El precio de la saturación

1
361

Yo siempre fui un técnico de segunda, era el técnico de reemplazo, o lo que es lo mismo, era el técnico que iba cuando el habitual no podía ir. No me importaba, otra gente se hubiesen escandalizado, ser el segundo plato, a mi me daba igual, iba, hacía lo que me gustaba y me volvía a casa. Si les molaba, con un poco de suerte me volvían a llamar para reemplazar a otro, pero siempre fue así, reemplazando unos y a otros. El caso es que como os comentaba nunca me importó, sabía que jamas iba a vivir de esto y tampoco lo pretendía. Para vivir de esto hay que valer, y no me refiero a aptitud, sino a actitud, y yo que soy muy “fisno” rápidamente me di cuenta que yo no valía para esto. Curré de técnico de sonido una buena temporada, mientras me sacaba la carrera, lo cual me ayudaba a tener dinerito y costearme mis drogas (cacharritos), que ya sabéis que pedirle el dinero a los papis para vicio no es muy ético, pero al terminar la carrera, abandoné completamente el sonido, por las razones que os cuento a continuación.

Según iba haciendo la carrera, y más en mi caso que la hice por vocación, comencé a expandir mi cabeza hacia muchas otras materias de conocimiento, a la par de seguir profundizando en el mundo del audio. Derepente todo el halo de misticismo que rodeaba al mundo de las producciones sonoras y su tecnología, se empezó a disipar, y empecé a ver que no hay tanto de etéreo y mágico. En mi opinión personal, me llego a parecer algo relativamente sencillo, a lo que mucha gente le añadía sus pizcas de magia, porque sino, no hay forma de venderlo como la repolla (mujer del repollo).

Mi mente empezó a volar, y al igual que todo el mundo, la mente siempre vuela hacia nuevos retos, hacia cosas que no entiendes, hacia cosas más complicadas, y algo así me sucedió. Si bien es cierto que el mundo del audio es muchísimo más de lo que trato de abarcar muchas veces en mi blog, los conocimientos teóricos que una persona normal necesita para cumplir como técnico no son como para escribir una enciclopedia. Puedes sumergirte en el mundo del audio hasta casi el infinito y gastar toda una vida en entender lo que hay detrás de todo esto, pero lo que es el audio cotidiano, el que cualquier persona puede necesitar en su vida laboral como técnico, son cuatro cosas. Una vez que entiendes esas cuatro cosas a nivel de funcionar como técnico de sonido, el audio en si deja de tener emoción.

Bueno que me disperso, recuerdo una vez, de esas que me llamaron para reemplazar al técnico principal, era para cubrir un evento de televisión, dos micrófonos, una mesa de mezclas (yamaha pm5d) un sistema inalámbrico y ya está. Yo fui allí, pues eso, conexiones en directo con un redactor cada X tiempo y poco más. Entre conexión y conexión, descubrí algo que me iba a marcar en mi vida, y fue una terrena. Una terrena para aquellos que no lo sepan es una unidad transportable (camioneta) con una antena parabólica, con la cual se sube la señal del directo a un satélite, y luego se baja del satélite en un destino, para o bien grabar la señal o bien para explotarla en directo (emisión). El caso es que por aquella época yo estaba con una asignatura en la cual estábamos dando todo eso de forma teórica, pero yo jamas lo había visto en la práctica, así que me flipó, me flipó muchísimo, tanto que pensé “a la mierda el audio”, me piré de mi puesto de la unidad móvil y me lié a preguntarles mil cosas a los técnicos de la terrena. A partir de ese momento empecé a entender muchos de los conceptos que había aprendido en clase, todo empezaba a tener sentido, y se abría un mundo completamente nuevo para mi, algo con bastante más chicha que el audio, algo que parecía de películas del futuro y me enganchó, tanto, que desde hace más de 10 años, no he parado de aprender acerca de esto, y es una de las cosas a las que he dedicado parte de mi vida profesional desde entonces.

Lógicamente cuando tu te dedicas a este tipo de menesteres (que no es que tengas que ser Einstein, pero que tiene mucha más miga que el mundo del audio), y alguien te pregunta que si se pierde mucha calidad por usar un patch en mitad de su cadena de audio, te empiezas a descojonar, y piensas “pobrecillo…”. He visto terrenas subir a un satélite sin visión directa, simplemente usando el rebote de un edificio, o usando un hueco entre edificios, sin ningún tipo de parpadeo o titubeo por parte del técnico, cosas que alucinas cuando las ves que funcionan, y que muchas veces ni te explicas cómo funcionan. Sin embargo tu estas rallado porque crees que en tu patch (siempre que este en perfecto orden de funcionamiento) se está perdiendo un 0.001% de la calidad del audio. No lo digo con menosprecio, lo digo para que entendáis que muchas veces, las cosas por las que nos rallamos en el mundo del audio, son autenticas chorradas en comparación a problemas que pueden surgir en otras profesiones y que ni siquiera se le da la mitad de la importancia que nosotros le damos a muchas de nuestras ralladas. Pero lo entiendo, la obsesividad y el falso perfeccionismo nos lleva a tratar de buscar el santo grial del audio.

