¿Qué me compro un Porsche o una SSL?

4
537

Treinta mil euros y un dilema. ¿Qué me compro un Porsche o una SSL?.

Hoy en día si tienes 30.000 euros, te puedes comprar una SSL o un Porsche, y la verdad es que ambas ideas me seducen desde hace mucho tiempo, pero pensándolo fríamente creo que no me compraría ninguna de las dos cosas, y no porque no disponga de los 30.000 euros, sino porque simplemente no podría mantenerlos.

Hoy en día, si ahorras, puedes comprarte una SSL por 30.000 euros, lo cual hace 20 años era impensable, ya que estas mesas costaban del orden de un millón de pesetas por canal, 32 canales, 32 millones de pesetas, lo mismo que mi casa y encima no puedes vivir dentro de la SSL. Lo mismo 30.000 euros te parece una sobrada, pero si te dicen que esa mesa costó 200.000 euros ( 32 millones) hace 20 años, lo mismo ya no te parece tan caro.

La cuestión que os quiero tratar de transmitir es la de, que si bien para cualquier pajillero del audioporno, esta podría ser la oportunidad de su vida de tener una mesa emblemática, quizás también puede ser la oportunidad de su vida de entrar en un profunda depresión.

Lo primero que tienes que pensar es que nadie da duros a pesetas, si alguien te vende una mesa por una sexta o septima parte del dinero que costaban es porque esa mesa lógicamente no está como para pedir más, no porque ya esté amortizada, no te engañes, es porque no pueden pedir más, si pudiesen pedir más, lo pedirían. Ellos no son tus amigos, ellos no son filántropos, no son los monaguillos de la parroquia, son gente que quiere hacer una transacción económica y de la cual esperan sacar lo máximo posible.

Con esto de la moda del analógico y de las mesas vintage, ha habido mucho listo que se ha subido al carro de vender autenticas chatarras y mierdas que no hay forma de hacerlas funcionar. Con lo cual es exactamente lo mismo que abrir la ventana y empezar a tirar los billetitos por ella, mientras ves como la gente se agolpa abajo. Con esto no digo que todos los que se dediquen a esto sean gente chunga, pero sí está claro que hay algunos listos que han hecho de la chatarrería su estilo de vida, y se dedican a andar por la fina línea que separa a la gente con principios de la gente sin moral, llegando en algunos momentos a traspasarla.

Lo primero que debes saber es que una mesa analógica, conlleva unos gastos de mantenimiento, que si no estás dispuesto a correr con ellos, es mejor que no te la compres. Hoy en día existen soluciones igual de buenas y sin tanto mantenimiento, por un precio similar o inferior. Está claro que no serán una Neve o una SSL, que no tendrán un previo, ecualizador de 4 bandas, compresor por canal y puerta de ruido, junto a un montón de buses, grupos, auxiliares, etc… pero créeme, no necesitas un compresor por canal, ni 4 bandas de ecualización por canal, ni 8 auxiliares ni 32 buses, en un entorno híbrido como es una mesa analógica y un Protools, hay muchas de las cosas que las puedes hacer dentro del Protools ahorrándote un buen pico de dinero, adquiriendo una mesa que por esos 30.000 euros está en muchísimo mejor estado, aunque no sea una SSL y no tenga tantas cosas, pero al menos funcionará, que es lo primero que esperas de una mesa.

Las mesas de mezclas, cuanto más complejas son, más dificil y costoso es su mantenimiento, si tienes algo de idea de electrónica, con una mesa simple te puedes hacer tú el mantenimiento, con una mesa compleja, vete preparando el teléfono de Kahayan y dinerito, porque barato no va a ser, y eso si tiene hueco para ti, porque siempre anda liado con decenas de encargos y mantenimientos.

Hace muchos años tenía un amigo, ya no se que será de su vida, le perdí de vista en la carrera. El caso es que el tipo estaba mogollón de flipado con los Porsche y siempre quiso uno, hasta que se compro, un 944 (creo recordar) del año 81 por 2000 euros. “Hostia tío, que flipe, me he comprado un Porsche por 2000 euros” decía el muy pánfilo. La realidad no es que hubiese comprado un Porsche por 2000 euros, la realidad es que había comprado un sumidero de dinero, un agujero negro que atraía todos los billetes y desaparecían en él. Creo que jamas consiguió hacer andar el coche más de dos días seguidos, y casi todos los meses, lo tenía que llevar a un tío, que entendía de esos coches y conseguía repuestos para arreglarlo. Lo que en principio fueron 2000 euros, se convirtieron en poco tiempo en 10.000 euros entre piezas y mano de obra, y aun no había terminado de arreglarlo. Poco más supe de ese coche, y de mi compañero, fue de esas personas que paso por la universidad porque no sabía que hacer con su vida.

