Santos&Fluren (The Blind Joes)

2
2070

Santos&Fluren…

son Santos Berrocal y Florenci Ferrer. Han producido a Sidonie,  Love of Lesbian,  Supersubmarina, Elefantes … y muchos más.

Aquí va una entrevista con ambos…

  • Habladnos de vuestros inicios. ¿cómo llegáis a trabajar en esto?

F- Todo empezó allá por el 95. Coincidimos por primera vez en el estudio-local (embrión de lo que ahora es Blind Records) que tenía Santos en La Sexta Planta Multiespai en Poble Nou a raíz de una demo que grabamos Delaire (banda de la que formaría parte él también posteriormente). Fue un flechazo, un amor a primera vista. Por aquel entonces no disponíamos de toda la tecnología de hoy en día al alcance de cualquiera así que nos estrujábamos el coco para, por ejemplo, sincronizar secuenciadores con multipistas, mezclando a tiempo real y en la mayoría de los casos a dos manos. Siempre me interesó la música. Con ocho/diez años empezé junto a mi hermano a estudiar solfeo, teoría y piano. Nos examinábamos en el Liceo y acabé completando cinco cursos de piano y solfeo. A los dieciocho años aprox (allá por el 89/90) decidí embarcarme por mi cuenta y de forma autodidacta en el mundo de los secuenciadores, los samplers y los multipistas. Monté mi primer laboratorio musical en casa de mis padres donde grababa mis propias demos. Disponía de un teclado Roland U-20, un sampler Ensoniq EPS-16, un secuenciador Roland MC-50, un módulo Korg 05R/W todo ello ruteado a una mesa de mezclas por la que entraba todo y salía hacia el amplificador del equipo Hi-Fi Sony y de ahí a la pletina donde lo grababa todo (guitarras a través de multiefectios Zoom y pedales varios, voces, etc…) a tiempo real (impensable hoy en día). Aprendí a sacarle el máximo rendimiento a la técnica del overdub. La recuerdo como una época de mucho aprendizaje, había que estrujarse realmente la cabeza para lograr resultados más que aceptables. Fué un momento realmente creativo. Al cabo de unos años encontré finalmente a mi alter ego en Santos, con quién comencé a compartir ilusiones, sueños y discos durante, hasta la fecha, quince años.

 

S- En mi casa la música siempre estuvo muy presente, mi padre tocaba la guitarra y la armónica y yo empecé a tocar la batería y la guitarra con 13 años. A los 14 montamos un grupo con los amigos del colegio; cuando quedábamos con el grupo para ensayar era el momento más feliz de la semana, nadie sabía muy bien cómo montar el equipo de sonido y yo me lancé sin tener mucha idea. Con el grupo pedimos un crédito para comprarnos nuestro equipo para ensayar y grabarnos, nos compramos un multipistas Fostex de casette de 4 pistas. Aquello era flipante, nos pasábamos horas grabando ideas y tratando de emular a nuestros artistas favoritos. Pronto me empecé a animar a grabar nuestras demos y cada vez me gustaba más y le dedicaba más horas a grabar y producir canciones; me parecía increíble que pudiéramos crear canciones y tenerlas grabadas, nunca me enteré mucho de la parte más técnica, lo importante era plasmar nuestras ideas.

Ya con 19 años empecé a estudiar música y sonido, y a los 21 me asocié con mi amigo Jordi para comprar material un poco más profesional (eso creíamos nosotros), y montar nuestro primer estudio. Me pasé unos 6 años grabando demos y algún disco; mi estudio era el laboratorio para los grupos que tuve en ese tiempo.

En el año 1994 apareció un grupo para grabar una demo, se llamaban Delaire, el teclista del grupo era Fluren; enseguida nos entendimos y vimos que compartíamos una gran pasión por la producción y por cómo hacer discos…

Me propusieron entrar en el grupo como batería y, poco después, le propuse a Fluren y a un par más de amigos (Ernest y Paco) que montáramos un nuevo estudio más profesional. Allí fue cuando nos trasladamos a nuestro actual estudio. A partir de ese momento, currar, currar y seguir aprendiendo y disfrutando de la música.

  • Lo primero que me sorprende es que seáis un tándem de dos personas diferentes, ¿no acabáis enfadándoos a menudo?