El caso es que yo estaba en la unidad móvil, aburrido de hacer directos, y después de un rato dije, ” bah, que le den por culo, esto es un rollo…” y me fui tan pancho a la terrena, ya que era un mundo nuevo para mi, y quería ver como funcionaba y como lo hacían todo. Dejé la mesa en piloto automático, y me pasé de listo, pensé que la mesa era capaz de hacerlo todo sola, que no se me necesitaba a mi allí, ya que había dejado todo preparado, salidas matrizadas, canales con limitadores y ecualizadores, para que cuando el redactor enchufase el micrófono, ya pudiesen hacer el directo del tirón. Así que me fui a la terrena tan contento para ver como funcionaba todo eso.

Cuando volví, el jefe técnico de la unidad vino todo mosqueado a mi, me dijo que dónde cojones estaba, que el audio había saturado en todo momento y que porque no había estado pendiente. Le dije que el audio no podía haber saturado porque tenia un compresor en cada canal, me dijo que le importaba un carajo, que aquello había saturado y punto. Yo me fui también cabreado a mi mesa, cabreado como un niño pequeño porque él llevaba razón y yo no quería asumir que me había pasado de listo. Y es que lo peor que puedas hacer en la vida es pasarte de listo y no asumir tus cagadas. La causa de la saturación fue muy simple, los redactores/as cuando hacen los directos, no guardan siempre la misma distancia de la boca al micro, no hacen siempre los directos con la misma energía vocal, varía, y como tal tienes que estar tu allí, variando la ganancia del micrófono para adecuarlo a la situación. La saturación en ese caso no vino por el digital, los compresores actuaban perfectamente, el que no había actuado bien fui yo, que me pire y deje la ganancia del micro puesta en la posición del directo de antes, haciendo que se saturase en el nuevo directo. Pues eso, me pase de listo, y esa saturación me salió muy muy cara, no me volvieron a llamar.

 

Pero esta no es la única saturación cara, de hecho existen dos saturaciones, la barata y la cara. La barata es la que podemos hacer cualquiera de nosotros, la cara es la que solo unos cuantos saben hacer y valen lo que valen porque no lo hace cualquiera.

– Que tonterías dices Rober, no entiendo nada, ¿a qué te refieres?

Me refiero a que cuando tu compras un equipo con imperfecciones tu pagas en función de lo buenas que sean esas imperfecciones, por lo bien o por lo mal que suenen las imperfecciones de ese equipo. ¿Que gracia no? pagar por imperfecciones, es como si pagas porque te traigan el entrecot quemado, pues así somos los del mundo del audio.

Hubo una epoca de mi vida que me dediqué a arreglar ámplis de guitarra, y lógicamente una vez que los reparaba, los probaba una hora. En ese momento me di cuenta de que no todas las saturaciones son iguales, y precisamente las saturaciones más dulces a los oídos son las que más valen, y es que aunque no lo creas, domar una saturación y darle un punto agradable al oído no es nada fácil, tienes que dar con el punto, por ejemplo en los amplis de guitarra, con circuitos de ecualización óptimos.

Pues eso, yo cogía los amplis y los probaba, había algunos que sonaban a puto culo y otros sonaban realmente maravillosos. Los dos saturaban, pero no saturaban de la misma forma, unos sonaban fatal y otros sonaban fenomenal. Y es que lo fácil es hacer que una válvula o un transistor sature, lo difícil es hacer que esa saturación haga que se te caigan los huevos al suelo en lugar de llevarte las manos a las orejas.

Hay gente que piensa que hacer un previo cristalino es lo más complicado del mundo. Bajo mi punto de vista esto ya no tiene misterio, hay ya tantos diseños y tan buenos en el mundo del audio, que a poco que uses alguno de ellos te va a sonar totalmente cristalino. Está claro que siempre hay marcas que nos sorprenden, con un grado de transparencia, que nos deja perplejos, la nitidez, la fidelidad, en algunos casos es incluso de laboratorio de doctor bacterio, pero por norma general, el buscar un grado de transparencia en un equipo a día de hoy no es algo que sea como mandar un hombre a la luna.  Hace 50 años, conseguir un previo cristalino, era prácticamente imposible, hoy en día es relativamente fácil.

