Mono Aural – Carnaval de Cadiz

4
2247

Mi vida “profesional” -ya he comentado que, en los 80, un estudio “profesional” podía ser ferpectamente una sencilla Tascam 520 de 20 Ch y un Tascam 38 de 8 Trk en media pulgada-, se había desarrollado, hasta entonces, en Sevilla, mi ciudad natal. (Es probable que sea más gaditano que muchos “gaditanos”; y además: al igual que los Vascos -mi padre lo era- «los gaditanos nacemos donde nos da la gana! «. -Bilbainadas…- )

Tocaba en grupos y trabajaba en Estudios de Sevilla. Y por aquel entonces, el grabadero de moda , era un semisótano llamado SONOTONE, regentado por el lider del grupo más molón de Sevilla en aquellos años, que se llamaba Circulo Vicioso. (Aun en activo, y mejor que antes) Conservo alguna maqueta de Sonotone, en carrete de cuarto a 7 ½ que suena Espectacular, casi 30 años después.

Sin embargo, mis amigos eran de Cadiz, mi “verdadero” lugar, y –entre otras cosas- eran también músicos y tenían grupetes enrrollados. Pero, sorprendentemente, cada vez que tenían que grabar algo, se desplazaban a Sevilla, o a Ubrique (igual de lejos), donde estaba haciendo de las suyas Pepo Ortega, con su Matasellos Records.

Sorprendido con esta situación, y tras muchas charlas con mis colegas de Cadiz, decidí independizarme, y montar mi propio estudio. Sería en Cádiz. Se llamaría Kadifornia, y montaría un sello discográfico, llamado La Kaleta Records, nombre “oficioso”, por el que se conocería el estudio de grabación.

Fueron años difíciles. Produje y grabé a grupos de la ciudad. Todos amigos. Perdí mucho dinero. El que no tenía, produciendo a grupos algo punkies y de Death Metal. Tenía bastante pelo entonces, chupas de cuero chulas (que aun conservo) y era capaz de no dormir en tres dias (me llamaban el hermano de Drácula).

El caso es que, en aquella ciudad, donde tantas penurias económicas pasaba, alguien me dijo un día:

– “Tio…, por qué no grabas a la gente del Carnaval” ¿??

Yo ponía cara de pocos amigos, por muchos motivos. El principal era que DETESTABA a las agrupaciones de Carnaval. No soportaba esa música. (Me pasaba igual con el Flamenco, pero esa historia tendré que contarla otro día…) Además, era un completo advenedizo. Desconocía el tema (hasta el punto de no distinguir una chirigota de una comparsa), y no tenía relación directa ni indirecta con la gente de ese gremio. (Cosa difícil de creer, considerando que, en esta ciudad, el 90% de la población està relacionada de algún modo con el Carnaval )

Como no ganaba suficiente dinero con el estudio ni el sello, para pagar mis facturas y poder vivir, gracias a un enchufe familiar, conseguí “colocarme” (sin drogas) en una especie de puticlub (realmente, no lo era, pero casi, casi) como Pianista. Estuve 5 años, y los pasè genial. Soy un pésimo pianista, pero mis conocimientos en tecnología musical, me ayudaron a desarrollar aquel trabajo, y quedar cada noche como un campeón. Pues bien, un día en aquel club, en un descanso entre pase y pase, cayó en mis manos una entrevista al productor/propietario del estudio donde se grababa TODO el Carnaval de Cadiz. Por aquel entonces, tenían muy mala fama sus grabaciones, y él tenía fama de ser un poco ñapas. El Sr. en cuestión, tenía todo el mercado en sus manos, y en la entrevista, ante una pregunta del periodista, él respondió (y era el titular de la noticia)

“Si ALGUIEN LO HACE MEJOR,  QUE VENGA Y LO HAGA! “

El caso es que aquello, me llegó bien dentro, y me puse a la tarea. Contacté, no sé como, con uno de los capos del Carnaval, mi (hoy) amigo Julio Pardo, que vino a ver mi modestísimo estudio de 8 pistas, y me dijo….

– ”Si montas un 16 pistas, te traigo a todo Cadiz a grabar”.

Y eso hice.

Engañé al de la tienda de la esquina, para que me vendiera a crédito un 16 pistas y una mesita resultona. Aquella, fue una operación de 2 millones de pesetas de la época, que era mucho, mucho dinero. Sobre todo, si se era –como yo- un pringado sin pasta. Compré aquel equipo en Enero, y en sólo dos meses, en Marzo , había conseguido pagarlo. Sólo con grabaciones de Carnaval. Creo que eso salvó, de alguna manera, mi vida. O al menos, la encaminó. Porque visto lo visto, no conseguía sacar adelante la empresa, y de hecho, vivia de cualquier otra cosa, menos del estudio.

Lo gracioso fue mi PRIMERA grabacion de Carnaval (hoy llevo la friolera de cerca de 1.500 discos de Folclore gaditano) Fue unachirigota llamada “Quadrophenia…”.

Eso me animó -de entrada- porque tuve una etapa Mod en mi vida. Así que, empezamos bien. La cosa es que afronté aquella grabación de la chirigota, como si de una más de mis grabaciones de rock se tratara.