F- La verdad es que sí pero afortunadamente al final del día llega la conciliación. A estas alturas nos conocemos al dedillo y sabemos perfectamente lo que el otro piensa, así que también sabes cuando hay que levantar el pie del acelerador y disminuir la velocidad. Por norma general, en el estudio se viven situaciones tensas así que, o estableces una buena relación con tu compañero de viaje o el desgaste psíquico y emocional puede acabar pasándote factura.

 

  • ¿qué es lo mejor de ser dos? 

S- Sin duda, poder compartir y seguir disfrutando de nuestra pasión y, por otro lado, sumar ideas y complementarnos: donde no llega uno, muchas veces el otro tiene una idea brillante que lleva la canción a un sitio mucho más especial o desatasca un momento complicado. En épocas de mucho trabajo también te permite poder tomar algún respiro y saber que el otro seguirá avanzando hacia buen puerto.

Lo de repartir beneficios nunca ha sido un problema porque nunca hemos tenido…

Tener un estudio y trabajar como productores no es un trabajo en el que se pueda ganar mucho dinero, por lo menos aquí en España y en estos tiempos, nosotros somos privilegiados porque tenemos mucho trabajo, pero esto sirve para tener un sueldo normalito.

Al ser un trabajo muy pasional hay muchos momentos en que aunque sabes que la opción del otro también es buena, cuesta ceder, y podemos tener momentos en los que no nos ponemos de acuerdo hacia dónde avanzar.

De todas formas, trabajar con alguien con tanto talento y creatividad como Fluren es un lujo y un placer, llevamos trabajando juntos más de 20 años y aunque tenemos nuestras discusiones y momentos en los que no vemos las cosas igual, seguimos teniendo mucha complicidad y compartiendo un mismo criterio artístico.

 

  • ¿suelen complementarse vuestras ideas?

F- La mayoría de las veces. Ten en cuenta que llevamos trabajando juntos en esto unos quince años aproximadamente. Hemos crecido musicalmente a la par. Nuestras influencias (musicales) son prácticamente las mismas: pertenecemos inevitablemente a la generación de los 80’s/90’s con todo lo bueno y lo malo que ello pueda conllevar.

 

  • ¿este trabajo se hace para ganarse la vida o por pura pasión?

S- El trabajo empieza desde la pasión y algunos privilegiados como nosotros también podemos ganarnos la vida, pero creo que siempre gana la pasión. En el momento en que esto desaparezca deberíamos buscarnos otra cosa, no tiene sentido hacer música y discos sin pasión.

 

  • ¿qué es lo mejor y lo peor de trabajar en esto?

F- Digamos que lo mejor la satisfacción al ver dibujada una sonrisa en el rostro del artista con el que estás trabajando en el momento en el que suena el tema que has estado arreglando y/o mezclando. De hecho nos sentimos especialmente afortunados… Nuestro trabajo requiere de una implicación emocional importante y de una cierta psicología para con el artista a la hora de valorar aspectos diversos de las canciones, así que es inevitable acabar sintiéndote parte esencial e imprescindible del proyecto (sin querer termina por ser un poco tuyo también). Podría compararse con una escultura a la que entre todos vamos dando forma y a la que vamos puliendo aristas y rebabas hasta dar con el resultado que más se aproxima al que imaginábamos. Aunque no siempre es fácil; hay días en los que todo el mundo está de acuerdo y hay otros en que, como sobre gustos no hay nada escrito, ya te puedes imaginar la de vueltas que podemos llegar a darle al asunto.

¿Y lo peor? Pues nada a parte de las horas y horas de encierro en el estudio aunque, en nuestro caso, disponemos de luz natural y de una terraza inmensa con vistas al mar que nos lo hace bastante más llevadero!

 

  • Tal como está hoy en día el negocio de la música y la industria musical… ¿se puede vivir de grabar discos? Muchos estudios están orientándose hacia las clases, cursillos, doblaje, TV… ¿hay demasiados estudios profesionales en España?

S- Vivir de hacer discos no es fácil, creo que los que vivimos de esto es porque somos muy persistentes y muy trabajadores. Cuando empezamos también hacíamos publicidad y alguna otra cosa, pero pronto nos fuimos especializando y apostando por hacer discos que es lo que realmente nos gustaba.

