Convoluciones Nocturnas – Este cacharro no suena

5
1491

Hace unos días, estuve viendo un estudio de postproducción de Dolby Digital que habían remodelado. Habían metido una cantidad de pasta considerable en acondicionamiento acústico y equipamiento. Tuve la oportunidad de ver como lo estaban ajustando todo con unos generadores de patrones. Hasta aquí todo bien. Sin embargo, cuando el patrón empezó a generar las señales, el estudio no funcionaba como se esperaba, había algo raro. Estaba allí la gente de mantenimiento y no daban con el problema, sin embargo había algo que a mí realmente me sonaba de haberlo visto antes: la sincronía.

Algo que aprendí desde que empecé en esto del audio, es que cualquier sistema digital, en el que coexistan varios sistemas digitales diferentes, es imprescindible tener una señal de referencia de reloj distribuida entre todos los equipos y todos ellos esclavizados a esta referencia. En el caso de ese estudio de postproducción, tenían la señal de reloj bien distribuida y todos los equipos estaban esclavizados a esta señal, excepto el generador patrón que estaba en referencia interna en lugar de externa. Lógicamente no me llevó más de cinco minutos darme cuenta del problema y solucionarlo. En cualquier caso, de no haber estado yo allí, el equipo de mantenimiento lo hubiese encontrado antes o después y lo hubiesen solventado ellos mismos. Sin embargo esto me llevo a recordar un suceso que hace muchos años viví en mis carnes, y que me dio que pensar.

Resulta que estuve viendo un estudio de un amiguete, un estudio con varios interfaces de Digidesign y que estaban esclavizados uno detrás de otro, con T o con lazo, ya no me acuerdo, pero recuerdo que me comentó que de vez en cuando tenía un fallo, y es que uno de los interfaces no funcionaba bien al principio y tenía que volver a apagar todo y volver a encender y ya arrancaba. Por suerte el día que fui a verle, ocurrió, y pude ver como efectivamente el interface perdía la referencia y empezaba a hacer cosas raras. Le comente en su momento que tenía un problema con la distribución del reloj y que era conveniente que dejase de empalmar BNCs y T como si aquello fuese un racimo de uvas, que era mejor comprarse un generador/distribuidor de señal de reloj y olvidarse de estos problemas, su respuesta se me quedó grabada en la memoria “es un cacharro muy caro y es un cacharro que no suena ”. Su lógica era la lógica de que un cacharro, si era caro tenía que sonar de cojones, y si no, pues no lo compraba. Lógicamente a las semanas adquirió un Apogee Big Ben y fin de los problemas de reloj,  pero su frase me siguió dando vueltas en la cabeza, y recordé otro hecho de hace mucho tiempo, muchísimo tiempo atrás.

bigben

Hace ya muchos años, en una lejana galaxia, la gente de Line 6 decidió inventar un amplificador digital que modelaba el sonido de otros amplificadores analógicos. Fue una idea realmente brillante, y a finales de los 90 la gente, sobre todo los que tocaban en orquestas, vieron en este producto una forma de tener un ampli extremadamente versátil, con el que poder hacerse todos los bolos de un verano sin cargar con amplis de válvulas mucho más pesados. Sin embargo estos amplis tenían algo, y es que eran extremadamente sensibles a las variaciones de voltaje, de tal forma que si el voltaje caía por debajo de un determinado umbral, el ampli se quedaba colgado literalmente. Las instalaciones de directo no se caracterizan por mantener los 230 voltios exactamente, así que como os podéis imaginar, hubo gente que en determinados bolos se quedó con el ampli colgado en mitad del concierto.

En este caso vino hasta mí otro amiguete, y me comentó su problema. Después de darle muchas vueltas al asunto, me di cuenta de que el ampli no suministraba la tensión necesaria a la circuitería digital, cuando la tensión de alimentación bajaba por debajo de una determinada tensión. En aquel momento no tenía yo muchas nociones de equipos eléctricos que pudiesen solventar el problema, pero alguien me comentó la idea de usar un Furman, constituido por un autotransformador, que mediante un circuito comparador, escogía una de las múltiples salidas del secundario, para que en el secundario siempre apareciesen los 230 voltios.

PL-PRODMCE-quarter

Cuando le comenté la idea a mi amiguete, el tío no entendía muy bien de que le hablaba yo, su cara fue un autentico poema cuando le dije que ese Furman costaba 80.000 pesetas: “¿gastarse 80.000 pelas por un cacharro que no suena?”

