociar cada parte de su cuerpo y tener diferentes sensaciones de frío y calor.

Bueno, pues de la capacidad de la autosugestión es de donde yo creo que salen muchas de nuestras ralladas con los equipos de audio. ¿Si un tipo que ve una zarza ardiendo se cree que le está hablando dios, no será mucho mas fácil que un tipo sentado delante de dos previos, los perciba como totalmente diferentes?.

A lo largo de la vida he probado muchos equipos, antes más que ahora, y si bien está claro que cuantos más equipos pruebas, más agudizas el oido a la hora de establecer diferencias, jamás he podido encontrar una justificación sensorial a que un previo cueste 300 euros y otro 3000. Existen diferencias, en algunos casos mínimas, y en otro casos más evidentes, pero jamás he probado dos equipos en los que claramente digas que uno es mucho mejor que otro. Podrás decir en todo caso que uno te gusta más que el otro, y que por esa razón quieres uno y no otro, pero jamás he sido capaz de escuchar dos cacharros que de primeras ya los ves como el día y la noche. Además para mas inri, somos tan culoinquietos, que lo hoy nos gusta, dentro de 3 años ya no tiene porque gustarnos, así que nuestra obsesión se agrava.

Sin embargo conozco gente, que enciendes un aparato y ya está notando diferencias abismales, empiezan a notar diferentes sensaciones, y empiezan a definir las mismas con diferentes colores, sensaciones, emociones. Bien yo me pregunto ¿cuánto hay de Golden ear y cuánto hay de autosugestionamiento? Si hablamos del mundo de los instrumentos musicales, amplificadores y pedales, puedo afirmar que efectivamente en este caso las diferencias sonicas son plausibles, pero en el mundo del audio pro, las diferencias ya no las siento tan plausibles.

En mi caso hubo una época, hara unos 10 años, en los que quise saber hasta donde había de mito y hasta donde había de realidad, así que me dedique a probar muchos equipos, con diferentes amiguetes. Llegaba el caso extremo de ser capaz de discernir entre dos previos, no cual era cual de primeras, pero sí tras haberlo escuchado varias veces, y cuando lo conmutaban a ciegas saber cual era. Pero jamás llegue a identificar sonidos en si mismo, que si Neve, SSL o API. Solo era capaz de decir cuando se había cambiado de previo y cual era, simplemente porque sonaban ligeramente diferentes y memorizaba su sonido, pero poco más. Y sobre todo, eran pruebas AB (2 equipos), con el equipo delante y escuchándolo un buen rato y memorizando las diferencias.

Durante muchos años ha habido un montón de gente en diferentes foros que nos han intentado convencer que todos los equipos suenan iguales, mediante unas pruebas que consisten en ponerte un montón de equipos y tienes que identificar cual es el Behringer. Bien para mi esto es una estupidez, porque creo que nadie sería capaz de identificar un equipo escuchando solo muestras sueltas. Necesitas de un tiempo de usarlo, probarlo, exprimirlo, para darte cuenta de cuales son las diferencias sutiles de esos equipos, pero soltarte ahí unas muestras y que tu digas cual es cual, me parece una jilipollez.

Bien el poder de la autosugestión, se produce cuando claramente tu estás moviendo los potes de un ecualizador que no está encendido, cuando pones un reverb que no está ruteada y mil casos más, en los que un equipo no está sonando pero tu lo percibes perfectamente. Por esta misma regla de tres… ¿podría ser que los que se hacen pajas hablando del sonido SSL delante de la mesa cuando esta suena, sea realmente por un acto de autosugestionamiento, de que necesitan creer que ese equipo es gloria bendita?. Lo que más me llama la atención de esta gente es que cuando la mesa empieza a sonar ya hablan maravillas de ella, coño!!! pero tendrás que usarla unas horas para escucharla bien no???