No creo que haya demasiados estudios profesionales, hay poco trabajo para estudios grandes, los presupuestos para los discos son muy bajos normalmente. Sí que hay muchísimos estudios y muchos tienen el equipo suficiente para hacer grandes discos. Muchos son estudios pequeños, pero hoy en día con poco equipo se puede hacer de todo, lo que marca la diferencia son las personas que trabajan allí, y su experiencia.

Aguantar en este sector es difícil y lo que hace que un estudio sea profesional es que las personas que trabajan allí tengan experiencia, mucha pasión y sigan investigando y escuchando mucha música para ayudar a hacer buenos discos. Hay estudios con grandes mesas y outboard, pero los resultados no son tan buenos como en estudios con poco equipo pero con grandes productores e ingenieros.

Por suerte, en España cada vez hay más gente que hace buenos discos y gente joven que viene con mucha formación y más valentía a la hora de trabajar.

3

 

  • La revolución digital ha traído la expansión del audio. Donde antes se necesitaban millones, hoy es cuestión de un par de salas, un ordenador, software y una pequeña inversión en transductores. ¿ha sido buena o mala esta evolución / revolución?

F- Según el prisma con el que se mire. Sí es cierto que hoy en día en mucho menos tiempo se logran unos resultados más que aceptables. De repente disponemos de unas herramientas que antes ni existían que, usadas en su justa medida, nos ahorran mucho tiempo. También es cierto que hace unos años era imprescindible ensayar y pre-producir un disco mucho más; antiguamente la tarifa de un estudio era mucho más cara y la grabación en soporte analógico no permitía tanto editaje y afinación así que, o tocabas bien y en unas cuantas tomas lo tenías o te arruinabas. Como siempre suele suceder con este tipo de evoluciones/revoluciones tecnológicas, se ganan y se pierden cosas. Se gana tiempo que es lo que hoy en día parece más valioso y se pierden ingenio, inmediatez, creatividad en cierta manera… Cuando no disponías de tantos plug-ins ni de tantos VSTs te las ingeniabas para conseguir o para aproximarte al máximo a lo que buscabas y esa parte del proceso era tediosa pero motivante a la vez, se convertía en un reto y, una vez éste superado, la recompensa final era toda una victoria.

 

  • Cuando un aficionado con un home estudio, ponle que muy bien dotado de equipo, no consigue resultados a la altura de un estudio profesional es principalmente por…

S- Por falta de experiencia y por sobredosis de plugins y opciones.

 

  • ¿quétiene un estudio profesional que no tenga un home estudio? ¿por qué muchas bandas deberían plantearse pagar por grabar en vez de hacérselo ellos mismos?

F- Básicamente por la opinión experta de alguien que lleva unos cuantos años dedicándose a producir discos y que sabe o en cierta manera intuye qué puede sentarle mejor al proyecto. Sí es cierto que, hoy en día, las demos caseras en su mayoría nada tienen que ver con las de antaño, aquellas que solíamos grabar con un cuatro u ocho pistas tirando de ping-pong para liberar espacio en las pistas ya grabadas (los famosos overdubs caseros). Gracias a la evolución de la que antes hablábamos, las demos de hoy en día suenan espectaculares. Las herramientas son tales que el artista puede plasmar  aproximadamente lo que imagina para el disco, sean arreglos o incluso algún tipo de tratamiento sonoro específico. Sin embargo, el asesoramiento y la visión externa de un buen productor es clave para definir, pulir y supervisar el proceso.

4

 

  • ¿Cuáles son los puntos fuertes de vuestras producciones? ¿qué puedo esperar si mañana os contrato para grabar mi disco?

S- Creo que tratamos de ser muy respetuosos con el carácter y la manera que tiene el artista de hacer música. Intentamos que cada grupo suene personal y especial, mimamos todos los aspectos de una producción por igual, primando siempre la emoción y la canción; es muy importante que el sonido sea bueno o competitivo y le damos mucha importancia, pero preferimos que la canción suene emocionante a que suene mejor técnicamente.

