¿Se puede vivir bien hoy en día de un estudio de grabación?

8
2430

Que pregunta más interesante, ¿verdad?. También se podría plantear como ¿es hoy en día un estudio un modelo de negocio fructífero?. Extrictamente hablando, en terminos económicos, yo creo que desde luego está muy lejos de ser un negocio rentable, o por lo menos lejos de lo que entendemos todos como un negocio con perspectivas de un despegue en un futuro.

¿Pero porque a estas alturas de Audioforo se me ocurre escribir semejante artículo? Pues por dos razones fundamentales:

  • A día de hoy tengo una perspectiva mucho más amplia de cómo funciona este negocio, gracias a que he podido conocer y hablar con mucha gente profesional acerca de este tema, en estos más de 3 años que llevo haciendo el mono con mi cámara.
  • Estoy haciendo vídeos que molan mucho, que incitan a la gente a animarse en este mundillo, y como tal me siento responsable en parte de contagiar mi ilusión por este sector, pero tampoco quiero engañar a la gente. En los vídeos salen cosas muy chulis, pero cuando se apaga la cámara hay cosas que ya no son tan chulis, que se cuentan en pettit committe, pero que no se pueden contar en público por diferentes razones. Varios profesionales de este sector me comentan que esto ya no da para mucho más, y que me ven con mucha ilusión haciendome mi pequeño estudio, y no quieren que me estrelle. Está claro que mi cuchitril es a titulo personal, para disfrutar de mi hobby y que desde luego no tengo ninguna expectativa económica, pero lo mismo que ellos me advierten sobre este tema, yo quiero advertiros a vosotros.

 

A día de hoy existen cuatro perfiles (sin tratar de generalizar, ya que las generalizaciones nunca son buenas) que se repiten en muchos de los estudios que visito, y que resumen perféctamente como está el panorama. Los estudios que funcionan en mayor o menor medida hoy en día cubren gastos y subsisten en función de los siguientes casos.

  1. El propietario/s del estudio, es una persona/s que en su día hizo dinero cuando las cosas estaban muy bien y ahora mismo puede subsistir en base a ese dinero que hizo, costandole más el hecho del desmantelamiento del estudio, que tirar para adelante con el estudio. Por muy poco que saque, el estudio está más que amortizado y no lo supone una carga excesiva el mantenerlo. Aguanta la situación, esperando tiempos mejores y prefiere no meterse en el jaleo de tener que desmantelar todo.
  2. El propietario/s, o sus técnicos o productores habituales son muy buenos y aunque la industria no esté para tirar cohetes, tienen un trabajo asegurado y tienen bastante clientela. Tampoco se van a hacer de oro, pero al menos sobreviven de su hobby/pasión y eso es para quitarse el sombrero.
  3. El propietario tiene el estudio como una ocupación paralela y realmente su fuente de ingresos fuertes es su ocupación principal, lo cual le permite seguir adelante con su estudio, sin tener que justificar todos los meses el cubrir gastos. Este caso está muy bien, porque como lo haces porque te gusta y no necesitas ese dinero, tampoco tienes que aguantar muchas de las mierdas que son inherentes a este mundillo.
  4. El propietario es hijo de buena familia, y esa familia tiene mucho dinero. En este caso el hijo hereda en vida una cierta cantidad de dinero, que le permite abrir y mantenerse a flote con su propio estudio. Este caso es similar al anterior, por suerte, vienen de buena familia, y aunque un mes no ganen tanto, pueden elegir con quién trabajan y con quién no trabajan, quitandose de en medio muchos marrones.

Algunas de las personas que he conocido en el tercer y cuarto caso se hacen buenos profesionales con el tiempo, pudiendo de esta manera dejar de depender del dinero de sus padres o bien pudiendo dejar de lado su ocupación principal y dedicarse plenamente al mundo del audio. Pero sea cual sea el caso, la unica situación viable a nivel de negocio se verifica en el segundo caso. Y quizas  lo más triste es que aunque seas muy bueno en esto, nadie te va a asegurar que vayas a vivir de esto como un marqués, tan solo se te asegura que vas a poder vivir de ello, más o menos bien.