¿Cuánto hay de verdad y cuánto hay de sugestionamiento, en el mundo del audio profesional? Está claro que en el mundo del audio existen gente que son auténticos Golden ears, como por ejemplo George Emerick, cuando avisó a Rupert Neve de que a la mesa estaba mal porque sonaba algo raro en altas frecuencias. Nadie del estudio, ni el mismísimo Rupert Neve fueron capaces de escuchar nada, sin embargo revisando la mesa, Rupert descubrió que uno de los transformadores había sido conectado al revés, y hacía un cambio de fase alrededor de los 30 KHz. Cuando Rupert lo corrigió, George afirmo que ya sonaba bien. ¿Cuántas personas como George Emerick puede haber en el mundo? Seamos sinceros con nosotros mismos ¿cien, doscientas? no creo que más de trescientas, y no creo que nadie de por aquí sea un Golden Ear, sin embargo, llegas a algunos sitios y el tipo te está contando, “mira mira que agudos más sedosos, que cristalinos”, y tú dices “ehmmm… perdona, estás tocando el ecualizador del canal de al lado”

No voy a extenderme mucho más, simplemente quiero que penséis, cuanta es la realidad de lo que escuchais, y cuanto es lo que vuestro cerebro quiere escuchar. Y sobre todo una cosa, la autosugestión es una forma de engañarse así mismo y a los demás, que luego por ahí hay gente que sin haber consumido tóxicos, ven a dios en una zarza ardiendo.

 

10 Comentarios

  1. Muy buena reflexión.
    La mercadotécnia tiene muy en cuenta la autosugestión, alguien se ha preguntado cuando los detergentes dejarán de lavar más blanco? Pues eso, probablemete ya hace años que no se lava más blanco pero basta que te hagan creer que es así para que compres el detergente de turno.
    Con el audio, como en el resto de cosas, pues pasa igual, hay que vender!!
    Lo que me parece ya de chiste es la sugestión con los plugins, como nos comen la cabeza con el tema de las interface. No hay como poner una interface bien chula,y si es copiando la imagen de algún cacharro clásico, pues mejor. Somos así de ceporros. Hoy en día, con esto de los ordenadores, ya no escuchamos el sonido, lo vemos!! Para flipar…..

  2. Quisiera hacer un pequeño apunte. Veréis mi perspectiva es un tanto diferente ( seguro que menos formada ) en tanto mi acercamiento al mundo del sonido proviene de la Alta Fidelidad, con todas sus virtudes,maravillas, defectos, abusos y dislates. En ese universo, que por cierto por lo que leo en este y otros foros de sonido profesional, no está tan alejado del vuestro en sus obsesiones, el esoterismo y la autosugestión están a la orden del día. Ahora bien, tampoco debemos permitir que un árbol nos deje ver el bosque: hay equipos mejores y peores, claramente; decir lo contrario es plantearse que ir en un Dacia y en un Mercedes es lo mismo por el hecho de que el velocímetro marque en ambos 120 km/h. Es verdad que determinadas reacciones están desvirtuadas por variables tales como el prestigio o el precio de nuestra inversión, nadie va a reconocer que su cable Transparent de 2.500€ no es 25 veces mejor que el de la marca “nisu” de 100€, por supuesto que no lo es en esa diferencia…pero esa diferencia existe ( vale, siempre hay fabricantes que pueden aprovecharse de la sordera y/o estupidez humana ).
    Otra cuestión a la que me queda referir, es la curiosa variabilidad de nuestras percepción sobre el sonido de nuestro equipo, quiero decir, y esto es una impresión personal, en la que un mismo equipo suena diferente ( entendiendo que funcionando sobre los mismos parámetros ) en función de nuestros estados físicos y de ánimo. Hay días que mi equipo parece sonar como los ángeles y otros…simplemente lo apago y a otra cosa.
    Un saludo

    • Exacto, a eso me refiero, dependiendo de tu estado anímico del día te suena mejor o peor. Entonces para mi realmente esto no es objetivo, es subjetivo y por tanto totalmente sugestionable por parte de uno mismo y por parte de gente con intereses.

