Entrevista – Javier CC – Deep Wide Mastering

1
1064

Javier es uno de los nuestros. Es un tipo humilde, simpático, muy profesional y serio en lo suyo. Lo encontramos en los foros ayudando y aconsejando a quien lo pide, y eso lo hace muy cercano. A veces tener a alguien que sabe mucho así de cerca nos parece lo más normal, pero realmente son pocos los que comparten lo que saben con el resto, se mezclan con los mortales de a pie y contribuyen a que haya una comunidad viva y en movimiento. Y yo creo que eso hay que valorarlo y aplaudirlo. Me encanta verlo por los foros, y además me encanta que siempre sea tan amable y humilde.

Además, Javier sabe de lo que habla.

  • Cuéntanos de ti mismo. ¿cómo acabas masterizando profesionalmente?

Bueno, en mi caso fue una evolución, empecé estudiando piano, al principio academias, profesores particulares, conservatorio y después continué de manera autodidacta, poco a poco empecé a componer y el piano se quedó corto, así que no tarde en descubrir el mundo de los sintetizadores, samplers, secuenciadores y posteriormente todo el amplio abanico de lo virtual, así como el concepto “Home Studio” que tanto cambió el mundo del audio tal y como lo habíamos conocido hasta ese entonces. En aquella época publiqué un numero bastante aceptable de discos en varios sellos y trabajé para algunos artistas bien conocidos dentro de la música electrónica, tanto en España como en Holanda o Inglaterra, y aunque al principio llevaba mis mezclas a estudios profesionales, (lo cual fue una experiencia absolutamente enriquecedora), poco a poco fui tomando más y más parte en el proceso del tratamiento del audio, no solo por el hecho de ahorrarme un dinero, sino porque realmente me apasionaba hacerlo, con el paso de los años terminé aprendiendo la teoría, entrenando mis oídos y desarrollando mis habilidades en este área.

Pasado el tiempo, hubo un momento clave en mi vida, en el cual, tras una larga y profunda reflexión, me di cuenta de que esto era lo que realmente me llenaba, el mundo del sonido, ecualizadores, compresores, procesadores MS, espectrómetros, especialmente el “esotérico mundo del mastering”, así que decidí entregarme en cuerpo y alma a este arte… y ahí seguimos.

  • ¿con qué herramientas cuentas?

Actualmente tengo varios ecualizadores en el estudio, Sontec, Gyraf, Elysia… un par de compresores Foote Control y Thermionic Phoenix, una Lynx Hilo que es mi AD/DA principal y al mismo tiempo tarjeta de sonido, controlador de volumen o amplificador dedicado para auriculares con su propio convertidor DA.

Mi daw es Sequoia, el corazón del estudio, a partir de ahí algunos plugins de marcas como Flux, Voxengo, Brainworx y sobre todo muchas herramientas nativas de Sequoia, podéis ver una lista más detallada en mi pagina web si os interesa. Reunir este equipo me llevó años, no tengo todo lo que me gustaría tener, pero si todo lo que necesito para llevar el sonido de la música de mis clientes donde ellos y yo deseamos, lo cual es lo principal y más importante para mí.

  • ¿trabajas solo con hardware o también usas software?

En el pasado lo hacía casi todo con soft, ahora uso una combinación de ambas tecnologías, creo que ambas pueden y deben coexistir, de hecho esa es la tendencia actualmente en la mayoría de estudios de mastering a lo largo y ancho del planeta. Realmente son muchos los debates hardware vs software que ha habido en las dos últimas décadas, pero nunca he entendido porque hay que ser partidario de una u otra cosa exclusivamente, al fin y al cabo se trata de herramientas y métodos de trabajo, nada más, en ambos campos hay material para cubrir las necesidades de cualquier ingeniero.

Si hablamos de sonido puro y duro, particularmente me gusta más el hard, he de reconocerlo, pero no porque suene mejor o peor que lo virtual, sino porque busco un resultado muy concreto en mis trabajos y la combinación de ciertas maquinas es clave para alcanzar ese objetivo, podría lograr algo parecido utilizando solo soft, pero a mis oídos nunca sonaría igual, aun así, es perfectamente factible hacer un trabajo profesional solo con software, del mismo modo que un estudio repleto de hardware no es garantía de nada si el que está detrás de la consola no sabe lo que hace, ya sabes el dicho, no es el arco sino el arquero, cada uno trabaja con aquello a lo que más rendimiento le saca.

  • ¿qué errores de mezcla sueles advertir habitualmente? Imagino que no todas las mezclas llegarán perfectas.

