Enamorados de los micros de cinta

0
959

En Funky Junk son unos enamorados de los micros de cinta, tanto que han decidido sortear un micro de cinta Royer 101 para que tú también los puedas amar. Tienes la información del sorteo en https://funkyjunk.es/sorteo-royer-r101/

Goyo Velasco (Product Manager de Funky Junk) ha contactado con otros amantes de micrófonos de cinta, para que te cuenten de primera mano, por qué estos micros son tan especiales para ellos. Con todos los comentarios, hemos elaborado una serie de testimonios que resume la esencia de estos micros. Una de las tareas en relación a este sorteo, será una pregunta de este artículo, así que presta atención, no vale copiar!!!!

JOHN KURLANDER

He sido un gran fan de los micros de cinta durante muchísimos años.

Para percusiones, baterías e instrumentos orquestales, en particular instrumentos solistas, los micros de cinta permiten cercanía por lo que es recomendable junto a los micros de condensador, con un sonido muy natural y musical

Suenan menos perfilados y más cálidos que los micros de condensador modernos. Funcionan muy bien con cadenas de grabación digitales.

La figura de 8 es muy útil y puede ser utilizado con muchas ventajas, teniendo cuidado en cuanto a su posicionamiento.

Mis micros de cinta favoritos son STC/Coles 4038 (usado para la grabación de los Beatles) AEA R44C (usado con Itzhak Perlman-Violín solista y en la trílogía del Señor de los Anillos ), AEA N8 ( la versión pequeña del 44, más fácil de colocar para un par estéreo tipo Blumlein)

CACO REFOJO

Me encantan los micros de cinta y cómo responden. Son una herramienta que utilizo muchísimo cuando grabo amplificadores de guitarra, metales, baterías, rooms, etc… Son unos micrófonos muy dulces.

El rango medio y agudo que captan es muy especial y difícil de conseguir con otra clase de micrófonos»

CARLOS LILLO

“Los micrófonos de cinta son una herramienta indispensable en cualquier estudio, ya sea profesional o doméstico. Siempre encontrarás un hueco que cubrir en la paleta de colores que hay que manejar.

Gran parte de la gracia de estos micros está en que además son compresores y ecualizadores. Al responder frente a los transitorios de forma algo más lenta que los micros de condensador y dinámicos, puede reducir ciertos picos no deseables. Varios modelos se comportan de forma diferente dependiendo de qué lóbulo sea el que se enfrente a la fuente sonora, teniendo así un lado del micrófono con un rango algo más extendido en altas frecuencias.

Otra característica destacada es que estos micros es que tienen la capacidad de suavizar las estridencias que a menudo nos encontramos al grabar guitarras eléctricas, acústicas, overheads y hi-hats.

Los micrófonos de cinta modernos se fabrican de forma que se ha aumentado su durabilidad pero, aún así, siguen siendo micrófonos delicados y hay que tratarlos con mimo. Mi recomendación es que incluso cuando los movamos de sitio, cubramos el motor de forma tal que el aire no afecte a la cinta directamente.”

EUGENIO MUÑOZ

“¿Micro de cinta?. Es una decisión compleja. Los micros de cinta se han vuelto a poner de moda y ha sido en gran parte por los micros Royer.

Hace 5 o 6 años, comprÉ un Royer R122, por las críticas que leí y buscaba más presencia en guitarras de alto voltaje (lo acompañaba de un Neumann M49 o de un U87). Esto que parece tan sencillo, no lo es. La polaridad del Royer resulta casi incompatible, la fase se vuelve muy crítica al juntarlo con otros micros, pero el sonido del Royer es impresionante por sí solo.

Muy recomendable volver al micro de cinta. Desde hace un monton de años tenía un RCA 44 de los años 50. Lo he empleado para casi todo, por supuesto para voz.

El Royer lo puedes ver en el chelo de Yo-Yo Ma, sin ir más lejos.