Parece mentira ver gente que se gasta 3000 euros en un previo de micrófono, y como racanean en algo tan importante como es un generador/distribuidor de reloj, por el simple hecho de que el previo de micrófono, pesa 11 kilos y lleva válvulas y trafos que bien hacen que valgan lo que pesa, mientras un simple generador de reloj son cuatro integrados SMD, que no llegan a los 2 Kg. y que sin embargo puede costar la friolera de 1000 euros. Sin darse cuenta de que quizás ese previo pueda hacer sonar sus grabaciones mejores, pero que si la señal de reloj no está correctamente generada y distribuida es seguro que tengan el equipo con bastantes más problemas de los que puedan imaginar, arruinando cualquier tipo de mejoría adquirida con su nuevo previo, dando igual tener un Manley o un Behringer.

Pasa algo similar con las instalaciones eléctricas, instalaciones acústicas, cableados y equipos que de por sí no suenan pero son necesarios para el correcto funcionamiento. Generalmente cuando la persona es más profesional o tiene más experiencia, no tardará en darse cuenta de que realmente estos equipos son necesarios, y pese a que no suenan por sí mismos, son realmente una inversión que merecen la pena. Es mejor comprarse un previo de micro que cueste 2000 euros e invertir los otros 1000 euros en un generador de reloj que distribuya la sincronía entre los equipos a gastarse los 3000 euros en un previo y empalmar salidas y entradas de reloj con conectores en T o usando conexionados basados en lazo uno detrás de otro hasta el infinito y más allá.

Gracias a Dios, los equipos de ingeniería, encargados de diseñar y realizar la instalación de los estudios de grabación, ya incluyen todos estos equipos y explican al cliente, la necesidad de ellos. El problema es más peliagudo en home studios, gente con presupuesto apretado o gente sin los suficientes conocimientos o experiencia, que no conciben de forma natural invertir dinero en algo que literalmente no produce ningún sonido.

Que no te de pereza gastar dinero en equipos e instalaciones que aparentemente por si solos no suenan, a la larga te van a prevenir muchos quebraderos de cabeza y te van a ayudar a que tu equipo suene como tiene que sonar.

5 Comentarios

  1. Muy interesante.
    Reconozco que soy de los que les cuesta gastar en un cacharro que aparentemente no hace nada. También es verdad que un reloj maestro será importante en un estudio con muchos cacharros digitales interconectados y no en un home estudio con tarjeta y como mucho un convertidor dedicado.
    Y lo del Furman… Hace años compré uno precisamente después de hablar contigo. Lo tuve un tiempo ahí en el rack y comencé a pensar…WTF?? Podría estar apagado y yo seguiría sin notar nada. Así que lo vendí. No soportaba la idea de tener 300 pavos ahí metidos en una cosa que no se sabía si estaba haciendo algo o no.
    Pero tienes razón. Habría que cuidar la alimentación eléctrica y la estabilidad del sistema siempre, para evitar problemas y para trabajar tranquilos sin miedo a quedarnos tirados en un momento dado.
    Muy interesante tu artículo. No se suele hablar de estos temas y son más importantes de lo que nos creemos.

  2. Hace muchisimos, pero muchisimos mas años, seria el año 98, tuve el placer de conocer a uno de los que trabajaban en la empresa de Hughes and Kettner de amplificadores, el tipo ya me comento esta problematica: gente que se gastaban medio millon de pelas en un amplificador y luego ponian un cable de mierda de 1000 pesetas. Me dijo que los cables de los amplificadores eran fundamentales que fuesen de la mayor calidad posible, y robustez. Efectivamente un cable de este tipo por mitad de un local de ensayos va a estar constantemente pisado, sufriendo una degradacion permanente, un cable de 5000 pelas, te va a aguantar bastante mas que uno de 1000 pelas, el problema es que por aquella epoca habia pedales que costaban 5000 pelas, y la gente cuando tenia esa pasta se compraba el pedal y no el cable

  3. Muy bien por atajar este tema.
    No hace mucho estuvo un técnico trabajando en el estudio y me comentó que había una manera de no tener que cambiar la frecuencia de muestreo en el big ben cada vez que se abre un proyecto con diferente frec. de muestreo; poniendo un sync de digidesign, pero no lo recuerdo bien.
    ¿Alguno sabéis algo sobre esto?.

    La web moooooola mogollón.

    Saludos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.