      Mi conocimiento del mundo audiofilo no es muy extendido, los cables de mi equipo de audio, un cambrigde audio con dali, son unos van den hul de 25 euros el metro, y no he llegado a notar diferencia apreciable con unos mogami de 3 euros el metro, a lo mejor no tengo el oido suficientemente entrenado, pero hasta donde he podido contrastar, la mayor diferencia se produce en los altavoces…

      Saludos!!!

  3. Las diferencias mas apreciables en el esotérico universo de los cables creo que obedece ( dentro de unos parámetros básicos de calidad ) a su correcta interacción con el resto de los componentes, es decir que un buen cable para unos componentes quizá no lo sea tanto para otros; he probado cables mucho más caros que funcionan peor, pero insisto siendo ambos de calidad.
    Creo, y esto es motivo de discusión acalorada siempre, que el elemento más importante es la fuente, ningún altavoz, por bueno que sea, será capaz de restablecer aquello que se perdió en la captura/reproducción del sonido; por muy buenos que sean tus previos nunca recuperaran la información perdida por un mal micro…también hay que decir que dentro de una cadena de sonido, esta sonará al nivel de el más flojo de sus componentes/eslabones.
    Saludos

  4. Me parece correcto lo que dices, pero quisiera matizar un par de asuntos. La interacción a la que te refieres de los cables, depende de los parámetros eléctricos de la etapa de salida y el cable. Es decir la impedancia de salida del aparato que va antes del cable, y el cable en sí, conforman un sistema, más concretamente un filtro.
    Generalmente los aparatos de audio profesional ya poseen una impedancia suficientemente baja, para que independientemente del cable conectado, el efecto de filtrado sea mínimo. Ademas el uso de líneas simétricas, como son las conexiones balanceadas y más si se emplean con conectores de tipo XLR ayudan a minimizar inducciones comunes y en el caso de un conector de tipo XLR se puede obviar problemáticas como el pin 1, si se hace correctamente la instalación. Las interacciones se suelen solventar con impedancias de salidas bajas y de carácter resistivo y con impedancias de entrada altas e igualmente resistivas. Pero un día podríamos hacer una prueba muy sencilla, cogemos un cable de 2 euros y uno de 100 euros, y midamos sus parámetros, para comprobar hasta que punto influye. Si te animas, cuenta conmigo para hacer la prueba, podría estar divertido.

    Efectivamente el micro es uno de los dos elementos fundamentales en cuanto a equipamiento, el segundo son los altavoces. La fidelidad de una cadena de audio depende principalmente de los micros y de los altavoces. Lo mismo que no se puede esperar maravillas de unos altavoces buenos y unos micros malos, tampoco se puede esperar milagros de unos micros buenos y unos altavoces malos. Tiene que ir todo en consonancia. No creo que por usar un micro Neumann U67 y reproducirlo en unos altavoces Creative, la cosa vaya a funcionar espléndidamente

    Me alegra que el mundo de los audiofilos se dejen caer por aquí, la cadena del audio profesional empieza en un músico y termina en una persona sentada en el salon de su casa, y desde luego su opinión es una de las más importantes que hay en esto