Fran Gude

» Vamos por partes!!Yo puedo hablar de los que he probado en algunas de mis producciones como productor y voy a empezar por los primeros, fué el modelo de Coles 4038. Es curioso, pero originalmente diseñados para transmisiones de radio y televisión (Coles Electroacoustics ha fabricado los magníficos micrófonos de cinta diseñados por la BBC durante más de 48 años), los micrófonos Coles Ribbon Mics se han convertido en una de las principales referencias dentro de la industria de grabación.
Tiene una respuesta en frecuencia muy aceptable, supuestamente entre los 30 Hz hasta los 30Khz, y un patrón en figura de 8 con lo cual recogía el sonido directo y las reflexiones que viniesen de la sala. Yo los probé como micrófono de ambiente grabando baterías y sinceramente el resultado me encantó, por qué podías llevar el sonido a donde realmente querías llegar para darle punch y definición y sumar ese room a la mezcla que quería con la batería.

Después probe los Royer Labs R-121, algo más modernos y fué en guitarras en combinación con un Shure SM-57, personalmente encantado con el resultado, eso sí, una sala más pequeña, por que el patrón polar es el mismo y a mi en ese caso concreto no quería reflexiones añadidas por la sala a las guitarras.
Son micrófonos que recomiendo por sus características y me encantan!! Y si me preguntas ¿te los comprarías?, mi respuesta sería sí, rotundamente.


Pero hay una cosa que quiero recalcar, y que siempre intento explicarlo cuando alguien habla de microfonía aplicando los términos electrónicos. Nosotros trabajamos con música y el resultado de la misma es nuestra finalidad, no todos los micros sirven para todas las voces por muy buenas características técnicas tengan, como no todos los micros sirven para todas las guitarras, muchas veces es probar. Como productor y técnico hay una cosa que tengo clara, depende el concepto que quieras crear y el sonido que quieras conseguir.

HANS KRÜGER

«Gordo, dulce, amplio, cálido, natural y sin estridencias; esas son las cualidades que más me gustan de los micros de cinta, mi topología favorita.

Rara vez es la ocasión que no utilice como fuente principal de un instrumento. Me encanta tanto en instrumentos acústicos como eléctricos. Incluso a veces reamplifico sonidos electrónicos con la excusa de darles un poco de sabor de cinta«

IBÁN PÉREZ 

Los micrófonos de cinta han sido siempre esenciales en mi trabajo. Yo no uso ecualización a la hora de grabar y es por eso que selecciono meticulosamente los micrófonos a utilizar dependiendo de la dureza del sonido. 


Los micros de cinta y en especial los Coles 4038 captan instrumentos de una forma natural, suavizando agudos y dándoles una firmeza que otros micros no consiguen. Los uso mayormente con metales, amplificadores de guitarra, ambientes y batería, pero me han sorprendido mucho con cuerdas y voces también.“

JOSE MARÍA ROSILLO

“Fueron microfonos pioneros. Cayeron en el olvido cuando llegó el momento de los micros de condensador, y vuelven a estar de moda entre ingenieros hispters.

Tienen una visión diferente de las cosas, con frecuencias más interesantes.

Si alguna vez has utilizado micrófonos de cinta, entonces es probable que te encuentres entre el grupo de ingenieros y músicos que amamos los micros de cinta. Si nunca has utilizado micrófonos de cinta, ¿a qué estás esperando?. Conocerlos es amarlos“

LUCA PETRICCA

El Royer es mi micrófono de cabecera para las guitarras eléctricas. Siempre pongo el Royer, y si acaso un condensador lejano para tener algo de ambiente.

El Royer es lo que me da el tono y la textura de esa guitarra

Desde el día que lo compré, creo que no he vuelto a cambiar de micro.

Otros usos que le he dado es por ejemplo en las guitarras acústicas, lo uso muchísimo, para conseguir situarlas mejor en la mezcla, en lugar de diafragmas pequeños que luego tengo que sobrecomprimir o ecualizar. El Royer me da una textura que me gusta mucho más, y que proceso mucho menos, lo dejo más natural en la mezcla. También lo he usado como micro mono ambiente de la batería, para luego distorsionar o apretar, me produce unas texturas muy buenas de bombo y de la sala

MICHEL MARTÍN

“Un micrófono de cinta es una de las mejores herramienta que puedes tener en tu estudio de grabación, es extremadamente útil cuando quieres controlar cualquier tipo de sonido que contenga un alto nivel de transitorios.

En la próxima masterclass sobre grabación de batería que voy a dar en Julio, también voy a hablar de cómo utilizar micrófonos de cinta y de distintas técnicas. Yo utilizo mucho para grabar ambiente de sala el Coles 4040.”

