Construcción de un home studio: Tela con las telas

0
438

En las últimas semanas me he dedicado a buscar telas con las que forrar los módulos acústicos que estoy haciendo. La verdad es que el tema de las telas es algo que está tan poco documentado en internet, que para entender que tela es la que necesitas puedes emplear unas cuantas (muchas) horas. Más o menos para que os hagáis una idea me tiré cerca de una semana a ratitos libres informándome acerca de las telas.

Pero ¿porque tan poca información en internet?¿Es tan difícil realmente el tema de las telas como para que no haya documentación? ¿Es realmente un tema tan oscuro?. Bueno la realidad es que el tema de las telas es un tema que una vez que lo entiendes es sumamente sencillo y por esta circunstancia es por la que realmente no hay casi documentación en internet. Sin embargo, para llegar a entenderlo, he tenido que consultar algunos foros, algunos fabricantes y sobre todo me he leído algunas tesis universitarias acerca del comportamiento acústico de las telas.

Cuando tu te has currado tus módulos y funcionan de puta madre, lo que menos quieres es que su efectividad se pierda por una mala elección de las telas. Cuando termines de leer esta entrada a mi blog, espero que el tema de las telas ya lo tengas más que claro, y espero poder disipar todas las dudas que sobre todo este tema te hayas podido plantear alguna vez.

Para empezar me gustaría lanzar algunas preguntas, que por supuesto yo mismo contestaré:

¿Es importante la elección correcta de las telas? Sí

¿Es importante la elección correcta de las telas? No

¿Se puede perder eficiencia si elijo mal las telas? Sí

¿Se puede perder eficiencia si elijo mal las telas? No

¿Me vale cualquier tela para mis módulos? Sí

¿Me vale cualquier tela para mis módulos? No

¿Se fabrican telas especiales para acústica? Sí

¿Se fabrican telas especiales para acústica? No

¿Tienen algun funcionamiento acústico las telas? Sí

¿Tienen algun funcionamiento acústico las telas? No

 

Joder que rallada no, ¿me he vuelto loco?, no por el momento, pero el tiempo dirá… El caso es que las preguntas anteriores se responden mejor con un “depende”, y es aquí donde las cuatro pistas que te voy a dar a continuación te van a servir para responder por ti mismo las preguntas, dependiendo de tu caso.

Lo primero que has de saber es que las dimensiones de cualquier objeto acústicamente hablando se definen en función de la longitud de onda de las ondas del campo acústico en el que está sumergido ese objeto. Es decir tu recinto acústico  es grande o pequeño en función de las señales que en él reproduzcas. Si tu trabajas con ultrasonidos en una cámara de 1 m x 1 m para estudiar la directividad de los haces de un murciélago, pues se puede decir que tu recinto es grande. Si tu te dedicas a grabar bombos cuyas frecuencias bajan por debajo de 40 Hz, un recinto de 3 m x 3 m pues es pequeño.

Lo segundo que has de saber es que un objeto se presenta como un obstáculo dentro de un campo acústico, si su tamaño es comparable con la longitud de onda de las ondas que impactan sobre él. Por ejemplo, un murciélago que emite ultrasonidos, con longitudes de onda de 1 cm, las hojas de los arboles, con un tamaño por ejemplo de 5 cm, son un obstáculo en la propagación de las ondas del señor murciélago. De hecho, el que casi todo lo que le rodea al murciélago sea un obstáculo para sus ultrasonidos, le viene de perlas, porque así se asegura que cualquier onda que impacte en un mosquito o sucedáneo volverá hacia él, haciéndole saber de esta forma dónde esta su cena. Supongamos ahora no la hoja, sino el árbol entero, un árbol entero con un ancho de la copa de 2 metros, y una altura de 3 metros. Imagínate que eres tan “cool” que lo plantas en mitad de tu sala de grabación, como un icono a la lucha por la perpetuidad de la selva del amazonas. Bueno pues cuando tu bombo, está generando frecuencias de 30-40 Hz, y estas ondas llegan al árbol, las ondas rodearán el árbol, tranquilamente y continuarán su recorrido, puesto que su longitud de onda es notablemente mayor que las dimensiones del árbol.