 

Pero esto no es de ahora, esto es de toda la vida, sin embargo posiblemente en los últimos 15 años la cosa está peor que nunca. La realidad, de muchos técnicos, productores, estudios dista bastante de la idea que se nos transmite desde diferentes medios. Y es que aunque nos intenten hacer ver que la vida entorno a la industria musical es muy chupi, la realidad es muy diferente. Conozco productores, técnicos, estudios, que en su día fueron muy buenos y trabajaron mucho y que hoy en día, por desgracia  ya no tienen ni una sola producción fija al mes, llegando en el mejor de los casos a 3-4 al año. Gente y estudios que en su día estuvieron de moda, que trabajaron a destajo y de la noche a la mañana pasan a la zona del olvido, aquella terrible zona en la cual aun sigues estando vivo por la simple razón de que tu esquela no ha salido en el ABC o porque nadie te ha hecho un obituario en el Facebook. Muchas de estas personas siguen vivos en nuestras memorias como muy buenos profesionales, pero a nivel de estudio por desgracia ya hacen poco o nada

Detras de la idea que se nos trata transmitir en muchos medios, de mujeres espectaculares, dinero, yates, coches, lujos, éxito, diversion y un estilo de vida privilegiada, se esconde una realidad bastante diferente, por lo menos aquí en España. Tu ves la MTV, la ceremonia de los Grammys, las redes sociales de los artistas, productores, estudios etc… y te puedes llevar la impresión que son gente afortunada, tocados por la varita de Dios. Sin embargo, una vez que empiezas a conocer cómo funciona este negocio realmente, te das cuenta de la cantidad de engaños y fraudes que hay, como se juega con las ilusiones de la gente y como te intentan hacer creer que esto es la rehostia, pero nada más lejos que la realidad. La gente que realmente vive unica y exclusivamente de la musica no vive ahora mismo una situación para tirar cohetes, y los artistas que ahora mismo puedas pensar que viven de la música a todo tren es porque seguramente tienen otros trabajos en paralelo que les dan un buen dinerito, presentando programas de televisión, saliendo en programas de cotilleos, haciendo anuncios, etc…

 

Si me preguntas por ejemplo acerca de cómo vislumbro el futuro de los estudios de grabación te diré que lo veo negro. La crisis ya hizo un barrido considerable que eliminó del mapa muchos estudios, pero este no se el único barrido que se va a producir. No se porque me da en la nariz, que vamos a ver otro nuevo barrido, más tarde o más temprano y que solo van a poder subsistir aquellos que se han adaptado bien al nuevo modelo de negocio y que actualmente están haciendo caja y ahorrando para un futuro incierto.

Bajo mi punto de vista, creo que el futuro nos va a dejar dos tipos de estudios de grabación bastante diferentes: los muy grandes, con salas de grabación de cientos de metros cuadrados (en minoría) y los pequeños, con salas de grabación de apenas decenas de metros (en una clara mayoría).

En las últimas decadas, se han producido algunos cambios, que me hacen pensar que el futuro de los estudios de grabación pasa por estudios cuya planta, en total, tendrá como máximo una superficie de 200-300 metros cuadrados y aquí os expongo mis razones:

  1. El estilo de música que se vende ahora mismo, está lejos del estilo de música que se vendía en los 60,70. En estas épocas, se vendían muchos discos de cantantes o grupos acompañados de una orquesta. Para grabar este tipo de producciones se necesita de un determinado espacio, una orquesta no se puede grabar en cualquier estudio, siendo necesario mucho espacio, y microfonía para ello. Hoy en día se vende una música efímera, no se busca calidad, se busca una música que yo denomino fast food, es decir, algo mediocre, que llegue rápido al público y se venda bien. Generalmente este tipo de música es olvidada con el paso del tiempo y solo sirve para eso, generar dinero fácil y rápido al principio. Discos como el Dark Side of the Moon se siguen vendiendo hoy en día, ¿alguien ha comprado en los últimos meses el primer disco de Chayanne (por poner un ejemplo)?.
    Cuando hablaba con Enrique Rielo me contaba que las mejores baterías se graban en salas grandes, colocando la batería en el centro de la sala, cuando tienes aire, las cosas suenan mejor que cuando tienes que empaquetar un instrumento en una sala de apenas 10 metros cuadrados. Por desgracia este tipo de música fast food, no tiene en cuenta estas sutilezas sónicas, que diferencian una batería grabada en una sala grande a una batería grabada en una sala pequeña, y al final lo que manda es el presupuesto y las expectativas de ventas de esa producción. Cuando tu calculas que en el mejor de los casos vas a vender 50.000-100.000 copias de una producción, y sabiendo todas las bocas que hay que alimentar en este negocio, los recortes empiezan a aparecer como setas en otoño.
  2.  Los soportes actuales y la cultura entorno a la audición de la música, dista bastante de cómo se escuchaba anteriormente. Antes lo habitual es que la gente tuviese en sus casas equipos Hi-Fi más o menos costosos, y la gente sacaba un rato en sus semanas para sentarse tranquilamente a escuchar la música. Hoy en día la gente escucha la música en el coche, ordenadores, oficinas, gimnasios, centros comerciales, diferentes sistemas de auriculares portátiles… entornos en los cuales realmente no se llega a apreciar la diferencia de grabar toda una banda a la vez en un sitio grande, a grabar a los músicos de uno en uno, en una sala de tamaño reducido. Si los medios utilizados para la escucha y difusión de la música no son los más apropiados y su calidad deja mucho que deseear, ¿por que invertir mucho dinero en algo que luego la gente no va a apreciar y que encarecería el precio final del producto?