  5. Si, seguro que sería una prueba divertida…y temible, aunque dudo que sea concluyente; nuestro cerebro es un instrumento adaptativo, entendiendo por este concepto la capacidad que tenemos de abstraernos del “ruido” para centrarnos en lo esencial o incluso interpolar la información para completarla. Un ejemplo barato: mi televisor ( entiendo que es como el de casi de todo el mundo) es capaz de sintonizar las emisoras en calidad normal y en HD, así puedo elegir entre TVE o TVE-HD o TELE5 y TELE5-HD, es decir, la misma porquería en calidad normal o la posibilidad de verle a Belén Esteban el botox de los labios en alta definición, si os habéis recuperado de esta visión infernal prosigo; pues bien, en ocasiones recrimino a mi esposa, y en ocasiones lo hago conmigo mismo, porque estamos viendo la emisión en calidad normal y no en HD sin darnos cuenta. Efectivamente, cuando cambias a HD se suele notar la diferencia de inmediato, no siempre es obvio, depende del contenido. Sigo con el ejemplo, determinado emisoras no indican si están retransmitiendo en HD o no, presumiblemente no lo hacen…pero ¿pondrías la mano en el fuego asegurándolo?, no siempre. Con todo este rollo pretendo decir que nuestro cerebro es no procesa la información desde un punto de vista lineal, así a una entrada dada la respuesta no tiene por que ser proporcional, si no que estará condicionada por otros factores que sería prolijo describir aquí. ¿ A donde nos lleva todo esto?, sobre todo a comprender el hecho de que intentar mensurar un determinado aparato a través de nuestros sentidos es ineficaz, de la misma forma que intentar evaluar un aparato únicamente desde el punto de vista de la pulcra medición técnica es igualmente una perspectiva incompleta. Con todo, y si dejamos al lado esoterismo absurdos ( muy propios del la HI-FI High End…pero cercanos también al universo del audio profesional, por lo que puedo leer en los foros de este sector ) y efectos placebo ( sin duda existentes ), nos quedan aparatos de calidad y aparatos sin ella, ( lo del precio, caro o barato, es otro asunto ), naturalmente la calidad conlleva un elevado coste que, seguramente, no es proporcional, pero cuando se busca la excelencia, pero…¿ a quién le interesa el precio? 😉

    También te doy las gracias por reconocer a ese grupo de “enfermos” audiófilos que nos situamos al final de la cadena, aunque a veces nos comportamos de una forma un tanto irracional nuestras pasiones/perversiones nos están tan distantes, fijémonos que las mejores marcas de ambos mundos tienen en sus catálogos elementos para el aficionado y el profesional.
    Muchas gracias…y por supuesto lo anteriormente expuesto es únicamente una opinión.

  6. Estoy de acuerdo en bastantes cosas de las que comentas, pero no del todo. Desde luego seria una prueba divertida y muy temible, ya que toca de cerca muchos pilares en los que se basa nuestra fe en el audio. Si se llega a demostrar que un cable de 2 euros suena igual que uno de 200 o que un previo de 200 euros suena igual que uno de 2000, el mundo del audio a nivel de aficionados, se daría una buena hostia.

    Sin embargo esto jamas se va a poder demostrar por el simple hecho de que las artes son subjetivas, y lo que para una persona un Miro es una maravilla, para mi es una puta mierda. En términos estrictos, si es posible demostrar que dos cables suenan iguales de una forma empírica y objetiva, midiendo sus parámetros y comprobando como afectan esos parámetros a la conexión entre un emisor y un receptor. Hasta donde yo se en sistemas profesionales, como te he comentado, las etapas de salida y de entrada están muy bien diseñadas, haciendo que estos parámetros sean poco decisivos a la hora de marcar un determinado sonido. Otra cosa es que a nivel subjetivo, algunas personas detecten diferencias, pero esto ya es un tema en el cual la subjetividad y sugestiona miento entra, y donde las tan temidas pruebas a ciegas, en muchos casos revelan muchas verdades.

    Efectivamente una parte de la subjetividad es la adaptación del cerebro en un proceso natural e inconsciente, pero esta adaptación se suele producir cuando por problemas ya sean de las señales o los sistemas implicados, el cerebro pierde información. En este caso el cerebro que es un sistema totalmente adaptativo es capaz de amoldarse e incluso construir una pseudo función de transferencia inversa al problema de la perdida de información para tratar de solventar la misma. Por ejemplo tu entras en una sala muy reverberante en donde la inteligibilidad de la palabra es baja, bueno pues pasadas unas horas, parece que la inteligibilidad a mejorado. No ha cambiado la sala, no ha cambiado el orador, simplemente nuestro cerebro se esta adaptando por diferentes medios a la acústica de esa sala.