Esta idea de que las cosas son grandes o pequeñas en función de las longitudes de onda de las ondas que sobre ellos impactan se ve claramente cuando en un estudio de grabación se inclinan paredes para eliminar ecos flotantes o modos axiales entre paredes. La inclinación de la pared y por tanto la separación que sobre la supuesta horizontal o vertical tiene, hace que para determinadas longitudes de ondas, la pared se muestre como una pared recta o como una pared inclinada. Si se conoce el ángulo de la pared inclinada, y la proyección de la pared, se podrá conocer cuánto se separa la pared respecto a la pared teórica. En la siguiente figura, que he sacado del gearslutz, una pared inclinada un determinado ángulo, con una determinada proyección, se separa de la pared teórica una distancia “b”.

Dependiendo por tanto de esta separación respecto a la pared teórica, las ondas que en ella impacten verán esta pared como una pared inclinada o una pared recta. La realidad es que en general, las paredes inclinadas son efectivas para destruir ecos flotantes en medias y altas frecuencias, ya que para que una onda con frecuencia baja perciba esta pared como inclinada o bien la pared tiene una gran angulación, o bien la pared es tan sumamente larga, que en el extremo de la pared, la separación respecto a la pared recta teórica, es del orden de metros. Esto en techos es ideal, sin embargo en paredes es una lata, porque te comes todo el espacio.

¿Bueno y de que nos vale todo este rollo? Pues nos vale para que entendamos, que una tela se nos presentará como un obstáculo acústico o no para nuestros módulos, en función de las dimensiones de la tela y la distancia entre sus poros. Como norma general, dada las porosidades de las telas, y su espesor, una onda de 340 Hz, con un longitud de onda de 1 metro, pues poco más que se va a descojonar cuando vea la tela. Sin embargo una onda de 10 KHz, con una longitud de onda de 3,4 cm, el espesor de la tela (sobretodo) y la distancia entre los poros, puede ser que se presente como un obstáculo para la onda, haciendo que no penetre del todo en el sistema y parte de la energía se refleje por el camino en el que ha venido, lo cual estaría haciendo que nuestro sistema pierda eficacia.

¿Qué significa esto? Pues que tu tendrás que seleccionar la tela, en función del sistema que estés implementando. Por ejemplo, si yo estoy haciendo un sistema para mejorar de una forma muy simple la inteligibilidad de la palabra en una sala, y para ello introduzco cinco centímetros de material poroso pegado a la pared, para que actúe absorbiendo energía desde 1000 Hz hacia arriba, pues yo me cuidaría de elegir una tela que no se presente como un obstáculo para las ondas que llegan a las paredes, por ejemplo con una tela muy porosa. Sin embargo, si yo quiero implementar sistemas que controlen los primeros modos de un recinto grande, entre 40-200 Hz, pues podría usar hasta una tela con un poro mínimo ya que en este caso y debido a las longitudes de onda de las ondas que llegan a cada sistema, el espesor y porosidad de la tela, no va a ser significativa en el funcionamiento del sistema.

Te contaré el ejemplo de Eduardo Pastor, que es un tipo que me cae muy bien. Eduardo basa su acondicionamiento acústico principalmente en resonadores Slat (Helmholtz) y lo que trata de hacer es actuar sobre los modos propios del recinto modos que lógicamente se sitúan en bajas frecuencias. Cuando tu coges una de las telas que usa Eduardo y la miras a tras luz, la tela realmente deja pasar poca luz, es decir es poco porosa, sin embargo sus sistemas funcionan perfectamente, ¿porque? porque para las bajas frecuencias a las que trabajan, la tela no es obstáculo alguno.