Si vienes a hacer un disco con nosotros vamos a tratar que el proceso sea cómodo, relajado y excitante, e intentaremos que tu disco sea también nuestro mejor disco hasta el momento; nos gusta investigar y arriesgar y no tener miedo a equivocarnos.

Nuestra manera de hacer discos es una combinación de mucho trabajo y muchos momentos de charlas y risas. Creemos que en un trabajo creativo también debe haber muchos momentos de relax y distensión.

Últimamente los discos que no grabamos con toda la banda tocando a la vez, los hacemos trabajando tema por tema (no hacemos primero todas las baterías, luego bajos, guitarras,etc).

Cogemos un tema y lo grabamos todo excepto las voces; de esta manera, cuando estás con la emoción y el rollo de una canción, todos los miembros del grupo aportan sus ideas y su creatividad, y todo el mundo está más implicado en la canción, es como la energía de las primeras tomas.

Luego, cuando volvemos atrás, vamos rematando y corrigiendo o añadiendo más elementos si son necesarios.

 

  • ¿trabajáis normalmente en los Blind estudios o os movéis?

F- Solemos trabajar siempre en Blind Records. La mayoría de los discos en los que participamos se graban, arreglan y mezclan en nuestro estudio aunque , de vez en cuando y si el proyecto lo requiere, podemos salir afuera también (si necesitamos una drum room mucho más poderosa por ejemplo, si en algunos casos necesitamos espacios mayores para grabar en directo dependiendo del volumen de la banda, pre-producciones varias, el factor aislamiento = concentración, etc…).

5

  • ¿preferís la mezcla ITB, OTB o híbrida?

S- La combinación de los dos mundos es la manera con la que nos sentimos más cómodos. Utilizamos un sumador externo (en nuestro caso el Neve 8816), y en la cadena de máster también insertamos un compresor estéreo  (Matt) y una Eq (Millenia). Las voces siempre las procesamos fuera: las procesamos y ya las dejamos con la compresión y la eq principal grabadas en la  sesión, así, cuando retomamos las mezclas o hacemos retoques es todo mucho más rápido. El resto de cosas las hacemos con plugins, excepto delays más freaks o exagerados. Utilizamos delays de cinta para que la textura sea más analógica y aporte un poco de caos y descontrol. Cuando producimos nosotros ya grabamos las pistas con carácter y bastante procesadas, así no tenemos que esperar tanto para hacernos una idea de cómo sonará la canción.

 

  • ¿quétiene de bueno el hardware y qué tiene de bueno el software? ¿en qué casos elegís cada cual?

F- Cada cual tiene sus ventajas y limitaciones. Creo que, como antes apuntábamos, el secreto reside en el buen uso que hagas de ellos y en su justa medida. Hoy en día la calidad del software musical aplicado a las técnicas de grabación es realmente eficaz y práctico. De todas maneras, el grano (por así decirlo) y el carácter que puedas llegar a conseguir con el hardware difícilmente puedas emularlo vía software. Insisto, creo que la justa combinación de ambos es clave a la hora de conseguir buenos resultados.

 

  • Cuando una banda va bien ensayada a grabar a un estudio competente con un técnico competente… ¿el resultado está asegurado? ¿pueden factores como la química que se establece entre productor y músico arruinar o mejorar la grabación?

S- Creo que la química que se establece entre el equipo humano que participa en un disco es el factor clave para obtener un buen resultado. Disfrutar el proceso y que todo el mundo se sienta cómodo para crear y aportar ideas es básico para hacer crecer las canciones. En la mayoría de discos también hay muchos momentos de tensión y nervios, pero esto también es positivo, significa que la gente está muy metida en el proyecto.

Con un grupo que viene ensayado, con buenas canciones, un buen equipo y un buen ingeniero, seguro que se plasmará un buen disco, pero para que el disco sea excelente tiene que aparecer la magia y haber química entre productor, ingeniero y grupo, eso sí que es infalible.

6

  • ¿quéhace exactamente un productor? No sé si en España tenemos claro cual es realmente su papel.¿tomar decisiones técnicas? ¿artísticas?¿ambas?