Perfectas muy pocas, la verdad, tal vez los errores más comunes estén en el balance tonal, casi siempre hay que corregir en graves y es bastante habitual encontrar agudos muy punzantes, (característico del exceso de realce en lo “digital” ), es normal también toparse con problemas en el tratamiento del campo estéreo o elementos cuyo sonido no termina de estar integrado en la mezcla, en fin, un poco de todo.

  • ¿en algunos casos de errores graves vale la pena devolver la mezcla y pedir que se retoque antes que hacerlo en el mastering?

Si los errores son muy graves, por supuesto, es mejor corregirlos en la mezcla o incluso en alguna etapa previa, (si esto fuera posible), si “solo” son graves normalmente ofrezco dos posibilidades, una de ellas es aconsejar al artista que es lo que debe intentar modificar para que el resultado de la masterización sea óptimo, la segunda posibilidad es enviarme la mezcla en varios archivos o grupos de pistas (stems), de este modo yo tengo más libertad para poder operar con precisión frente al problema.

  • Los aficionados al audio se quejan habitualmente de lo difícil que es lograr un buen nivel rms solo con software. ¿se puede conseguir? ¿es fallo de no saber usar los plugins adecuadamente o es que lo que se consigue con compresores y limitadores hardware no se puede lograr con plugins?

Supongo que por buen nivel te refieres a un nivel alto, ¿no es así? claro que se puede conseguir, la diferencia es que con hardware generalmente es más fácil alcanzar niveles RMS muy altos sin que los “daños colaterales” sean demasiado audibles, es decir, mantener la sensación de naturalidad, sobre todo en términos de dinámica.

  • Tienes dos compresores bien distintos. Uno es un VariMu, el Phoenix de Thermionic, y el otro es VCA, un Foote. ¿puedes hablarme de ellos? ¿qué te aportan y que te ayudan a conseguir cada uno?

En efecto, son muy distintos pero ambos se complementan a la perfección.

El Foote fue un descubrimiento que a la larga se ha convertido en una herramienta esencial para mí, es tremendamente versátil, rápido, muy transparente, aunque también puede tener carácter, para ello tan solo hay que activar los trafos de salida “cinemag” y voila, tienes “huella sonora” al instante, tuve que vender mi API 2500 para hacerme con él, pero nunca me he arrepentido de haber tomado esa decisión, el API era un señor compresor pero el Foote es prácticamente insustituible para mí. Solo sé de dos compañeros más que lo usen en este país, sin embargo me consta que ha tenido una gran aceptación en el resto de Europa.

En cuanto al Phoenix, lo adoro, es un Vari-Mu, por lo que su respuesta a los transitorios no es la más rápida del mundo, sin embargo sus válvulas aportan un toque de color sutil a todo lo que pasa a través de él, es pura lujuria sónica, lo tengo al final de mi cadena y casi siempre lo uso a modo de limitador, sabiéndolo usar es un cacharro con el que se puede trabajar la dinámica de manera muy natural, con él controlo los picos antes de pasar por el limitador digital y levanto el volumen general de cada tema, es el que termina de empastar todo, el finalizador.

  • Tienes también distintos ecualizadores. ¿puedes hablarnos de ellos?

Si, la adquisición más reciente ha sido el Elysia Xfilter Rack, muy contento con él, no es un ecualizador de mastering al uso, sin embargo es un cacharro muy curioso, ofrece muchas posibilidades para lo que sugiere su tamaño (1U de rack) y su precio. Es un aparato muy creativo, fenomenal para recortar, (es para lo que más lo uso), curiosamente es el único EQ del estudio que no suena analógico… ojo, suena fantástico, pero no tiene el sonido de otros hierros, este suena más bien como un plugin muy caro y refinado, no sé si me entiendes. Estéticamente muy bonito, pots por pasos y una calidad de construcción a prueba de balas, pero no es un aparato pensado para hacer ajustes extremadamente precisos con él, sino más bien un complemento de lujo para el estudio.

Escribí un artículo sobre el Elysia no hace mucho tiempo para una conocida empresa de distribución de audio, es fácil encontrarlo en la red.

Tengo también un Gyraf Gyratec G14, pasivo, estilo Massive de Manley pero con unos graves y agudos más atractivos para mí, sutil, con un colorcillo irresistible y unos medios preciosos, profundo y enorme, controles estéreo únicos por cada banda, (lo cual lo convierten en un aparato muy rápido y divertido de usar), cierto es que un solo set de controles para cada banda no es  lo más recomendable en un ecualizador de corte “quirúrgico”, pero el Gyratec no es ese tipo de herramienta, no es el ecualizador que elegiría como principal si solo pudiera tener un EQ en el estudio, este es otro tipo de bicho, imposible no enamorarse de él.