Mikel Krutzaga

Los micros de cinta son una de las joyas de mi colección de micros. Los utilizo prácticamente en todas mis producciones. En mi ultimo proyecto (grabación de la orquesta sinfónica de Navarra para la banda sonora Dartacán), toda la sección de metales fue captada con micros de cinta

JAVIER ORTIZ

Usando un buen micro de cinta, lo que sale de los monitores, se parece más a lo que percibo delante del instrumento.

Uso micros de cinta habitualmente como overheads para la batería (en mono, Blumlein, MS y AB), amplis de guitarra (generalmente emparejados con un micro dinámico o un micro de condensador, siempre equidistantes a la fuente), para saxos (tenores, altos, baritonos), trompetas, bombardinos, tubas, clarinetes, acordeones, bandoneones, armonios, metalófonos, vibráfonos, xilofonos, marimbas, violas, violines, pianos, voces, palmas, panderetas, crotalos, triángulos y todo tipo de percusión metálica. Seguro que me estoy dejando un monton de instrumentos para los que he usado micros de cinta.

He grabado discos enteros de piano acústico y guitarra eléctrica solamente con una pareja de 4038 en Blumlein, directo a cinta de cuarto de pulgada.

Los buenos micros de cinta son una herramienta imprescindible para cualquier grabación de música

PACO REQUENA


«Desde que descubrí los micrófonos de cinta estoy enamorado de ellos. Su curva es muy natural, los agudos son muy agradables y los graves una pasada, totalmente todoterrenos!»  

PANCHO SUÁREZ DE LIS

«El día que me encontré con mi primer micrófono de cinta fue todo un descubrimiento. Escuchar por primera vez esa marcada coloración vintage a sonido clásico cambió mi vida.

Mi micrófono de cinta favorito es el Royer R-121. Además de ofrecer esa coloración y ese grosor característico, tiene una definición espectacular, supongo que será debido a los imanes de neodimio. Sólo o en combinación con micrófonos de condensador o dinámicos, ofrece una gran variedad de posibilidades con guitarras eléctricas, acústicas, instrumentos pequeños de cuerda o percusión, platos, ambientes, metales, cuerda clásica… sin duda, una de las mejores adquisiciones que se pueden hacer.”

PACO LOCO

“Yo no puedo vivir sin micros de cinta. Tengo todo tipo de micrófonos para elegir y en la mayoría de los casos mi elección siempre es un micro de cinta para casi cualquier situación.

Hace un par de años grabando con Mikel Erentxun un disco con muchas guitarras acústicas, hacíamos en cada toma muchas pruebas y comparaciones entre micrófonos de cinta, condensador o dinámicos y siempre, siempre, nos quedábamos con la toma del micrófono de cinta.

A veces utilizo un booster entre el micrófono y el previo para aumenta la ganancia y esto lo hace muy usable en momentos de no demasiada presión sonora.

Me encanta estar en cinta“.

SALOMÉ LIMÓN

«Tardé veinte años de carrera profesional hasta que probé un micro de cinta, por prejuicios de origen desconocido y la dictadura de la costumbre.

Dando un workshop en Berklee, ante la falta de mis micros de cabecera, acepté probar dos Royer. Me sorprendió su calidez y versatilidad.

Ahora nunca faltan en mis grabaciones. Más vale tarde….

SERGI TORRICELLI

“Tengo una pareja de Coles 4038 con el adaptador anti-vibratorio 4072 y estoy muy contento con el resultado del sonido de cinta, porqué le da un color cálido, natural y muy especial.

Personalmente les saco mucho partido a la hora de grabar el piano de cola que tenemos en el estudio y me funcionan muy bien, ya que atenúan un poco el típico brillo que tienen los pianos Yamaha y consigo el sonido que me gusta.

También les saco mucho partido grabando overheads de batería, ya que suenan realmente espectaculares. No hay duda.”

SUSO RAMALLO

“Por su construcción, el micrófono de cinta es un micrófono de gradiente de presión puro, vamos, que solo funciona cuando tenemos más presión en una de las caras de la membrana que en la otra. Si tenemos la misma presión, simplemente no se mueve. Como resultado obtenemos una característica polar de figura de 8, siendo su nulo a 90º, donde el sonido llega al mismo tiempo a las dos caras de la membrana. De hecho el nulo del figura de 8 es el más potente de todos los micrófonos y esto es lo que lo hace muy interesante para poder discriminar ciertos sonidos de manera eficaz.

