El efecto Fast&Furious

6
1093

Siendo más joven, mi amiga Isa, me contaba que lo que una persona percibe después de los 20 minutos posteriores a ver una película, no es real. Según ella, si habías empatizado con la película, necesitabas unos minutos después para recomponerte, así que en esos momentos vivías una realidad paralela influenciada por lo que habías visto en la pelicula.

En el mundo del audio tengo varios amiguitos, con los que hablo un ratete todos los días. Uno de ellos es A. vamos a poner la inicial de su nombre para no levantar ampollas. Según A. existe mucha gente en el mundo del audio, sobre todo aficionados, que sufren del efecto Fast&Furious.

Este efecto consiste en que tu llegas al cine en tu Ford Escort para ver la película de Fast&Furious, y cuando terminas la película, sales del cine, pensando que eres Vin Diesel, y que tu coche es un Ford Mustang. Así que coges tu coche y vas flipadísimo conduciendo por la ciudad, hasta que el día siguiente cuando te levantas, te das cuenta de que te sigues llamando Bartolo y tienes un Ford Escort.

El efecto Fast&Furious es una forma de venirse arriba, en el que pierdes la noción de la realidad y te crees que vives en una realidad muy diferente. En el mundo del audio, puedes encontrar gente que se viene arriba fácilmente, que se montan una película en su cabeza, y cuando se dan cuenta de la realidad, es cuando viene la hostia, y con ello, frustraciones, bajones, el ganas de dejarlo todo, etc…

Todos los que somos aficionados a esto, todos los que no hubiese gustado dedicarnos a esto, o todos los que anhelamos vivir de esto, en algún momento de la vida, nos hemos venido arriba, y tras pegárnosla, hemos aprendido a ser realistas, y ser conscientes de nuestra realidad.

Sin embargo, el venirse arriba, no siempre está relacionado con pegársela contra un muro de realidad inmediatamente. En muchas ocasiones, la gente se crea una película en la cabeza, en la que siguen viviendo durante años, cuando su realidad es bastante diferente. Este caso es aun peor, porque realmente están viviendo en un mundo creado por Matrix. Mientras que algunos prefieren tomar la pastilla azul y asumir las miserias de su realidad, otros prefieren tomarse la pastilla roja y pensar que viven en el mundo de la piruleta, con lo cual la hostia es mayor, porque de la realidad nadie se escapa, y cuanto más tardes en darte cuenta, mayor es el golpe de realidad.

El venirse arriba, está ligado a la capacidad de autosugestión que tenemos cada uno. Esta capacidad consiste en percibir o creernos una realidad, que quizás no existe, porque la realidad que nos hemos creado, nos agrada, o nos gustaría vivirla.

Por otra parte esta autosugestión se ve reforzada en muchos casos por mensajes que recibimos de nuestro entorno o de redes sociales. Vivimos tiempos, en los que todo el mundo cuelga en sus redes sociales sus éxitos y logros, pero raramente los fracasos. Esto influye negativamente en gente que está empezando en este sector, o gente que no conoce el sector por dentro, con sus luces y sus sombras. Y digo negativamente, porque el hacer creer que en este sector es todo alegría y diversión es hacerles un flaco favor. Moralmente estamos mintiendo, porque filtrar la realidad, para hacer ver que todo es fabuloso, es una mentira.

Quizás si en vez de subir fotos nuestras a las redes sociales, contando lo fabulosa que nos va la vida en este sector, empezásemos a contar todas las miserias que rodean al sector, más de uno se lo pensaría dos veces.

El efecto Fast&Furious, lo puedes apreciar, cuando hablas con personas, que acaban de salir de una Masterclass con un ingeniero potente, y en un estudio potente. La gente sale de esas Masterclass, con la información necesaria para la autosugestión. Una persona de éxito, que les cuenta lo bello que es vivir de esto, y un estudio lleno de cacharros que les proporcionan nuevas ideas para comprar para su estudio que ha hecho en el garaje. Van a llenar las horas de antes de dormir, en pensar en lo guay que podría ser vivir de esto, o en la cantidad de cacharrines que desean, porque simplemente los han visto en un estudio potente, o porque un ingeniero les ha dicho que el analógico es lo mejor del mundo mundial.

Un día tenemos que hacer una Masterclass, de contar mierdas de este sector, para equilibrar la balanza, y que la gente tenga toda la información necesaria para entonces decidir si se quieren dedicar a esto o no.

Mi conclusión, es que para decidir, es necesario tener toda la información, y en el mundo del audio, la información de las cosas malas, no se suele contar. Solamente una vez que tienes toda la información puedes ponderar las cosas positivas y las cosas negativas y en ese momento escoger. Porque hay mucha gente que solo se quedan con la parte positiva y deciden obviar la parte negativa, echándole la culpa a la sociedad, a la vida, al mundo, cuando se pegan la hostia.

En cualquier caso, tu eres el que decides, que pastilla tomas. Por propia experiencia, te recomiendo que te tomes la de la realidad, porque aunque no lo creas, yo también me he venido arriba a veces, y luego me he pegado la hostia.

6 Comentarios

  1. “Un día tenemos que hacer una Masterclass, de contar mierdas de este sector, para equilibrar la balanza, y que la gente tenga toda la información necesaria para entonces decidir si se quieren dedicar a esto o no”.

    Cuando queráis os dejo mi currículum 🤪🤪🤪🤪 que se os van a quitar las ganas pa’ siempre.

    Muy acertado.

  2. Interesante reflexión, en realidad es al revés, la pastilla roja es la que simboliza el despertar espiritual y la azul el vivir en los mundos de yupi para mantener contento a tu ego, pero se entiende la idea.
    Yo creo que tarde o temprano si tu objetivo es tener buenos resultados no queda otra que la roja.

    Un saludo y gracias por los videos de entrevistas!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.