Luego está el Sontec MEP 250EX, ergonómicamente no es nada por lo que perder la cabeza, sin embargo su sonido… pues eso, Sontec, un estándar, el papá de todas las EQs de mastering, nada suena como un Sontec en lo que a ecualizadores de este tipo se refiere, sus Q pueden ser realmente estrechas, este si es un ecualizador para trabajos finos, difícil que algo no suene bien después de ser procesado a través de esta máquina, si ocurre hay que buscar el problema en otro lado.

Por último tenemos una reliquia, mi “Pultec” particular,  se trata de los infravalorados Filtek BFE mk5b, tienen alrededor de 30 años, (de principios de los 80 si no me equivoco), tecnología alemana, tres bandas, controles por pasos, bypass individuales, true bypass general, filtros HP y LP, Q seleccionable entre ancha o estrecha, indicador de overload… sorprendentes para lo que parecen a simple vista, solo valorados por gente entendida en la materia, para el resto suelen pasar inadvertidos, sin embargo todo adquiere una dimensión especial cuando es procesado a través de ellos, incluso sin hacer nada. Su headroom es muy bajo, por eso los tengo justo al principio de la cadena, y los potes van en pasos de 2dbs, lo cual no es lo más recomendable para tareas delicadas, imagínate si solo tuviera estos en el estudio cuando a veces hay que trabajar con ajustes de 0.2 dbs e incluso inferiores, sin embargo sus agudos son espectaculares, me recuerdan bastante a los del GML 8200, en cuanto a sus graves, sencillamente no son de este planeta.

  • Yo siempre he pensado que entre un buen compresor hardware y un plugin hay una diferencia muy notable, pero entre un buen Eq hardware y otro software apenas soy capaz de notar diferencias. De hecho creo que hay Eqs software con una cantidad de posibilidades mucho mayores que las unidades hardware, además de mayor precisión. ¿cómo comparas tú un Eq hardware y software?¿qué te aportan a ti tus Eqs hardware que no pueda ofrecerte un plugin?

Pues yo noto que en el sonido del hardware en general, hay algo que aun no he sido capaz de encontrar en los plugins, ese toque orgánico, esa “tercera dimensión” que añade el equipo de gran calidad al material sonoro, texturas tan naturales y agradables al oído que son pura poesía, pero además de todo eso, es también la manera de interactuar con ellos, el flujo de trabajo es totalmente diferente a trabajar con un ratón mirando constantemente una pantalla, con las maquinas todo es más directo, más ágil, el software representa para mí la perfección, lo matemático, igualmente necesario e imprescindible, pero algo insípido a nivel sonoro en esta etapa final de la producción.

Cada trabajo es distinto del anterior, mis ecualizadores hardware me aportan distintas vías para llegar al resultado final que busco, el sonido global de mis masters lo consigo principalmente usando mis maquinas, la precisión y el detalle final con el software.

Estoy de acuerdo contigo en una cosa, si solo pudiera tener un compresor o un ecualizador hardware en el estudio, elegiría un compresor.

  • ¿para qué tareas funciona mejor el software y para cuales el hardware?

– Hardware: Sonido en general, color, profundidad, carácter especial, palco estéreo… las maquinas aportan ese toque cálido a las generalmente frías mezclas 100% digitales, además, trabajar con el hardware es siempre la parte más amena y emotiva de la sesión.

– Software: Precisión, versatilidad, facilidad de recall… como hasta el momento he hablado bastante más de la parte hard del asunto, me extenderé ahora con la parte soft, veamos, comentabas antes que los ecualizadores software ofrecen más posibilidades que los ecualizadores hardware, así es y no tengo ningún problema con esto, todo lo contrario, cuando necesito ir más lejos, ahí está el software, te pondré un ejemplo de ello… tengo una matriz MS multibanda que cree yo mismo hace años en Sequoia, si he de hacer cirugía de precisión, abro esa plantilla y empiezo a operar, con esta matriz y las herramientas internas del programa, puedo por ejemplo eliminar un click procesando el canal Side solo en las frecuencias medias, o recortar con un ecualizador de fase lineal en torno a los 12khz en el canal Mid de la banda de agudos, esto puede resultar muy útil cuando hay un sonido de charles molesto, el cual quiero atenuar ligeramente porque se dispara cuando levanto los agudos del tema o añado cierto brillo, sin embargo no quiero alterar el estéreo del resto de elementos que están sonando alrededor de esas frecuencias.