Como técnica estéreo, con ellos, adoro particularmente la técnica coincidente Blumlein, de la que salen todas las coincidentes. Aunque muchas veces uso los micrófonos figura de 8 de una manera particular.

Todos sabemos que existen dos tipos de micrófonos, los de presión (Omnidireccionales) y los de gradiente (Figura de 8). Después tenemos un montón de híbridos entre los dos (Cardioide / hiper / hipo), depende de la cantidad de presión vs gradiente. Siguiendo esta idea con un 50:50 tenemos un cardioide, pero sí le quitamos componente presión y le damos más gradiente pasaríamos a un supercardioide y si hacemos lo contrario un hipocardioide. Muchos de los primeros micrófonos cardioides combinaban dos cápsulas.

Hay veces que para grabar combino un micrófono omnidireccional con un figura de 8, los dos coincidentes, apuntando a la misma fuente. Realizo la grabación en dos pistas y después decido si me interesaba una captación más direccional o menos. Usando la EQ (paso banda y/o paso altos/bajos) en uno de ellos también decido en qué rango de frecuencias quiero cambiar la característica polar. Así puedo tener graves omnidireccionales, poniendo un paso-altas al figura de 8 y agudos hipercardioides, poniéndole un shelving en agudos al omnidireccional.”

XAVIER BARRERO

“Tengo una pareja equilibrada de Royer Labs R-121 desde hace un año y los estoy utilizando muchísimo, ya que le dan un sonido muy especial a todos los instrumentos.

En baterías como OH o como «Close Room» ofrecen un sonido muy real y con unos agudos suaves, ya que la caída propia del micrófono de cinta hace que no molesten esas frecuencias estridentes que suelen tener los platos.

Con instrumentos de viento la figura en 8 va genial para captar más armónicos y sonar más natural. En amplificadores de guitarras eléctricas, junto con un Shure 57, tenemos mucho más grosor en el sonido.

Para voces utilizo un Neumann U87 que hace muy buena pareja con el R121, ya que de esta combinación puedo obtener un sonido mucho más cálido”

OSCAR HERRADOR

“Cuando realizo grabaciones en riguroso directo, los micrófonos de cinta se me hacen imprescindibles para separar elementos y aislarlos de los instrumentos que tenemos alrededor. Si por ejemplo, tengo una batería cerca de un piano, la única solución para que no se me meta parte de la batería por los micrófonos del piano es utilizar unos micrófonos de cinta, que además de realizar una captación con un sonido fantástico me permite poder balancear con más independencia la batería y el piano dentro de la mezcla.

Estoy muy contento con mi pareja de AEA R84”

LUDOVICO VAGNONE

“Me encanta experimentar siempre con aparatos distintos, micrófonos y todo tipo de cacharros para hacer pruebas, pero a la hora de realizar una grabación prefiero ir a lo seguro, por lo que pueda surgir luego.

Grabando amplificadores de guitarra eléctrica utilizar micrófonos de cinta es fundamental. Ese calorcito, ese cuerpo, ese color y la dinámica me encantan. De toda la vida se ha hecho así y quién soy yo para llevarle la contraria al Universo !!

Y no nos podemos olvidar de utilizar micrófonos de cinta como overheads o ambientes de Batería, ya que son espectaculares también. Es un “Must have” en un estudio de grabación”

TXOSSE RUÍZ

“No me imagino una de mis producciones sin un par de micrófonos Royer R-121 en las rooms de batería, en vientos acompañados por un akg 414 y sobretodo en guitarras distorsionadas. Tras 15 años con los R-121 no he encontrado un micrófono de cinta que lo supere en captación de amplificadores distorsionados en combinación con micros dinámicos (57, m201, heil PR20UT…)

Super fan de los Coles 4038 para grabar vientos, baterías en mono y overheads. Especialmente molan plantando uno delante del bombo y otro bien alto encima de la batería.

Fan también de los Cascade Fathead II para guitarras y de los sevillanos Ortiz Luthiers, un tesoro de nuestra geografía que descubrí hace unos años.”