F- No, en España no se es, en general, muy consciente del rol que desempeña la figura del productor musical. El productor, por así decirlo, se encarga básicamente de tranquilizar al artista haciendo que todo fluya y creando un ambiente óptimo de trabajo en el estudio. Por supuesto que una de sus múltiples tareas consiste (o al menos en nuestro caso) en tomar decisiones técnicas y sobre todo artísticas pero, más allá de éstas, quizá la mayor responsabilidad que asume es la de coordinar bien los tempos de trabajo y creación, aportar coherencia y homogeneidad al disco a la vez que dotarlo de un componente especial que lo acerque un poco más a la gente, al público, y por encima de todo, conseguir que el artista se sienta cómodo durante el proceso y orgulloso al término de éste.

 

  • ¿os dan a elegir entre un muy buen sistema de escucha o un rack petado de cacharritos con muchas lucecitas y marcas de primera para una mezcla que tenéis que hacer. ¿Cuál escogéis?

S- Si el sistema de escucha se parece al que nosotros utilizamos normalmente, elegiríamos esta opción, pero si la escucha es excelente pero no estamos acostumbrados o es muy distinta a la nuestra, nos quedaríamos con el rack, así podríamos experimentar más.

7

  • ¿quémarca principalmente la diferencia en un estudio profesional? ¿experiencia y conocimientos de los técnicos? ¿entorno acústico? ¿equipo?

F- Estoy absolutamente convencido de que la diferencia la marcan la experiencia y conocimiento de los técnicos (en nuestro caso de los productores). Por más que dispongas de los mejores previos y compresores, de conversores, de la mejor microfonía y los mejores tratamientos acústicos, sin ideas, sin riesgo y sin un bagaje profesional ya consolidado a lo largo de decenas de discos el resultado no es el mismo. Del mismo modo, gran parte del éxito de un estudio, a mi parecer, reside en el trato humano cercano y cordial que puedas ofrecer al cliente. Establecer una relación de confianza con los músicos es básico y muy saludable para el buen funcionamiento del proyecto.

 

  • Habladnos de algunas de vuestras producciones más reconocidas. Habéis grabado a Sidonie, Love of Lesbian, Elefantes… ¿qué tal la experiencia de trabajar con grandes músicos?

S- Siempre son discos muy intensos. En el caso de Sidonie cada nuevo disco es un nuevo reto, nunca sirve lo que hicimos en el disco anterior. Eso te obliga a reinventarte y buscar nuevas maneras de hacer las cosas, es mucho más cansado, pero muy excitante al mismo tiempo. Con ellos llevamos trabajando más de 15 años, somos muy amigos y nos conocemos muy bien, nos unen muchas cosas y es un placer seguir formando equipo.

Con Love Of Lesbian también hemos trabajado en todos sus discos en castellano, pero sin duda Maniobras de Escapismo es el que más disfrutamos y del que mejor recuerdo tenemos; también fue la primera vez que trabajamos con Ricky Falkner (que es un productor flipante), quien desde ese momento se convirtió en un gran amigo y seguimos formando un gran equipo en muchos discos. En ese álbum no había presión ni nada que esperar, y nos permitió hacer un disco muy especial y muy libre, con todo el equipo trabajando en la misma dirección; otro de los factores claves del disco fueron las merendolas que nos pegábamos…

Con Elefantes habíamos trabajado hacía muchos años en sus maquetas, pero nuestro estudio era muy humilde y no estaba preparado para hacer discos. Pero ya en ese momento tuvimos mucha conexión con Shuarma y teníamos claro que en el futuro haríamos cosas juntos. Cuando pudimos tener el estudio más preparado, Shuarma ya hizo su segundo y tercer disco con nosotros; cuando volvieron a reunirse 10 años más tarde para hacer un nuevo disco, tenían claro que querían que nosotros fuéramos los productores. En este disco sí que había un poco más de nervios y presión, pero todo salió muy bien y ellos quedaron muy contentos.

En estos dos últimos años también hemos tenido el placer de trabajar en el último disco de Iván Ferreiro y hacer algunos temas con Quique González. Son artistas con una gran trayectoria y mucho talento. En los dos casos éramos fans de sus discos y les admiramos mucho, imagínate la ilusión que nos hacía trabajar con ellos.

En definitiva, son artistas con gran experiencia que tienen las cosas más claras y lo ponen todo muy fácil; son muy trabajadores y eficaces en el estudio. Cuando trabajamos con artistas reconocidos, al principio sí que estamos un poco más nerviosos, pero a la que nos ponemos manos a la obra te olvidas de lo que han hecho y solo piensas en hacer su mejor disco.

