Sin la música la vida no tiene sentido

8
1671

Hoy es el día de la música, ¿y que queréis que os diga, que os de la enhorabuena? más bien yo le daría el pésame a todas aquellas personas que durante el día de hoy no han escuchado nada de música.  Y es que la vida, sin la musica no tiene sentido, al igual que sin otras muchas de las artes que permiten al ser humano expresar sus sentimientos. La música es al fin y al cabo un vehículo de transporte, es un tren en el que te subes y comienzas a gritar a los cuatro vientos lo que sientes en tu interior. Música acompañada de poemas, o letras, que recitan sentimientos, música sin letras, en la cual la interpretación y ejecución de un tema o una mera improvisación, exhala sentimientos que se contagian por una mera empatización en el espectador y lo conmueve, lo agita, lo hace sentir. Aun recuerdo mis días de bajón de poner una y otra vez sin parar el Purple Rain, y es que la música, me ha acompañado toda mi vida, asociando acontecimientos con recuerdos sonoros, la banda sonora de mi vida.

Podría afirmar que el 90% de los que estamos aquí y de los que he entrevistado a lo largo de estos meses han llegado aquí por la música, y desde luego la música es el origen en muchos casos de esta afición por el audio y en mi caso es el fín hacia donde voy cerrando mi círculo. Yo empece a tocar a los 15 años, y lógicamente el mundo del audio vino posteriormente, como a los 22 años, con el ansia de cada vez ir aprendiendo más sobre todo aquello que rodeaba a la música. El hecho de querer captar aquellos sentimientos de la mejor forma posible, con la mejor calidad, me hicieron volcarme en el audio de manera exagerada.

Yo empecé con una guitarra Washburn y un Boogie, chiquitín, de 22 watios, lo vendí para comprarme un triaxis, lo echo mucho de menos, le tenía mucho cariño ya que no necesitaba nada más para tocar horriblemente mal y sacar toda mi alma en cada nota. Poco tiempo después comencé en una boragime de comprar amplificadores, y como no, con todo eso pues no vas a tocar Hombres G, me fuí directamente a tocar covers de Dream Theater. Por aquella época tenía unos 25-26 años y había pasado de estar tocando AC/DC con 15 años a tener un equipo del copón y tocar a Dream Theater, pero todo sintético, sin feeling, no se parecía a como empece, tenía de todo, equipo, técnica, ego, pero me faltaba algo, realmente disfrutar de lo que hacía. El hecho de acumular amplificadores, el hecho de buscar la excelencia, el hecho de tener lo mejor y saber de todo más que nadie en busca del santo grial, me había apartado de lo que realmente me gustaba, ya no sonaba tan fresco.

Mientras tanto, a los 24 años, y como fruto de 6 meses a tope en el mundo del audio tuve una revelación importante, y es que yo no era lo suficientemente maduro como para vivir de la música o del sonido, justo lo que había estado estudiando los anteriores años en escuelas y academias, simplemente vi cosas que no me gustaron, cosas que una persona con determinada madurez seguramente se habría sobrepuesto a ellas, pero yo no era nada maduro y no tenía ganas de entrar en un circuito que lo veía excesivamente funambulesco (que no farandulesco), así que a los 24 años decidí estudiarme otra carrera y olvidarme un poco de esto.

Lamentablemente después de  los 26 años, por desgracia, tuve que dejar la música de lado, porque simplemente no tenía tiempo para todo. Ocho años después y ya con una vida totalmente encauzada llego el momento de retomar aquella afición que tantas alegrías me había dado, aquella pasión por expresar mis emociones a través de un trozo de madera con cuerdas de acero. Fueron muchas noches soñando en esos 8 años que volvía a retomarlo, pero nunca llegaba el momento, y un día llegó, casi sin pensarlo.

Unos dos años después de retomar la música, audiopeludo se disolvió, y Paco me animo a montar esto junto a Mario. Seis meses después de esto se decidió comprar una cámara, y el resto ya lo sabéis. Creo que en estos dos años de audioforo, he conocido más gente, he aprendido más cosas y he hablado más de audio que en toda mi vida junta. He visto muchos estudios, he probado muchos cacharros he hablado con tanta gente de audio que incluso he perdido la cuenta y después de estos dos años solo puedo decir una cosa: me aburro, me aburro enormemente, es siempre más de lo mismo, audio, audio, audio, el audio me encanta, pero como un medio para captar la música, los sentimientos, las emociones. Hablar de audio todo el día me ha petado la cabeza, porque realmente el audio es un medio que se tiene para postergar en un soporte sonoro lo que realmente importa: la música. Si os dais cuenta, mi actividad en audioforo ha bajado bastante en los últimos meses, justo coincidiendo con una nueva etapa en la que me encuentro y que posteriormente os comentaré.

En estos dos años he visto cosas y me han contado cosas, que me hicieron recordar en porque desistí en su día de todo esto. Películas realmente de terror que si bien para mucha gente puede ser el día a día, a mi me dan mal rollo, porque aunque tenga 38 años aun sigo creyendo en las pelis de Disney. Está claro que no puedo vivir sin el audio, que es una de mis mayores pasiones, y que algún año de estos (pronto espero ya) tendre terminado mi estudio, estudio que no será un estudio comercial al uso, ya que francamente no tengo muchas ganas, lo utilizaré principalmente para grabar grupillos que su música me haga sentir, no importa lo buenos o malos que sean, no importará si pueden pagar poco o casi nada, simplemente es dedicarme a captar la música que me conmueva y me haga disfrutar. Es decir enfocar el audio como un vehículo que me haga disfrutar de la música de otros, sin muchas más aspiraciones, pero siendo feliz con lo que hago.

