Trucos de clicks y tonos

1
1108

Hoy me gustaría hablar de unos truquitos que he ido aprendiendo a base de enfrentarme con problemas clásicos de los entornos DAWs y no tan DAWs. Problemas como latencias, y problemas a la hora de procesar materiales estéreos, ambos problemas se detectan y se pueden casi arreglar usando los trucos de los clicks y de los tonos.

Lo primero, comentar que el DAW que manejo es el protools, pero se puede extrapolar a cualquier DAW. Los trucos se utilizan una vez que se poseen todas las pistas grabadas y ajustada la latencia de la grabación.

El truco de los clicks y de los tonos se basa en lo mismo, mediante un plugin que genere  clicks y tonos puros, grabar una serie de clicks y de tonos ( tres tonos, uno de 100 Hz, otro de 1 KHz y otro de 10 KHz) al principio o final de TODAS las pistas de audio implicadas en el proyecto y consolidarlos junto a las pistas de música. Esta grabación es interesante hacerla una vez que se disponen de todas las pistas y se va a comenzar el proceso de edición y mezcla. Es decir son trucos que se aplicarán durante la edición y mezcla. Logicamente deberemos conocer la latencia de nuestro sistema para en el momento de la grabación, ajustar temporalmente las pistas conforme a la latencia. Una vez que se han ajustado las pistas es cuando ya preparamos las pistas para grabar los clicks y los tonos. En los protools TDM existe una compensación de latencia automática, siempre que se trabaje con convertidores de digidesign o conocidos por ellos, pero es una compensación relativa, ya que solo puede compensar la latencia introducida por los convertidores

Los clicks y los tonos nos van a permitir detectar y arreglar los dos problemas citados.

En los entornos digitales cualquier proceso digital o cualquier paso de las señales por los conversores van a generar una serie de latencias. Lo que va a producir que exista un desajuste temporal entre las pistas que sufren los procesos o aquellas que salen y retornan al DAW a través de los conversores, y aquellas que o bien no se procesan o bien no salen del entorno digital. Pero realmente hay muchos otros problemas por los cuales se pueden producir desajustes. En cualquier caso los clicks y los tonos nos van a permitir ajustar esta latencia. De vez en cuando, y sobre todo al final de la mezcla es conveniente comprobar el alineamiento temporal de estos clicks y tonos entre todas las pistas del proyecto. Para ello nos vamos a la zona donde tengamos grabadas estos clicks y tonos, hacemos el máximo zoom posible y movemos las pistas de tal forma que todas las pistas esten alineadas verticalmente en el tiempo, tratando para ello de alinear los clicks y los tonos. Quizás en este aspecto la señal más susceptible de ser alineada es el tono de 100 Hz, debido a la lentitud de su desarrollo en el tiempo, permite comprobar de una forma visual más facil que las señales estan alineadas. La señal de los clicks también se puede usar, y son igualmente validos. Psicoacusticamente los clicks son interesantes porque con un mero desfase de 5 ms entre las pistas, el oido ya se va a percartar de que algo no está bien ajustado cuando reproduzcamos todas las pistas en la zona de los clicks. Psicoacusticamente cuando reproduzcamos los tonos de 10 KHz, notaremos un ligero chorus que se ira acrecentando según exista una mayor falta de alineación temporal entre las pistas.

Pero esto no es lo único que podemos hacer con los tonos, y es que los tonos van a dar mucho más juego del que creemos. Supongamos que tenemos una sesión con diferentes pistas en estéreo o queremos procesar señales en stems estéreos. La idea es que el procesado debería aplicar los mismos parámetros a ambos canales, o eso es lo ideal, salvo que busquemos precisamente el efecto de balancear la señal hacia uno de los lados en el procesado. Normalmente el procesado en el entorno digital con plugins estéreo, van a aplicar los mismos parámetros a ambos canales, pero en el caso de que el procesado sea analógico, puede pasar que el procesado en ambos canales no sea exactamente el mismo para ambos canales, con lo que es posible que se pierda un poco la imagen estéreo. Como las señales en estéreo, no tienen porque estar totalmente correladas, cuanto menos correladas estén las señales, más dificil sera identificar si ha habido un desajuste en el procesado con un correlador de fase (fasímetro). En el caso de que no dispongamos de un fasímetro o que ambas señales tengan una correlación mínima, podemos usar el truco de los tonos.

Para ello se vuelve a hacer lo de antes, en las pistas estéreo, que vamos a procesar con el mismo plugin o con el mismo equipo externo analógico o digital, grabamos tres tonos (100 Hz, 1 KHz y 10 KHz), generados con un plugin, y los consolidamos en las pistas. Procesamos la señales y una vez que tengamos la señal procesada en el DAW comparamos los tonos en ambas pistas del estereo. Teoricamente si ambas señales se han procesado con los mismos parámetros, cuando introduzcamos los tonos procesados en un fasimetro, tendrán que mostrar en el mismo, una coherencia máxima, en el caso de no mostrar la coherencia máxima, es debido a que el equipo, o plugin utilizado, no ha aplicado los mismos parámetros a cada pista del estéreo, y por tanto, el balance estéreo se ha podido reducir. Si no disponemos de fasímetro podemos intentar hacerlo a ojo, comparando la amplitud de cada uno de los tonos entre ambos canales. En el caso de que el procesado se haya realizado bien, todos los tonos deberan tener la misma amplitud y forma de onda entre si (comparando los tonos entre los dos canales). De no ocurrir esto, el procesado no se habrá aplicado correctamente.