Posiblemente los estudios grandes mantendrán su clientela fija y además sumarán clientes esporádicos, cuando estos necesiten usar sus instalaciones y logística a la hora de hacer grabaciones grandes. Pero el grueso se hará en estudios más modestos o de pequeñas dimensiones, cuyos precios son más competitivos, porque en muchos casos no necesitan mantener una infraestructura que es comparable a un edificio. Y aunque tampoco puedan ofrecer la calidad de un megaestudio, el producto final tiene unas expectativas suficientes para la calidad auditiva del comprador.

 

Bajo mi punto de vista hoy en día tener un estudio no es rentable, entiendo que hay gente que ya está metida en este rollo y que no pueden salirse porque simplemente no quieren o no pueden reciclarse a otra profesión o rama del sector, pero si estás empezando en esto y estás pensando en montar un estudio como negocio, mi consejo es que inviertas el dinero en otra cosa, esto como negocio, está muy jodido.

Por hoy he terminado, otro día os cuento que es lo que opino de preguntas como ¿merece la pena hoy en día estudiar sonido?

 

8 Comentarios

  1. Siempre dije que era un trabajo como otro cualquiera…., como el de un electricista…., o fontanero !
    Ya no es un negocio. Hoy por hoy “invertir” (lo que se dice “invertir”) en montar un estudio de grabación, para que sea un negocio, es absurdo. La gente que lo hace, lo hace por auténtica pasión a la música y a la técnica, y/o porque “se lo pueden permitir” (y hasta aqui llego)

  2. Muy de acuerdo.
    Existe una transformación global que afecta a todos los sectores profesionales e industrias del mundo. Estamos en otra época y las cosas ya no se hacen como antes.
    En el terreno del audio, cuantas más disciplinas seas capaz de defender “compositor, arreglista, músico, técnico” más posibilidades de poder “picotear” de vez en cuando. Siempre en tu “home estudio” y buscando ayudas para mejorar ciertos aspectos de la producción.

    Decir también que en estos últimos años han aparecido otras vertientes relacionadas con el audio que aumentan la posibilidad de hacer trabajos, pero la musical pura y dura, como se vivió hasta finales de los 90 está claro que no volverá. Pero hay tantas cosas que no volverán….

  3. Gran artículo, muy de acuerdo contigo en todo. Que haya desaparecido el HIFI y la costumbre de sentarse a escuchar música, desde mi punto de vista ha influido muy negativamente en la manera en la que se han desarrollado los acontecimientos en la música en los últimos veinte años.
    Si a todo esto le sumas que cómo dices predomina la música electrónica, es fácil comprender por qué los estudios de grabación lo tienen muy difícil.

  4. Desolador pero real. Aún así, es un placer compartir tus reflexiones y esta pasión no tiene precio, ya que en el fondo la idea romántica de hacer que un tema suene lo mejor posible lo compensa todo (menos económicamente)…

  5. …Interpretada por Músicos Profesionales, que a saber que han cobrado.

    “La Musica” como la conocíamos, la hemos matado entre todos. Unos con más empeño que otros.
    A mi no me da ninguna pena. La Música Profesional tiene un componente mafioso que nunca acabé de aceptar.

    Solo doy gracias por haber vivido los “buenos tiempos”, hubo aún mejores. En el principio de siglo me dí cuenta que en mi oficio original (Electrónico) se habían invertido las tornas y ya se ganaba más que de Músico o Técnico Profesional, así que me largué y nunca me he arrepentido. Anteriormente se ganaba mucho, mucho más en la Música.

    Un compañero, extraordinario músico y cantante me dijo: “Es que yo no sé hacer otra cosa”. Por suerte hoy es muy conocido a nivel mundial. Los dos hemos salido ganando… creo.

  6. Carlos UribeTú y 40 personas más os habéis unido a ProduceAudio durante las últimas dos semanas. Aparentemente la calidad va en declive. Pero es porque los “músicos” que conforman los basamentos de esta era del “fast sound” no son siquiera medianamente buenos. Es más, no son músicos bien formados, pues se contentan de hacer secuencia con samples y loops. La música no se puede “automatizar” dejando un algoritmo en su lugar. Si la actual industria de producción musical está en declive, es porque ha dejado a un lado a aquellos que le dieron origen. En mi opinión, los únicos que pueden rescatar este medio, son los músicos REALES, al producir obra digna de ser escuchada y atesorada. No es el dinero lo importante. Es la obra en sí la que lo produce. Cuando se abandone la mentalidad de “hacer para cobrar”, y se deje el paso libre al arte, entonces cualquier necesidad será cubierta por añadidura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here