Como os he contado antes, mi participación en audioforo ha bajado estos meses por diversas cosas, primero porque estoy aburrido, segundo porque me he desencantado y tercero porque francamente tirar de una web cansa y necesito de cierto descanso. Pero realmente la autentica raóon, es que esto me quita mucho tiempo de algo que me llena mucho más, que es tocar, tocar y tocar. Llevo tres meses metiendome de 2 a 3 jams semanales, y puedo decir una cosa, pocas veces me he sentido tan agusto como tocando con gente que al principio no conocía y que ahora voy conociendo. Por suerte Madrid es una ciudad muy grande, lo cual implica que el catalogo de bares que ofertan Jams es amplio. Realmente podría tirarme todos los días de la semana de Jam, pero mi vida sería una locura, o al menos esa impresión me da, podría convertirme en un yonki de las Jams.

Mi mente ha cambiado mucho en estos últimos años, ya no busco la excelencia, ya no busco tener el mejor equipo, no busco ser el que tenga la mejor técnica. He cambiado una compra compulsiva de amplis por un Marshall de toda la vida y un pedal, he cambiado los covers de Dream Theater por los de Jimi Hendrix, y he cambiado el dar un concierto al año en el cual el metrónomo no podía bajar de 160 y sin un fallo, a subirme al escenario hasta tres veces por semana y que salga como tenga que salir. Porque al final de las pocas cosas con las que he encontrado la paz en este mundo y por una de las pocas cosas que merece la pena vivir es por la música. Subir a un escenario y mostrar mis emociones, con otra gente, que pueden ser conocidos o no conocidos, pero que cuando la cuenta empieza, todos sintonizan emocionalmente. Cuando esto se produce, no importa el equipo, no importa lo bueno o malo que seas, no importa todo lo que sepas, cuando los músicos se encuentran todos en el mismo estado, la música fluye por sí sola y no se necesita nada más.

Ahora sí, feliz día de la música a todos.

8 Comentarios

  1. Qué grande!!! Coincido contigo en la época de Dream Theater lo que pasa que yo lo tocaba con mi hermano en el local ya que toca la batería. Por tu forma de hablar, quizás me equivoque pero me recuerdas un poco a mi, que coges proyectos ilusionantes con ansia y pasión, y con el tiempo se va yendo esa ilusión. ¿Te cuesta terminar los proyectos que empiezas? ¿Has comenzado muchos y terminado pocos?

    • Antes cuando era mas joven si que es cierto que me costaba terminar proyectos, precisamente porque no conseguia dominar mi parte irracional o emocional con mi parte racional. Segun pasan los años, vas aprendiendo como funcionas, y empiezas a desarrollar tus propias tecnicas para analizar las metas, ver si son factibles, proponerte hitos, automotivarte para llegar a la meta, en definitiva someter a la parte emocional con la parte racional.

      Hace tiempo use este espiritu critico a audioforo, analice a donde queria que fuese, como iba a hacer para llegar a ese punto, y lo enfocase desde el punto que lo enfocase todos los resultados me daban agua. Es decir como proyecto, es un proyecto tipo ONG, lo haces porque quieres, porque quieres ayudar a los demas, porque te sientes bien haciendolo, porque te sientes agusto, y por tanto la unica motivacion al respecto es hacerlo porque tienes ganas. Sin embargo hace ya meses que prefiero estar tocando, y esto me quita mucho tiempo de lo que ahora mismo tengo ganas de hacer. Como Audioforo no es un proyecto de tipo empresarial, sino que es mas bien de tipo personal, los proyectos personales son los que te hacen crecer como persona, pues llega un momento en el cual puedes abandonarlos por otras cosas que te hagan crecer mas como personas, y en este caso tocar me esta aportando mucho mas.

      Mi idea de momento es seguir aqui, pero con un ritmo mucho menor, algun articulo por semana, algun video por semana, pero ya cosas realmente puntuales, y que yo vea realmente interesantes para los demas y para mi, ya que Audioforo fue desde un principio una apuesta personal (por lo menos por mi parte) por hacer algo que realmente me divierte y ahora mismo he encontrado algo que me divierte aun mas. El tiempo libre es limitado y hay que dedicarlo a lo que realmente te guste, o si no, al final de tu vida, el balance sera bastante triste

  2. – Pues Chapeau por vosotros !!!
    Habéis hecho un buen camino con esta web.

    Y bueno, egoístamente diría que dedicarais mas tiempo a la web por que me encanta leer vuestros artículos, las colaboraciones y vuestras entrevistas… pero que cojones, haz lo que mas te apetezca y disfrútalo.

  3. Estaba leyendo y es curioso… me ha ocurrido todo lo contrario.

    Son épocas que pasa un@. Luego te vendrán otras —> «Vieux matou».

    Y si; los aparatos y buscar la supuesta excelencia sonora no da la felicidad.
    Es el indio y no la flecha y tal y tal… 😀

    En algo coincidimos; tocar con gente mola, pero particularmente odio las Jam.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.