Son muchas las posibilidades, este tipo de control es lo más cercano que tengo a operar directamente en la propia mezcla del autor, y no son pocas las veces que he sacado un trabajo adelante gracias a esta versatilidad, esto y más es lo que me aporta el software, la verdad es que hoy día resulta imposible concebir un estudio de masterización que pueda prescindir totalmente de la parte soft, sin embargo si hay más de uno cuyo hardware se reduce a un ordenador, uno o varios convertidores AD/DA, un par (al menos) de excelentes altavoces con una amplificación a la misma altura… y no mucho más. El resto, sala bien tratada y buena silla donde pasar muchas horas al día.

  • He visto que usas un brickwall limiter en formato plugin. ¿para esta tarea no funcionaría mejor un limitador hardware? ¿son más precisos o transparentes los limitadores digitales?

En realidad uso una combinación de ambos, mi limitador hardware es el Phoenix, (Compresor/Limitador), mucho más musical que cualquier limitador soft, pero mucho menos preciso también, el Elixir de Flux lo uso sobre todo para mantener los ISPs a raya (en la medida de lo posible), no he encontrado limitador software que mantenga más la integridad y pureza de mi trabajo que este, algo para mí absolutamente esencial.

Respecto a la segunda pregunta, opino lo mismo, los limitadores digitales son más transparentes y precisos que los limitadores hard, pero particularmente prefiero usar una combinación de ambos.

  • ¿usas el clipping para recortar crestas, como es práctica bastante extendida entre muchos técnicos de masterización?

Sinceramente, no he tenido necesidad hasta la fecha.

  • ¿sueles usar todos tus equipos en cada masterización o solo los que crees conveniente cada vez? Lo digo por que hay muchos que hablan de que ciertos aparatos enriquecen el sonido solo con pasarlo a través suyo incluso sin procesar.

Por lo general los uso todos o casi todos en cada trabajo, pero independientemente del número de equipos que use en cada masterización, el 99% de las veces están todos encendidos, ya que tal y como has comentado, cada uno aporta algo diferente y positivo a la señal simplemente haciéndola pasar a través de sus circuitos, incluso sin procesar nada.

  • En tu web distingues entre “masterización pura” y “masterización artística”. ¿puedes comentarnos a qué te refieres con estos términos. ¿Cuál prefieres tú si el cliente te da a elegir?

Para mí la “masterización pura” es aquella donde el objetivo del ingeniero es hacer pequeñas y precisas correcciones en el audio, trabajar la dinámica de manera limpia y sutil, llevar el volumen final de las canciones donde el cliente desea de la manera más natural o asegurarse de que el master suena lo mejor posible en el mayor numero de sistemas de reproducción de audio, sin experimentos, teniendo la idea en mente de que el mastering es un control de calidad final, con un pequeño aporte extra de esteroides… sin embargo hay artistas que me piden ir un paso más allá, no temen incluso entregarme stems para que pueda en cierto modo continuar la mezcla que ellos han dejado casi finalizada, a falta de “ese algo” que no han podido o sabido encontrar, en este tipo de trabajos puedo implicarme de manera un poco más artística en el proyecto e incluso experimentar con diferentes colores y texturas, es un concepto un poco lejano de la idea clásica del mastering que muchos tenemos o teníamos, pero los tiempos cambian y hay que intentar adaptarse.

Personalmente no me decanto ni por una ni por otra, ambas tienen sus pros y sus contras y puedo disfrutar mucho con cada, precisamente lo que más hago en el estudio suelen ser trabajos a medio camino entre lo puro y lo artístico, aportando mi visión y experiencia, pero sin hacer nada que pueda desviarse de la idea general del artista, la esencia de la mezcla, para mí esa es la clave… no es un trabajo sencillo este.

  • ¿normalmente tomas tus decisiones libremente? Me refiero a si el cliente suele darte ideas de lo que quiere o directamente confían en que apliques tu criterio.

Normalmente confían en mi criterio, lo cual agradezco enormemente, pero esto no quiere decir que no acepte sugerencias, todo lo contrario, son siempre bienvenidas, me ayuda a conocer mejor los gustos del artista, grupo o productor, el cliente es dueño de sus obras y obviamente tiene la última palabra sobre el resultado final que desea para su música.