Sigamos con el tema que nos incumbe, pensemos en API, las alinealidades que presenta son debidas a la interacción entre el operacional y el transformador. Vale, parece fácil, cogemos un operacional y un transformador y los conectamos, y no suena a API, joder ¿por qué? ¿no era solo un operacional y un transformador? Sí y no, es un operacional y un transformador pero no cualquiera, es un operacional diseñado por API, y un transformador bobinado especialmente para ese operacional y ahí ya dependen del tino que hayan tenido al diseñar el operacional y los materiales empleados en el transformador.

Podemos crear el API Audioforo MKI, una tarde nos reunimos unos cuantos, en plan fiesta de frikis, nos ponemos a trastear y hacemos el previo audioforo. ¿Es un previo no? ¿y funciona bien no? ¿y satura como todos no? bueno pues seguramente no podamos venderlo al precio de un API, ¿por que? pues porque no suena a API, porque cuando saturamos nuestro previo no suena tan chuli como el API. Aun hay gente que creen que los clones suenan exactamente igual que los equipos a los que clonan, nada más lejos de la realidad, arrímate al equipo original de hace 40 años y arrímate luego a la reedición, y te aseguro que igual, lo que es igual, no suenan, aunque se haya fusilado el esquema. Hay cosas que no se pueden clonar, por ejemplo el comportamiento de los componentes de hace 50 años.

Me gustaría volver al tema de los amplis de guitarra, que es donde puedes alucinar con las diferencias que hay. Tu vas a una tienda de guitarras, y pides probar dos amplis de guitarra de alta ganancia, tu eres un metalero y quieres quemarles las cejas a los que se pongan enfrente del ampli. El dependiente de la tienda te saca dos amplis, un Mesa Boogie y un Peavey. Enchufas el Peavey empiezas a dar cera, y aquello suena a chicharra total, suena como un metal zone y piensas, ¿pero qué cojones es esto?. Enchufas luego el Boogie, hostia que bonito, que bien suena, que distorsión más chula, que guapa.

Te acercas al dependiente y le dices,

– Perdona, ¿cuanto vale el Boogie?

– 3000 pavos

En ese momento se te cae la polla al suelo y le respondes

– No tengo tanto

– Bueno pues llevate el peavey que vale 1500 pavos

– Pero es que ese suena a metal zone.

Aaaaaamigooo acabas de descubrir que el hacer que una saturación sea bonita es un arte y que eso cuesta dinero.

Ya para terminar, que tienes que estar harto de mi, cuando tu pagas 3000 euros por un Neve de hace 40 años, ¿por qué lo pagas? ¿Por tener un previo o por tener un previo cuyas alinealidades son bonitas al oído? Si quieres un previo, un Presonus te vale perfectamente, otra cosa es que tu quieras además un determinado sonido, un sonido agradable al oído, un sonido que cuando sature te cree sensaciones, en este caso seguramente el Presonus no te valdrá porque la saturación de un Presonus no es que sea precisamente agradable en la oreja, entonces cuando tú pagas 3000 euros por un previo, tú estás pagando 3000 euros por unas imperfecciones agradables, es como el feo o la fea atractivos.

¿A que no sabe de la misma forma, la carne cuando se te quema un poco en unas brasas de leña a cuando se te quema en la sartén? Pues eso que existen saturaciones caras y saturaciones baratas, y tu como usuario final eres el que debes decidir si pagas 3000 euros por un previo, cuyas imperfecciones te suenen bien.

 

1 Comentario

  1. Pues en muy buena parte tienes razón, pero no en la parte de los clones.
    Si tienes razón en aparatos que llevan componentes echos en exclusiva por y para ellos, pero, precisamente en el mundo de la guitarra, hay miles de clones que superan con creces a los originales.
    Yo mismo he hecho varios clones de TS808 que vapulean al original, o he mejorado originales cambiando 4 condensadores de chichinabo por unos buenos componentes
    También entiendo que un condensador que a mi me sale a 15 céntimos, me importa un comino cambiar 10 en un pedal, pero entiendo que Ibanez, si pone esos mismos condensadores por 1 o 2 céntimos, está ganando ya en materiales millones de €s en una campaña.
    Y ya ni te cuento en los amplis de toda la vida, que aún gastándote una pasta en unos trafos que le dan mil vueltas al original y poniendo los mejores componentes que puedes encontrar, no te salen ni a la tercera parte de lo que cuesta uno de las grandes marcas. Y no me digas que no tienen más que amortizado el I+D de amplis diseñados en los 50s, 60s y 70s y sin ofrecer nada nuevo te siguen cobrando una pasta, o incluso sacan los modelos “Custom” aprovechándose del I+D de miles de Diyers que a lo largo de los años han estado modificando estos aparatos para sacarles un mejor rendimiento que el que sacaba su fabricante
    Por lo demás, bastante más que de acuerdo
    Gracias por el blog

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here