Golden ears, mother fuckers!!!!

2
506
180629 - Guns and Roses – Download Festival Madrid 18

Hace un par de semanas me fui con la parienta al festival del download, festival de heavies y demás sectas por antonomasia. El caso es que ya estoy muy mayor para estas cosas, el heavy dejó de interesarme hace años, pero gracias a dios había algunas bandas de rock que me molaban.

Me vi muy mayor, pero muy mayor mentalmente, porque allí había gente mayor que yo, que lo estaba disfrutando, y yo estaba allí sentado, con un mini de kalimotxo y un bocata de pollo. Pero claro, el heavy y sus derivados hace ya mucho que no me mueve.

Entre kalimotxo, calor, olor a depuradora y demás, llego el gran momento Guns and Roses, mother fuckers!!! y entonces cobró sentido para mi el estar allí tirado todo el día como un lagarto al sol.

Cuando salió Guns and Roses, mi mente cambio de chip, ese puto chip, que muchas veces no me deja disfrutar de las cosas buenas, sino que empieza a analizar todo lo que pasa. De esto de que te pones enfrente del escenario, y empiezas a agudizar la oreja y la vista para poder entender, comprender y aprender de lo que allí está pasando. Sinceramente a veces mi mente analista me proporciona buenos resultados y otra veces me gustaría no estar analizando constantemente todo y disfrutar de la vida.

Tras unos primeros acordes para amenizar la tarde, comienzan los solos de Slash, el menda empieza fuerte, moviendose como una culebrilla y con solos muy rápidos. Hasta que derepente empiezo a escuchar bendings no aficionados, notas que se supondría que deberían estar sonando porque las está dando, pero que por una mala articulación no llegan a sonar, ruido que viene de no tapar correctamente las cuerdas que no suenan y demás cosas. Todo el mundo saltando y yo allí quieto, clavando la mirada en la pantalla y agudizando el oído, y analizando cada movimiento.

A la par comienzan los solos del otro guitarrista, un tipo desconocido para mi: Richard Fortus, y mi cabeza gira hacia la pantalla del Fortus, y empiezo a agudizar el oido para analizar que suena. Me doy cuenta rápidamente de que el pavo este, tiene una técnica muy buena, una articulación perfecta, suenan todas las notas, bendings afinados, todas las notas tienen la misma duración, cero ruiditos, y unos solos bastante más rápidos que los de Slash.

Si tu preguntas a la gente que asistió a ese concierto, te dirán que hubo dos artistas fundamentalmente, Axl Rose y Slash. Para una persona con un criterio y una oreja entrenada para ello, ni Slash es el que era, ni Axl es el que fue. Para mi el verdadero artista fue Richard Fortus. Cuando terminó el concierto, le pregunta a mi parienta que le había parecido el concierto y me dijo que Slash y Axel eran la puta hostia (hay que tener en cuenta que mi parienta lo único que hace con la guitarra es apartarla cuando la dejo por ahí tirada y le molesta).

 

Algo similar pasa en el mundo del audio. Tengo la suerte de que Caco Refojo es un buen amiguete mio, y también tengo la suerte, de que me dejan entrar por PKO como Pedro por su casa, pudiendo de esta manera probar todos los equipos que se me antojen. En muchas ocasiones he compartido buenos momentos con Caco de probar equipos y siempre me doy cuenta de una cosa, no es lo mismo probar un equipo con un oído entrenada que cuando una persona normal se pone delante de un equipo a toquetearlo. Por regla general Caco escucha muchas más cosas que yo, ante el mismo equipo y tiene una mayor capacidad de juzgar y discernir diferentes matices sonoros.

Generalmente cuando se fábrica un nuevo equipo, o cuando se quiere implementar una nueva tecnología como por ejemplo sistemas de compresión de datos en audio, se hacen diferentes tests auditivos, entre gente que se dedican profesionalmente al audio, y por ello tienen un oído entrenada. Sin embargo no siempre es así, a veces se utiliza, solo, estudios estadísticos con gente normal, que en el mejor de los casos pueden percibir algunas cosas, pero jamás llegan a percibir tantas cosas como una persona realmente entrenada auditivamente.

Cuando tu contratas a un profesional para hacer un trabajo de audio, estás pagando a una persona por su experiencia y por su entrenamiento auditivo, sino fuera por estas dos cosas, cualquiera de nosotros podríamos dedicarnos perfectamente a grabar discos.

Y por supuesto en cualquier prueba de calidad de audio, es indispensable contar con una persona con un oído entrenado, ya que van a percibir cosas que el resto de personas no somos capaces de discernir