 

A partir de ahora, te voy a hablar de telas porosas, y de eleccion de telas. ¿Y para quién vale toda la morralla que viene a continuación?, pues va a valer para gente que en su diseño acústico ha incluido elementos cuyo margen de trabajo esté por encima de 2000 Hz, como puede ser por ejemplo absorbentes de amplio espectro. Si en la acústica de tu estudio, solo tienes elementos que controlan las bajas frecuencias, no creo que le tengas que dar tanta importancia a las telas, escoge la que más te guste o la más barata.

Sigamos, si estás implementando sistemas de amplio espectro, o sistemas con frecuencias de absorción por encima de 2000-3000 Hz, te interesa escoger una tela porosa para que las ondas traspasen la tela y se absorban en el interior del sistema. Como tal no existen telas que se hagan con fines acústicos, salvo aquellas que presentan un sistema de laberintos internos para producir pérdidas en ellas. No recomiendo para nada el uso de estas telas, deja que sea tu sistema el que absorba la energía y no la tela. Pero que quede claro que no se fabrican telas especificas para forrar los módulos, y lo que se suele hacer es elegir telas corrientes para tapizar, en función de los módulos que estemos haciendo.

Para elegir la tela lo que se hace es ver cuanto de porosa es, y si nos vale esta porosidad para el rango de frecuencias de nuestro sistema. Cuantas más frecuencias agudas tengan que traspasar nuestras telas, más porosas deberán ser estas

Existen tres formas de comprobar cuanto de porosa es una tela:

  1. Mirar a tras luz de ella. Este metodo es el primero que use yo para descartar telas más y menos tupidas, no es el mejor, puesto que la tela puede tener perdidas en su interior, o puede mostrar determinada resistencia al paso del aire. Pero es interesante para de primeras si tienes un catalogo con 50 telas centrarte solo en 10
  2. Echarte un cigarrito. Este truco me lo enseñó Eduardo Pastor, puedes hacerlo con un cigarro o con un palito de incienso. Básicamente se trata de ver cuanto humo del que produce el cigarro pasa a través de la tela, para ello enciendes el cigarrito y pones la tela encima, si pasa mucho humo, la tela es muy porosa, y cuanto más se asemeje la forma del humo a ambos lados de la tela, pues mejor
  3. Pegarle un soplido. Este truco me lo enseñó Jose Almagro y se trata de pegar la tela a los labios y soplar a través de ella, para comprobar cuanta resistencia ofrece la tela al paso del aire. En principio el método es muy sencillo, y no es necesario un anemómetro en el otro lado de la tela. Es tan simple como coger varias telas y soplar a través de ellas. En algunas notarás una ligera resistencia para que el aire pase al otro lado, teniendo que soplar más fuerte, en otras el aire pasa aunque soples muy poco. Este método tiene una cosa muy cachonda, la primera tela que probé, cumplía las dos premisas anteriores, sin embargo cuando soplaba, notaba que el aire salía más caliente de lo que entraba. Al principio pensé que era fruto de que se calentaba en mis pulmones, pero tras probar varias telas y ver que solo pasaba con esa, me di cuenta que la tela por si misma ya tenía pérdidas. O dicho de otra forma, era porosa, y dejaba pasar el aire, pero en su interior se producían perdidas por el rozamiento, lo que hacía que se calentase el aire. No os recomiendo una tela con perdidas por si mismas o con una resistencia al flujo alta, os recomiendo una tela que deje pasar el aire fácilmente y que no se produzca perdidas en ella.

Si tu tela verifica estas tres condiciones es suficientemente porosa para tus módulos.

Bueno pues os voy a explicar como lo hice yo, para que una persona que se encuentre en una situación similar pueda seguir mis pasos y ahorrarse tiempo.

