Review del Neve 2254E

0
1757

Siempre me he preguntado porqué el 2254 no es un clásico tan reconocido como el 1176 y el La-2a. Los dos últimos son considerados “los  compresores”, mientras el resto parece que quedan a varios pasos de distancia. Imagino que es cuestión de posibilidades: el La-2a es un compresor lento y dulce, mientras que el 1176 es rápido y brutote. Y realmente ambos cubren casi todas las necesidades en cualquier estudio.

¿Y donde queda el 2254? Pues un poco a mitad de camino entre los mencionados.

Es un compresor que se deja notar y escuchar, potente y con carácter, nada de transparente o suave, que no sienta bien a todas las pistas pero cuando encuentra su lugar es sencillamente imbatible, insuperable.

Características

El 2254 es un compresor-limitador con secciones separadas para cada proceso. Tanto el compresor como el limitador se pueden usar juntos en cadena o bien por separado.

Tiene ataque fijo a 5ms teóricos y release variable.

Los ratios del compresor son 1,5:1, 2:1, 3:1, 4:1 y 6:1.

El amplificador posterior a la compresión-limitación es básicamente el mismo del 1272.

La unidad que yo he testeado es concretamente la revisión E, que para aquellos que no lo sepan es la única que incluye 2 tiempos variables de ataque en la sección del limitador: la normal (5ms) y otra ultra-rápida (100 microsegundos). Es la versión más buscada por esta peculiaridad.

He de añadir además que estas dos unidades han sido restauradas con absoluta perfección por su dueño, el usuario Power. Es imposible encontrar un 2254 en mejor estado que este, ya que el dueño es técnico y quería tener el aparato en condiciones idénticas al primer día en que fue construido.

Ya sabéis que los cacharros antiguos van perdiendo parte de su sonido original debido al desgaste de algunos componentes. En este caso, podemos afirmar que vamos a ver y escuchar un 2254 en su mejor versión posible.

Como curiosidad, comentar que esta pareja procede de una mesa de broadcast de la televisión pública sudafricana, así que todo el texto del frontal está en una lengua nativa de aquel país, el Afrikáan.

Por dentro

Los transformadores de estos 2254E son en total 4 por máquina: 2 unidades de Marinair T.1442 – LI.31267/S, una unidad de Marinair T.1444 – LI.10468/S y una unidad de transformador de salida Marinair LO1166/A

Aquí tenéis un par de fotos de las tripas de las máquinas una vez restaurados.

 

Y estas son las tarjetas que llevan una vez ya restauradas, todas 100% originales.

Trabajando con él

El ataque es supuestamente fijo a 5ms, sin embargo pudimos comprobar cómo realmente variaba en función del nivel de reducción. A mayor compresión atacaba más rápido.

El release es bastante largo en general. En el modo compresor, el tiempo mínimo de relajación son 400ms, lo cual es un tiempo demasiado largo para algunas fuentes sonoras, y en algunas pistas notamos algo de fluctuación y bombeo sobre todo en notas largas y sostenidas.

El 2254 se mostró siempre muy agresivo, en el sentido de que su compresión se deja notar claramente, afectando al timbre de forma evidente. Cualquier pista procesada con él cambia su tono. Luego ya es cuestión de gustos que ese cambio tonal sea positivo para unos y negativo para otros. A nosotros nos encantó, y de hecho comentamos en varias ocasiones que cualquier pista mejoraba al pasar por el 2254.

Es una máquina con un color muy marcado. Su debilidad, en este sentido, es que no parece una buena opción para compresiones transparentes. Esto quiere decir que en algunas pistas quizá no sea la mejor elección. No es un compresor que se adapte a cualquier fuente, sino que en algunos casos funciona increíblemente bien, y en otros puede no ser lo que necesitamos.

Neve 2254 vs plugins

Y una vez escuchado y visto lo que hace el hardware, he pensado que podríamos comparar el Neve con un par de sus clones en software.

He elegido dos contendientes, los pesos pesados de los plugins: la librería Fate comp de Nebula 3 pro y el Waves V-comp, ambos simuladores del 2254 en formato soft.

¿sonará igual un plugin que un cacharrazo de más de 3000 euros?

Enseguida la respuesta, pero antes observemos un par de gráficos para ver la respuesta teórica de unos y otros.

Veamos la distorsión del Neve 2254 comprimiendo 6db

Y ahora veremos a del Nebula con los mismos parámetros

Y ahora la del Waves con idénticos settings

Poco que ver a priori, ¿verdad?

Pros y contras

Pros:

  • sonidazo
  • su color tan marcado. Cuando es el compresor correcto para una pista no hay otro que le pueda sustituir
  • suena increible en muchas pistas, las mejora, les da un toque mágico
  • sección compresor y limitador separadas, permite procesar la señal en cadena y reducir un poco con cada sección, logrando un sonido más natural.
  • Engorda el sonido siempre, mejorando las pistas por defecto solo al pasar a través suyo (nuestros oidos dijeron eso)
  • Todos los ajustes (ratio, thresold, makeup gain, release) van por pasos, permitiendo apuntar los ajustes exactos para reproducirlos nuevamente si se da el caso

Contras:

  • nada transparente. No apto para pistas donde se busque un sonido natural
  • caro no, carísimo
  • al comprarlo hay que ir con mucho ojo que no nos den gato por liebre. Sin un técnico que nos acompañe y revise el aparato por dentro no podemos estar seguros de que lo que nos venden es lo que se supone que es
  • hay que ponerlo a punto una vez comprado. El desgaste de los componentes con los años modifica el sonido original
  • no sirve para todas las pistas ni fuentes sonoras
  • el tiempo de relajación más corto del compresor es excesivo y arruina algunas pistas. Para sonidos con mucho sustain se nota la fluctuación al soltar la compresión.
  • Es muy bestia, se deja notar excesivamente y a veces no buscamos una compresión tan evidente
  • El modo rápido del limitador es poco musical y su uso tiene enormes limitaciones
  • Poco versátil
  • Tiempo de ataque no ajustable. Resta posibilidades de uso.

Conclusión

Una vez probado he de decir que me ha encantado. Y también que jamás tendré uno.

De nuevo, las modas, el amor por lo retro y las corrientes de opinión que circulan por internet han hecho del 2254 un objeto de coleccionista apto para unos pocos bolsillos afortunados.

Este compresor suena alucinante, gordo, cremosito, potente y bastante agresivo.

Tiene su propio sonido. Si te gusta has de tener uno. Ningún otro aparato en el mundo te dará el sonido del 2254, y los plugins aun menos.

Pero al mismo tiempo se adapta poco o nada a distintas situaciones. Este compresor, cuando es el ideal, es el puto amo, pero en muchas otras pistas no encontrará su lugar.

Si lo que buscas es limpieza este no es tu máquina. Si buscas un compresor versátil que se adapte a multitud de situaciones tampoco.

El 2254 es ideal para tener un par de ellos en el estudio y usarlos en determinadas situaciones: voces cañeras, bombo, caja, overheads…

Claro, que eso será si puedes pagarlos.

  • Sonido…9
  • Construcción, robustez, durabilidad…10
  • Posibilidades, extras, opciones…10
  • Relación calidad-precio…8