8

 

  • ¿ha habido buena conexión en lo personal?

F- Por supuesto, siempre. No solo son grandes músicos, son grandes compositores y a la vez, después de tantos años compartiendo estudio y experiencias, grandes amigos. Forman parte de la familia Blind.

 

  • ¿alguna producción que queráis destacar por encima del resto? ¿hay alguna un poco más especial para vosotros?

S- Todas y ninguna a la vez, pero quizás el disco que nos ha marcado más y del que tenemos un recuerdo más especial creo que es Shell Kids de Sidonie. Fue nuestro primer disco de verdad, con presupuesto, tiempo y una banda con buenos temas, mucha actitud y muy valiente. Teníamos poca experiencia a la hora de afrontar una gran producción, pero fuimos valientes y nos lanzamos a la piscina; la ilusión, la ingenuidad y muchas horas de trabajo nos ayudaron a hacer el disco que queríamos.

Luego hay muchísimos discos a los que les tenemos mucho cariño. Maniobras de Escapismo de Love of Lesbian… nos lo pasamos tan bien. Pel.lícules de Quart Primera (el proyecto de Pere Jou), que creemos que es de nuestros mejores discos. El regreso de Elefantes, los discos de Beth, el de Iván Ferreiro, los temas que hemos grabado con Quique González………ufffff, somos unos privilegiados, trabajamos con artistas increíbles y siempre disfrutamos mucho.

9

  • ¿quédisco, cualquiera de la historia de la música, hubieseis pagado para poder producir?

F- Uauuu!!! Difícil pregunta… En mi caso, creo que optaría por un clásico imperecedero de los 80 como el Thriller de Michael Jackson por todo lo que significó y aún significa y otro par de los 90 que a nivel de producción me volaron la cabeza: The Downward Spiral de NIN y Ok Computer de Radiohead. Para mi todo cambió a raíz de la escucha de cualquiera de estos discos.

 

  • ¿podéis citarme algún ejemplo de discos que en vuestra opinión suenen impecables, increíbles?

F- Los mismos que acabo de citarte como ejemplos eternos y quizá el Bad As Me de Tom Waits (por el tratamiento rugoso, hiriente y grasiento de la música y los diferentes registros e interpretaciones vocales de ese monstruo que es Waits) y The 20/20 Experience de Justin Timberlake (por su elegancia, por el trabajo vocal, por las mezclas de Jimmy Douglas, etc…) como ejemplos más cercanos o actuales.

 

S- Pet sounds de Beach Boys, Wandering Spirit de Mick Jagger, Ok Computer de Radiohead, Civilians de Joe Henry, Up de Peter Gabriely Uptown Special de Mark Ronson. Cuando escuché el single con Bruno Mars me impresionó mucho como sonaba.

 

  • ¿usáis referencias de otros discos a la hora de mezclar?

F- Inevitablemente. Suele ser inspirador, motivador y a menudo ayuda a concretar el camino a seguir. Es más, incluso el artista tiende a intentar acercarse a tal artista o a tal producción dependiendo del momento creativo que atraviesa. Hoy en día, además, disponemos de la plataforma ideal para documentarnos al momento: Spotify.

10

  • He escuchado alguna de vuestras grabaciones y suenan fantásticas, con mucho espacio, muy tridimiensionales. ¿cómo se logra ese efecto de espacio, de que cada instrumento se encuentra en un lugar y no se atropellan unos con otros?

S- Con la utilización de reverbs y delays, y siendo bastante radicales con el uso de los panoramas. Cada día utilizamos más reverbs distintas para colocar los instrumentos en distintos planos.

Construimos la mezcla desde la batería y la voz, creo que son los elementos que más horas de trabajo requieren en la mezcla. Si tienes una base rítmica sólida y una voz que sea el hilo conductor durante toda la canción, es más fácil ir colocando todos los demás instrumentos arropándola.