Cuando empecé con todo esto de las telas, lo primero que me di cuenta, es que si bien existen muchos fabricantes de telas, realmente no se si es que no hay posibilidad de fabricar muchas telas diferentes o si existen unos fabricantes globales, pero las mismas telas me las he encontrado en diferentes fabricantes. También para ahorrarte tiempo, te diré que cuando vayas a elegir una tela, no emplees más de una tarde, es decir no te vuelvas loco queriendo probar todas las telas del mundo, porque lo único que tienes que ver es que su porosidad te vale para tu sistema y telas diferentes pueden tener la misma porosidad. Mi consejo es que contactes con un fabricante de telas y consigas su muestrario, es interesante que el fabricante tenga una amplia gama (50 telas o más). Una vez que tengas el muestrario, tienes que hacer una primera criba mirando simplemente a tras luz, si ves más o menos a través de ella, la seleccionas, si no ves nada, pasas a la siguiente. No te llevará más de 10 minutos y de las 50 telas te quedaran más o menos 10. Una vez que tienes las telas preseleccionadas, sacas un cigarrito o bien le pegas un soplido, y te quedas las 2-3 más porosas. El último paso es llevarte unas muestras de las 2 o 3 que hayas elegido y mirar a ver como quedan los colores de cada una de esas muestras en tu estudio. El proceso no te llevaáa más de 3-4 horas, si tardas más, es que te estás rallando con algo que no merece la pena.

Yo hice lo siguiente, me fui directamente a los fabricantes de módulos acústicos y vi que telas montaban. Por ejemplo GIK o RPG montan las telas de Guilford of Maine y Camira y pensé: “si esta gente monta estas telas, es que estas telas funcionan para lo que quiero”.

Guilford of Maine, fabrica en EEUU, y sirve a GIK y RPG que están en EEUU. Camira esta en Inglaterra y sirve a GIK y RPG que están en Europa. Por esta razón me fui directamente a por Camira.

Este fabricante es realmente interesante porque tiene muchas telas para elegir y te envían muestrario a tu casa (desde UK), con lo cual tu puedes hacer la prueba de cigarros, soplar y probar los colorinchis con total comodidad. Lógicamente no te van a enviar sus más de 50 telas, pero si te pueden enviar 12 o 15. La cuestión es que la primera criba que tienes que hacer es  escoger de su web todas las telas que son susceptibles de ser montadas en panel, ya que es donde las vamos a montar, en un panel, aunque vayan montadas sobre la pared, este tipo de montaje en vertical se conoce como panel, el resto no son aconsejables.

Camira tiene unas 10 telas para panel y yo las pedí todas, y una vez que me llegaron ya apliqué la primera criba, que es la de mirar a tras luz y me quede de un plumazo con solo 3 telas

Las telas que pedí fueron:

  • Cara (1)
  • Lucia (1)
  • Sonus
  • Racer (2)
  • Castillo (1)
  • Nexus (2)
  • Fiji (1)
  • L2 (1)
  • Blazer Lite
  • Synergie 170

Y las preelegidas fueron:

  • Cara
  • Castillo
  • Nexus

Al lado de cada tela he puesto un numerito, y este numerito se refiere a una clasificación que hice de las telas en función de su similitud.

Con el número (1) identifiqué las telas que tienen una forma de fabricarse que se llama plain weave. El tipo de tejido que se consigue con este tipo de fabricación es un tejido muy querido entre la gente que forra módulos de acústica o paredes, ya que una vez que se trenza el hilo, el patrón resultante es como el de la siguiente figura. Si escoges este tipo de trenzado, con hilo gordo, la tela te valdrá casi con total seguridad

Si os fijais en el patrón, el tipo de trenzado hace que proliferen poros de una forma totalmente natural, de tal forma que cuanto más gordos son los hilos que van trenzados, el poro es más grande y deja pasar más aire. Este tipo de telas es muy usado para módulos, ya que se hace con un hilo de poliester y un trenzado muy sencillo que cualquier áaquina puede fabricar. Las más conocidas en el mundo del audio son las de Guilford of Maine modelo FR701 y de Camira los modelos Cara y Castillo. Estas telas suelen costar menos de 10 euros el metro lineal con un ancho por metro lineal de 1,7 metros. Las telas Cara y Castillo son iguales, salvo que la Castillo está hecha con polipropileno y es resistente al fuego, costando algo así como 15 euros.

