El efecto Haas al servicio de los coros

12
2453

En este artículo vamos a explicar una técnica de procesado que puede ser de utilidad a la hora de mezclar unos coros.

 

Supongamos una triada de voces, en dos acordes, el primero en Do Mayor y el segundo en Re menor.

 

La voz más grave hace, Sol, Mi, Sol, La, Sol, como quinta invertida.

La voz media hace, Do, Sol, Do, Re, Do, como tónica.

La voz más aguda hace, Mi, Do, Mi, Fa, Mi, como tercera.

 

El coro de nuestro ejemplo en mono, esto es, todas las voces al centro, queda de esta manera.

 

 

Lo normal suele ser no dejarlo en mono, buscando algo de espacialidad, de modo que lo primero que se nos pasa por la cabeza suele ser recurrir al paneo, dejando por ejemplo la voz más grave en el centro y moviendo a derecha e izquierda las otras dos voces. Para que el efecto sea más claro, procedemos a panear al 100% las voz media y la aguda, a extremos opuestos.

 

 

Esta técnica tiene la ventaja de ser simple y rápida, pero nos provoca el problema de que la relación entre las voces se verá alterada en el caso de que el oyente no esté debidamente colocado para poder escuchar ambos canales con igual intensidad.

 

Por ejemplo, en un coche, el conductor oirá con más intensidad la voz grave y la tónica, que eran las voz que habíamos dejado al centro y a la izquierda. Sin embargo, el oyente sentado en el asiento del copiloto, oirá más la voz grave y la aguda, perdiéndose la voz media/tónica.

 

El efecto Haas puede remediar este problema si confiamos en él.

 

Volvamos a dejar las voces en el centro, esto es, volvamos al archivo 1. En esta situación, procedamos a insertar un Delay en el canal de cada voz  que queremos llevar a un lado o a otro. Este delay, simplemente lo que va a hacer es retrasar la señal de ese canal. No estamos hablando de un Delay con Feedback, sino de un retardo único de la señal. Misma señal, pero retrasada en el tiempo.

 

Así mismo, debemos asegurarnos de que ese Delay no sea mono. Necesitamos que divida la señal de su salida en un canal de derecha y otro de izquierda. Una vez tengamos el ruteo del Plugin correctamente hecho, deberemos iniciar el retardo, pero atención, tan solo de uno de los dos canales de salida.

 

Esto es, debemos asegurarnos de que, para cada voz, el retardo sea único y en un único canal. O bien izquierda, o bien derecha, pero no en ambos, siguiendo este esquema.

Esquema de ruteo 1

 

Llegado a este punto, no debemos hacer nada más, el efecto Haas se encargará del resto.

 

Nuestro cerebro interpretará, debido al retardo introducido, que una señal proviene de la izquierda y la otra, con retardo en el canal opuesto, proviene del lado contrario.

 

Si introducimos un retardo de 44 muestras a las voces que queremos ladear (en una grabación muestreada con 44.1KHz, el resultado sera aproximadamente 1mSg de retardo),  nuestro cerebro generará una imagen estéreo a pesar de que todas las voces quedan efectivamente en el centro, y por consiguiente el RMS de L y el de R son idénticos,

 

 

Variando los tiempos de retardo obtendremos diferentes resultados.

 

Esta técnica resulta muy efectiva y fácil de utilizar en un entorno digital, pero como todo procesado, tiene sus efectos adversos, y conviene conocerlos.

 

En realidad, además de una imagen estereofónica inventada por nuestro cerebro en la cual las relaciones entre las voces se mantienen constantes a pesar de que el oyente no tenga acceso a ambos altavoces equitativamente, nos encontramos ante un filtro de peine que conviene controlar.

 

 

En nuestro caso, con 1mSg de retardo de un canal sobre el otro, el efecto peine obtenido es el siguiente:

Efecto peine 1mSg

 

Este efecto puede tener efectos negativos en las situaciones en las que el archivo sea reproducido en sistemas mono, produciendo cambios tímbricos notorios al reproducir ciertas notas de las armonías.

 

Como podemos ver, en nuestro caso, la cancelación más baja, y la más preocupante, se produce en 500Hz, Si (4) aproximadamente, entrando de lleno en la zona tímbrica importante de la voz, pues queda en la zona del segundo y tercer armónico de las voces involucradas.

 

Sin embargo, como para todos los problemas, existe una solución, aunque sea solo parcial o limitada.

 

Al saber el retardo introducido, también podemos saber cuales serán las frecuencias atenuadas, y de esta manera esquivarlas de dos modos.

 

 

1- Procediendo como en este caso, de manera que el primer corte del filtro de peine, el más importante, no quede en una nota de la tonalidad de la canción. De este modo, puede que debamos introducir 44 muestras de retardo en un tema que no contenga Si en la melodía coral, como es el caso de nuestro ejemplo. Así pues, la primera cancelación del filtro de peine será esquivada, o al menos, minimizada.

 

2- Buscando tiempos de retardo que provoquen cancelaciones fuera de la escala temperada. Por ejemplo, si la cancelación se produce en 493Hz, tendremos problemas en Si, pero si se produce en 510Hz, que queda a medio camino entre Si (4) y Do (5), los efectos de cancelación pasarán más inadvertidos.

 

Aunque lamentablemente, nunca conseguiremos evitar este problema completamente, solo se dará en sistemas monoaurales, y por contra, el efecto en sistemas estereofónicos es muy envolvente y vistoso. Parece un peaje asumible.

 

Un saludo a tod@s

 

Ibon Larruzea

www.euridia.net

euridia

 

 

12 Comentarios

  1. Fantásticamente bien explicado, sencillo y muy efectivo.
    Yo suelo usar este efecto en el solo de guitarra principal también a veces, o si el tema es solo guitarra acústica y voz, en la guitarra para darle sensación de sonar más grande y espaciosa.
    Lo que yo hago es duplicar la pista y en la duplicada retraso unos milisegundos (normalmente 10, 15 o 20, dependiendo), luego paneo una a cada lado completamente y aparece ese efecto maravilloso.
    Muchas gracias por el artículo Ibon. Siempre es un placer leerte.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.