Hace poco tuve una experiencia muy negativa que me hizo replantearme nuestra tontería con las mesas analógicas, estuve a punto de comprar una mesa del año 78, muy cuqui, muy vintage y muy reventada. Seguramente hubiese conseguido arrancarla, pero la dificultad a la hora de encontrar sus repuestos y su alto precio, me hizo replantearlo. A todos nos molaría tener una SSL o una Neve, a todos nos gustaría tener una mesa del año 76 y que se nos llene la boca hablando de su mojo vintage, pero cada uno debe valorar si está dispuesto a pencar con los contratiempos que este tipo de productos tiene. Si a ti se te jode el ordenador del Protools, sacas las tarjetas, te compras otro ordenador y a correr. Si a ti se te jode la fuente de alimentación de la mesa, vente yendo al cajón de los lexatines, porque la taquicardia está cercana.

Mi consejo, si realmente quieres una SSL, gastate los cuartos en ella, vete a por una SSL de las que vale 80.000 euros, de las que solo han tenido un propietario, de las que solo han estado en un estudio, de las que han tenido su mantenimiento periodico y esta por tanto lista para funcionar perfectamente desde el primer día. No te compres una mesa solo porque esté barata y es el sueño de tu vida, que al final lo barato sale caro. Las mesas de chatarrero, léase mesas que han tenido múltiples dueños, sin un mantenimiento digno, que han sido descuartizadas y montadas en diferentes chasis, suelen ser mesas que dan más penas que alegrías.

Las mesas de mezclas analógicas, requieren de un mantenimiento periódico, si tienes los huevos de vacilar que tienes una mesa de 64 canales analógicos, tienes que tener los huevos también de tener la mesa en perfectas condiciones de uso, todos los canales funcionando, potes, interruptores y fader totalmente limpios, es decir lo que se pide cuando alguien te paga por un producción. Ahhh espera, que las producciones ya no son lo que eran, que ya no dan tanto dinero, y entonces ya no se puede invertir tanto dinero en el mantenimiento de una mesa. Pues entonces en ese caso, a lo mejor es que no te puedes permitir esa mesa. Bajo mi punto de vista creo que es mejor tener una mesa más modesta o trabajar directamente en Protools, antes que tener una mesa que te saque las vergüenzas al aire, que cada vez que toques algo de la mesa, el productor se te quede mirando con cara de “en serio???”.

Es mi reflexión de hoy, que como siempre es propia e intransferible!!!

Buen fin de semana.

4 Comentarios

  1. Hace tiempo que pienso que estos grandes “tableros” están destinados a desaparecer. En PureMix se ven a muchos de los grandes ingenieros que han mezclado durante toda su carrera con grandes consolas y ahora los tienes haciendo honores y prefiriendo al Pro Tool, los plugins y como mucho un poco de outboard. Buena acústica, micros y monitores, y si te sobra dinero…a por el Porsche.

    • Ummmm, bueno… yo abogo por un termino medio, ni todo analogico ni todo digital. Desde luego en digital se puede hacer todo… pero no me llega a sonar del todo igual. No obstante puedes tener un sistema que sea lo mejor de los dos mundos, un hibrido.

      En cualquier caso por 30.000 euros que puedes conseguir una SSL tocadisima, creo que tienes otras mesas, no con tanto renombre pero seguramente en mejor estado de conservacion.

  2. Acertadísima reflexión como prácticamente siempre.
    Además, muchos frikis estoy seguro que tienen sueños húmedos con algunos de los míticos mastodontes de estudio sin haber ni siquiera pensado antes (para que el subconsciente deje de funcionar, ja, ja…) en cosas como: ¿tengo el sitio adecuado para soportar los tropecientos kilos que pesa? Si el estudio no está a nivel del suelo, ¿cómo diantres (sin soltar otra pasta gansa adicional) podré subir o bajar el mastodonte al sótano o a la buhardilla? ¿Cabrá por la puerta? Mi estudio ¿permitirá que con el mastodonte pueda tener un sweet spot mínimamente decente? ¿Conozco cuánto consumo eléctrico necesitará el mastodonte para funcionar y si podré pagar la factura de la luz?
    En fin, cuestiones logísticas sin importancia… 🙂
    Un abrazo fuerte y felices fiestas, Rober.

  3. Por mi concepto personal de lo que es el estudio, yo me compré una mesa analógica, una Toft Audio ATB32, no es una de esas enormes y famosas mesas de las que habláis, es mucho más barata, en mi caso la compré nueva. Es una mesa con una estructura bastante sencilla, pero me encanta grabar y mezclar con ella, me gusta como colorea todo lo que pasa a través de ella y noto la suma mucho más clara que cuando mezclo en el DAW; y también me gusta mucho la experiencia de trabajar con controles reales que actúan directamente sobre una señal.
    Pero esta ha sido simplemente mi opción personal…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here