Las telas Lucía, L2 y Fiji, son similares a las anteriores, pero al tener el hilo más fino, el poro es mas pequeño y deja pasar menos aire. En la gráfica que os he puesto al final, se comparan las diferentes absorciones de las telas de Camira y podéis observar la diferencia entre la Cara/Castillo con un hilo más gordo y por tanto un poro más grande, con las Lucia,L2 y Fiji, de hilo estrecho y poro estrecho por tanto.

Este trenzado que os he mostrado es el típico trenzado que se utiliza en los sacos o en las telas que se hacen con Yute. Por esta razón hay gente que utiliza telas de saco para forrar sus módulos. Aprovecho la siguiente imagen de una tela de saco para haceros notar, que el buscar una alta porosidad o muy poca tupidez, es una estupidez. La tela se pone para tapar lo que hay dentro de ella, si la tela es muy poco tupida, se va a poder ver lo que hay detrás, así que vas a tener que llegar una solución de compromiso entre porosidad para que pase el aire y porosidad para que no se vea lo de detrás.

El segundo grupo que he denominado con el número (2) pertenece al conjunto de telas denominadas técnicas. Estas telas no se fabrican de una forma convencional, y realmente desconozco como se hacen. Por lo que he visto de estas telas, es como dos matrices o patrones de tela que se pegan entre sí, cada una de las telas poseen un determinado nivel de porosidad y la porosidad total depende del solape de los poros entre ambas matrices. Estas son mis favoritas, y realmente son las más caras, pero yo que soy un tipo de morro fino, no me iba a contentar con una simple tela de saco. En este tipo de telas, los precios pueden oscilar desde 20 hasta 50 euros, aunque en honor de la verdad, por muy fino que tengas el morro, una tela de 25 euros tiene un poro más que suficiente, aunque veas telas más porosas por 50 euros. Y este punto es muy importante y quiero que quede bien claro, la idea no es buscar la tela más porosa que se pueda, porque sino jamás se terminaría de probar telas, hay que buscar una tela que sea porosa, que funcione bien y que su precio no se dispare. Piensa que la tela más porosa podría ser la de un visillo o no poner tela directamente, pero esa no es la idea. La idea es encontrar una tela porosa que se adecue a tus propósitos.

El resto de telas que no tienen número, son telas que de por si no las puedo englobar dentro de un grupo, cada una es de su padre y madre, pero realmente tampoco son muy interesantes, por lo que yo he podido probar.

A continuación os muestro unas gráficas de la absorción que se produce en diferentes telas de Camira. Lo interesante es que la tela absorba lo menos posible y deje pasar cuanto más aire mejor, como podéis observar, según se va a aumentando la frecuencia, comienza a aumentar la absorción.

 

 

Para ir terminando os comento que para mis módulos he escogido la Camira Nexus. Esta tela la escogí porque es una buena solución de compromiso entre espesor, porosidad y precio (es muy fina, muy porosa y no es muy cara). Había telas más porosas, que también eran más caras, para lo que yo necesito, con esta tengo suficiente.

 

Os dejo dos fotos muy graciosas, para que veais a través de la tela, como se ve el ordenador y el articulo que estoy ahora mismo escribiendo.

 

Y creo que no tengo mucho más que contar acerca de las telas. ¿Ahora que ya sabes un poco más de telas, te atreverías a responder a las preguntas que formulé al principio?

Para terminar os dejo unas minilecturas de la página de Guilford of Maine y de Camira, no son la panacea, pero por echarle un ojo no vais a perder mucho tiempo

Blog de Guilford

WEB_UK Acoustic Brochure_V4-AUG-17

P.D: Hablando con Eduardo Pastor, me comentó que debería insistiros en que la tela ha de ir montada sin muletón, en aquellas caras en las que el sistema posee su funcionamiento acústico

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here