    En referencia a cuando se busca la excelencia, no hay que mirar el precio, discrepo, pero discrepo por una razón, ¿a que llamamos exactamente excelencia? a una obsesión por conseguir el santo grial cuando claramente nadie lo va a alcanzar porque no existe? ¿y a que precio? En mi casa tengo Cambridge Audio y Dali hay equipos mucho mejores y mas caros, ¿pero acompaña el recinto a los equipos? ¿tienes una sala única y exclusiva dedicado a ello? ¿Tienes una acústica optima para esos sistemas? ¿Que es mejor tener un ampli de 5000 euros y una sala de mierda o un ampli de 1000 euros y una sala acondicionada?

    Lo que tu gastas en un equipo es exponencial a medida que quieres alcanzar supuestas cotas de excelencia, ya no es que tengas que comprar un cable de audio que te cueste 200 euros el metro, es que tienes que comprar el cable de red que alimenta al equipo que también vale sus 200 euros también. ¿En serio un equipo que vale miles de euros, con una supuesta fuente de alimentación que vale también sus cientos de euros, necesita un cable de 200 euros?

    ¿Y sobre todo donde esta el fin? ¿o sea cuando se acaba todo? ¿cuando podrás decir he alcanzado el sumun de la calidad de mi sistema? Cuando podrás relajarte y dejar de pensar en cosas mejores y disfrutar de lo que tienes en ese momento?

    Para mi esta claro, hay gente que tiene que ir saltando para evitar las rayas de la calle, otros estamos persiguiendo constantemente el paradigma del audio, el salir de la cueva de Platon y encontrarnos de frente con el verdadero audio. En ambos casos para mi son obsesiones, y como tal no son racionales, si fuesen racionales, ni la gente iría saltando por la calle, ni pagaríamos 30.000 euros por un equipo de audio, que es equivalente a trabajar un año, todo un puto año de tu vida dedicado para comprar un equipo de audio. La felicidad no reside en tener un equipo de audio de 30.000 euros, de hecho las veces que mas feliz he estado en mi vida, ha sido cuando no he tenido ningún objeto material a mi lado.

    Aunque este es un foro de audio, siempre me ha gustado saber que es lo que piensan los audiofilos, que son la gente realmente que esta preparada para mejor apreciar el esfuerzo que se hace en muchas producciones y que luego por desgracia acaban en muchos cacharros de MP3. El mundo audiofilo y el del audio profesional siempre han ido paralelos, y nunca se han llegado a juntar, digamos que cada unos somos muy nuestros y vamos a nuestro jardín, pero esta claro, que de clientes finales, el mundo audiofilo es el que mas nos interesa conocer sus opiniones, ya que suelen ser los únicos con equipos y salas preparados para escuchar las cosas, tal como salen de los estudios.

    Estate atento a una publicación que voy a hacer el lunes, va a ser otro buen golpe a muchas de nuestras paranoias, últimamente estoy muy cabron XD

  7. Estoy de acuerdo contigo en lo fundamental, sólo un par de matizaciones. Mi comentario sobre el hecho de que el dinero no es relevante pretendía tener una connotación irónica/sarcástica que desde luego no he conseguido hacer entender; vivimos en una sociedad en la que creemos que lo mejor es lo más caro, no siendo siempre así ( aunque no nos equivoquemos, lo bueno es caro;otra cuestión es si es proporcional la inversión a los beneficios obtenidos.)
    Otra consideración, en la que creo coincidir, es la de que el elemento más caro y fundamental es la sala, no hay equipo, por bueno que sea, que suene bien en una mala sala.
    Por último, me gustaría evidenciar que hay cada vez más permeabilidad entre los universos del audio aficionado de alto nivel y el profesional. Me vienen a la memoria varios conversores, altavoces y amplificaciones que se usan indistintamente en ambos ámbitos.

    • Vaya, no había pillado lo del sarcasmo 🙁

      Estoy de acuerdo en que cada vez hay más equipos duales, pero el problema es que las personas, seguimos en compartimentos estancos, cada uno sigue mirando su terreno y no el del vecino… hasta que esto no cambie, seguiremos siendo universos paralelos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here