Tratamos de ser muy rápidos buscando el balance entre todos los instrumentos. En una hora tenemos el tema sonando, sin detenernos mucho tiempo a trabajar cada instrumento por separado; una vez el tema funciona sin automatizaciones ni demasiadas ecualizaciones ni compresiones, ya empezamos a matizar cosas, a colocar reverbs, distorsiones y jugar con las texturas para que el tema empiece a ser más tridimensional y que funcionen todas las transiciones entre partes de la canción.

Una de las decisiones más importantes durante la mezcla es tener claro cuáles son los elementos importantes y qué arreglos son los que deben tener más peso, y si es necesario quitar instrumentos. Cuando hay muchos elementos no siempre es necesario que todos se entiendan bien, hay guitarras, teclados o coros que tienen que crear ambientes o sensaciones y no es necesario que estén perfectamente definidos.

 

  • ¿qué uso soléis hacer de la reverb? ¿usáis varias a la vez en un mismo proyecto? ¿de qué tipos? ¿hardware o software?

S- Como decíamos antes, cada día utilizamos más reverbs distintas y muchos delays, jugando con ellos para crear profundidad y que todo suene más 3D.

Como base utilizamos 4 reverbs stereo externas (System 6000), y luego muchas reverbs de plugin; una de las que más usamos es la TL Space, también muchas cadenas de reverbs y delay con distorsiones y eq radicales.

Hay temas en que para la voz hemos llegado a utilizar 5 reverbs distintas y 4 delays.

Jugamos con la voz como los guitarristas con sus pedales de efectos, a cada parte del tema tratamos de darle un espacio distinto y que esté bien arropada en la mezcla; también hay temas con los que hacemos lo opuesto y para la voz solo utilizamos un slap delay. Siempe utilizamos lo que sea necesario para llegar hasta donde queremos.

11

  • Me ha llamado especialmente la atención el sonido de bajo tan bonito que soléis conseguir. Me suena redondo, sin estridencias, está ahí pero no demasiado presente, llena su espacio pero no molesta al resto. Me gusta mucho por ejemplo el bajo en los discos de Sidonie o Iván Ferreiro. ¿podéis comentar cómo tratáis este instrumento, tanto en grabación como en mezcla?

S- En grabación la mayoría de veces solo utilizamos DI, aunque depende del proyecto o de si el bajista quiere grabar con ampli, entonces tratamos de buscar un equilibrio entre las dos cosas. Normalmente utilizamos un previo Api y un compresor LA2A, o el Dbx si queremos un bajo con mucho ataque o un sonido más Vintage. Acostumbramos a usar mucho el Sans Amp en la mezcla, es una maravilla para los bajos. Utilizamos mucha distorsión y cada vez le hacemos menos cosas; el bajo es de los instrumentos que más guerra acostumbra a dar, es difícil encontrar el equilibrio entre que suene definido y que suene con grave. Al final lo que más nos ha funcionado en  los últimos discos que hemos hecho ha sido no hacer nada. Hay temas que tras probar muchas cosas, se lo quitamos todo y suena de maravilla.

En el caso de los dos ejemplos que pones, son de los mejores bajistas con los que trabajamos, son muy distintos entre si pero los dos son increíbles. Nos gustan los bajos que se mueven y no están allí haciendo tan solo las tónicas o para dar el grave, y tanto Jesús como Ricky hacen líneas que se pueden cantar y son muy dinámicas.

 

Para acabar me gustaría conocer vuestros próximos proyectos.

F- Ahora mismo andamos metidos de lleno en la grabación/producción del segundo disco de nuestra propia banda Santos hasta mediados de Febrero para luego enlazar con una mini-grabación con Dinero, reencontrarnos de nuevo con Joan Dausà, Elefantes, Mucho, Izal, Quique González, etc…

 

Muchas gracias por vuestro tiempo.

Podéis conseguir más información sobre Santos&Fluren en su perfil de Facebook o en la web de Blind Records.

Gracias a José Bernabé por su ayuda inestimable para esta entrevista.

 

2 Comentarios

  1. Me ha encantando la entrevista. Con cada una de estas entrevistas se aprende muchisimo.
    Joer en mis tiempos de orquesta tambien usábamos el secuenciador Roland MC50…..madre mía…. como ha cambiado el cuento….

    Gracias a Santos Berrocal y Florenci Ferrer por producir esos discos que suenan tan bien……:)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.