Micré absolutamente todo (hoy lo hago sólo con un par de Bruels). Mic al Bombo, al platillo, a la caja (arriba y abajo), a las guitarras, a las voces…, y doblaba todo ¡!!. Les metía claquetas y los hacía grabar por separado. (Sufrían -me sufrían- lo indecible)

El resultado, técnicamente, era bueno. Sonaba todo de PM. Pero sonaba a rock. Sonaba a cualquier cosa, menos a una chirigota de Càdiz. Y en seguida llegaron los comentarios del tipo….

-“Suena que flipas, pero NO SUENA a chirigota”.

Y me costaba entenderlo.

Todo tiene una impronta, una característica, un “sonido”. Pensad en el sonido “cubano”. Y su rollete de voz nasal. No es que suene mal, ni tenga un exceso en 1 kHz. Es que a ellos les mola ese rollo medioso.

Lo mismo, con los bombos metaleros: amaderados y sin chicha. Buscando el toco-toco-toco-toco, nítido y claro, entre tanto tráfico denso de guitarra. En una mezcla de Death Metal, no podemos meter el bombo y el bajo de “Come Together» porque no tendría espacio. En definitiva, que todo tiene un rollo y un sonido. Y el Carnaval, por supuesto, lo tiene.

Y yo, obviamente, no le tenía tomada la medida al asunto.

Sin embargo, aquellos directores de agrupación, valoraron mucho mi actitud trabajadora y colaboradora. Veían que me preocupaba y estaba por la labor. De hecho, en aquellos años (al igual que “ya” hago hoy), las grabaciones de carnaval se hacían en un par de horas. Y yo tardaba 3 dias ¡!!! Eso hacía que sufrieran mucho, pero lograba convencerles de que era algo para toda la vida, y debíamos hacerlo bien. Y con ese afán, pese a no querer cobrar más, me los gané.

Recuerdo a un productor de Carnaval, venir a pedir cita (y presupuesto) para grabar una de sus chirigotas. Yo le dije “Tanta pasta, y tal dia.” Y el me dijo: – Esa misma noche me das el Master?

Y yo le respondï: – Noooooo, necesito al menos tres dias para grabar y mezclar.

El se descojonó en mi cara, y me dijo: – “Mira chaval, yo te pago lo que quieras, pero me lo haces en dos horas”.     (y yo le replicaba que era materialmente imposible).

Hoy lo hago.

Son casi 25 años grabando Carnaval. Pero a los técnicos de sonido no nos conceden los antifaces de oro. Hemos pasado de editar todo en K7, a hacerlo en Digital (qué cosas!) . (Aun recuerdo la primera edicion de una agrupación de Carnaval en CD ¡!! Que fue un coro de Julio Pardo LA TIENDA LA CABRA ) Aquella primera edicion en Cd de la historia del Carnaval, fue algo sonado y celebrado en el mundillo. Y además, fueron primer premio.

Julio Pardo y yo, seguimos grabando su coro, tantos años después, a multipista riguroso. Y tardamos varios dias. Pero Julio está mas loco que yo, y queda como algo excéntrico y anecdótico. A parte que él es un perfeccionista y quiere dejar sus obras perfectamente registradas.

Pero el resto, (al menos las que sigo grabando), lo hago con un par de SDC de calidad, a un excelente par de previos, buenos Ad…, y directo a Mastering. Es decir, coloco a la agrupación frente a mi y digo “Sonrían!” y… Flash!      (Hago la instantanea).

Pues con el sonido igual. Todos a cantar…, y a un stereo. Y eso es lo que hay (y explica, en cierta medida, el tipo de “sonido” que tiene el carnaval de Cadiz, a excepcion –claro- del Coro de Julio Pardo)

Ya no tengo “copado” el mercado. Está todo muy repartido. Pero lo gracioso del asunto, es que todos imitan “el mío modo”, y se plantan en los locales de ensayo a grabar a las agrupaciones, con un par de Micros Behringer y una Mbox al portátil…o al ipad. Dicen cosas como “El tio ese lo hace así, con sólo 2 mics y funciona”. Lo que no dicen, claro, es los Mics que uso, previos, comps, AD…., y el Mastering que le hago a esa pista Stereo, con todo mi Arsenal. Ellos se lo montan todo con el software, con esa penosa toma…, y así suena todo. Regular. (Las mías no es que suenen mucho mejor, -vaya usted a saber si suenan incluso peor ! – pero, en mi subjetiva opinión, no suenan TAN penosas). Y lo peor es que cobramos (todos) lo mismo. Es como los Taxis. El servicio es el servicio, y cuesta siempre lo mismo, viajes en un antiguo SEAT o en un superlujoso y moderno Mercedes. La tarifa es la tarifa. (La del campo de Gibraltar! )

Bueno. Estamos en Carnaval, y por eso hice esta entrada. Os invito a todos los que querais/podais a que visiteis Cadiz, el próximo Febrero, a conocer la locura. Estuve en el Carnaval Veneciano, el Uruguayo -precísamente ahora estoy en Gualeguaychú….-  y el Brasileño. ( El que no conozco es el Canario, pero intuyo que será como el Brasilero-Uruguayo. ) Y el de Cadiz, es muy genuíno.. Es una fiesta de coplas, de musica, de músicos!, de canciones en la calle, de gente del pueblo. Ver a una agrupación cantar a tu lado, en una esquina, o en el portal de una casa, es algo único. Y si os traeis una pequeña grabadora, e inmortalizais sonoramente a las agrupaciones callejeras, os llevais un tesoro.

Viva Càdiz, coño !

4 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.