  • ¿es bueno que masterice un disco una persona distinta a quien lo ha mezclado? ¿por qué?

Generalmente es mucho mejor, lo que pasa es que no siempre hay presupuesto para enviar las canciones a un estudio dedicado, una de las razones más importantes que se me ocurren es la objetividad, el ingeniero de mastering escucha el material por primera vez, su opinión no está viciada, es un punto de vista fresco y solamente eso ya es una base excelente sobre la que empezar a trabajar. Aparte de eso, nunca puede ser una mala idea enviar tus mezclas al estudio de un profesional especializado en ese área, el cual va a trabajar con tu música en unas instalaciones tratadas y equipadas acordemente para esa tarea, si buscas que tu música suene lo mejor posible, es una pequeña inversión que merece mucho la pena, otra cosa es que el artista tenga la desgracia de acabar (generalmente por ahorrarse unos eurillos) con algún “profesional” más preocupado por el dinero del cliente que por la calidad final de su obra.

  • Usas Sequoia como daw y comentas en tu web que es el daw con mejor sonido. ¿pero no suenan todos los daws igual? O mejor dicho…Dado que un daw no suena ni tiene sonido propio…¿cómo es posible que a alguien le suene mejor un mismo proyecto en uno u otro daw? ¿no será el pan law lo que lo hace sonar distinto?

Muy buena pregunta, es sencillo, en términos de mastering para mí el daw que mejor suena es aquel que “menos suena”, me explico, Sequoia es un programa neutro, muy transparente y con una precisión bestial en los cálculos de sus procesos internos, si congelo una región de audio o necesito hacer varios bounce o mixdown de un proyecto en el que estoy usando plugins, no quiero perder ni un ápice del sonido original, necesito que el resultado sea exactamente el mismo que escuchaba antes de la renderización, y tanto Samplitude como Sequoia son increíblemente buenos en eso. Esta es una de las razones principales por las que uso Sequoia en el estudio, aunque hay muchas más, como la edición basada en objeto, (totalmente imprescindible para mi), sus capacidades directas para la creación de un CD de audio acorde al estándar Red Book, DDP, códigos ISRC o la gran calidad de sus herramientas internas, tanto a nivel de proceso como de restauración. Es el kilometro cero del estudio, todo el hardware gira alrededor de Sequoia como si del centro de un sistema solar se tratara.

  • ¿qué no hay que hacer nunca a la hora de exportar una mezcla que vamos a enviar a masterizar?

Por ejemplo no enviar mezclas sonando a un volumen atronador con un maximizador en el canal master, ni archivos en formato MP3 o cualquier otro que sacrifique parte de la información original, yo solo admito este tipo de formatos en alta resolución y únicamente para chequear la mezcla con el propósito de decirle al cliente si su tema está listo para ser masterizado o si por el contrario aun necesita algunos ajustes antes de la finalización. Además, muchos estudios (incluyendo el mío) ofrecemos en nuestra página web consejos prácticos para que el artista envíe su trabajo con las mejores garantías de cara a obtener un resultado final óptimo.

  • ¿se puede vivir de masterizar profesionalmente hoy en día en España? ¿tantos nuevos discos aparecen con la crisis de la industria discográfica?

Es bastante difícil vivir del mastering hoy día en este país, más aun si no lo compaginas con otra actividad alternativa, tienes que ser realmente competente en lo que haces y llevar muchos años establecido en la industria, a partir de ahí nada es imposible.

En mi caso particular, la mayoría de mis clientes son extranjeros, de países tan variopintos como Inglaterra, EE.UU, Holanda, Checoslovaquia, Irlanda, Cuba, Australia, Rusia o Irán, por lo que aun teniendo clientes también aquí, me resulta imposible llevar un control de los discos que se publican en España.

Nos guste o no, esta es una profesión básicamente vocacional, de la que se puede llegar a vivir, si, pero si quieres ganar dinero de verdad, existen cientos de negocios mucho más apropiados que este.

Muchas gracias Javier.

Podéis visitar su web clickando AQUÍ

También podéis descargar la entrevista con el enlace de más abajo.

[download id=»2163″]

1 Comentario

  1. Excelente entrevista,gracias Paco.
    Hola Javier,excelentes explicaciones que sirven de mucho,gracias.
    Sé que tienes al principio de la cadena el Filtek porque tiene poco headroom y al final el Phoenix y que el conexionado está en serie porque no veo un sistema central al que vaya todo conectado,¿podrías comentarnos el camino que sigue la señal analogica hasta el final?

    Un saludo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.