NERIO GUTIÉRREZ

“Sobre los micros de cinta se pueden decir muchas cosas y todas ellas buenas, ya que son una herramienta útil y versátil que vale para muchas cosas.

En Playground Estudio tenemos un buen arsenal para elegir, pero sin duda destacan el Royer R-121 y la pareja equilibrada de Coles 4038. Ambos modelos nos han dado muchas alegrías y muchos momentos “jaw dropping”.

El R-121 es obligado en los amplificadores de guitarras eléctricas, en los metales y en la percusión. Uno de los usos más habituales es grabar charles de batería rockera, en eso es imbatible.

Es cierto que la presión sonora excesiva puede desajustar la cinta y por eso los Royer R-121 tienen garantía de por vida en el primer cambio de cinta. En una ocasión intentamos grabar un cencerro/cowbell para un proyecto de salsa y la presión sonora fue tan alta que se cargó la cinta del R-121. Nuestros amigos de Funky Junk nos ayudaron a gestionar la garantía y sólo nos hicimos cargo de los gastos del transporte.

Los Coles son nuestro “goto mic” para grabar aéreos de batería, ya que dan un sonido equilibrado y dulce.

Quizá la mejor manera de entender cómo funciona un micrófono de cinta es visualizar cómo escucha nuestro oído un sonido. Por esa razón siempre se dice que la ventaja de los micros de cinta es que suenan naturales y es que su anatomía es en buena medida similar a la de un oído humano.

El ingeniero y productor Jack Joseph Puig dice de estos los micrófonos: “Yo no grabo con micros de cita porque todo lo graban bien y eso es hacer trampa”. Yo no estoy de acuerdo, pero entiendo lo que quiere decir, ya que no hay que hacer nada especial o quizá dar un toque en la ecualización y en la compresión cuando grabas con un micro de estos.

Pienso que si tienes una herramienta que te da resultados desde el principio, es simplemente una herramienta necesaria. Yo ya no podría vivir sin ellos.”

PABLO IGLESIAS

“Para mí, tener micrófonos de cinta es algo imprescindible en mi estudio. Consigo un color y un carácter imposible de encontrar en otros micrófonos. Aportan karma instantáneo y calidez a casi cualquier instrumento, destacando sobre todo su gran utilidad en overheads y room mikes, que consiguen que las baterías suenen como un solo instrumento, más empastadas y fáciles de mezclar, con más «glue”  eliminando la agresividad de los platos, y todo esto gracias a lo que en principio sería un defecto por el cual estos micros estuvieron defenestrados a un segundo plano durante muchos años. Y es que su respuesta en frecuencias es bastante pobre por encima de los 14.000 Hz, además introducen bastante distorsión armónica en general, pero que sobre todo realza las frecuencias graves y medios graves que ayuda mucho algunos instrumentos. Otros defectos a mayores es que suelen ser muy delicados, bastante ruidosos y ademas necesitan un buen pre-amp para sacarles todo el partido.

Soy muy fan de los micrófonos de cinta en general, aunque cada uno tiene su propia personalidad y sonido. Me encantan los Coles 4038, los RCA 44 y 77 y los Royer Labs R-121, aunque en todos estos modelos el precio de la pareja se van por encima de los 2000€ y eso no está al alcance de todos los bolsillos. Como alternativa barata, que funcionan y suenan genial, recomiendo que probéis los Golden Age Project R1 active MKIII que están basados en el diseño de los clásicos RCA y la pareja está por debajo de los 500€, además incorpora un circuito de amplificador FET que le aporta estabilidad y más ganancia que la que tienen micrófonos similares o incluso más de la que tienen la mayoría de micrófonos de condensador.”

JAVI DESIDERIO

Me considero un enamorado de los micrófonos ribbon. En la mayoría de grabaciones siempre está presente al menos uno de ellos, cuando no hay alguno más, según sea el caso.

Su personalidad es inconfundible y me aportan color y a la vez naturalidad.

Amigo insustituible, no hay ninguna duda. “

RAÚL DE LARA

«Llevaba años buscando microfonía que me ofreciera calor, color y realismo y en el año 2006 por consejo de Goyo Velasco, por aquel entonces en Reflexion Arts, descubrí los micrófonos de cinta a través de una pareja de sE Electronics R1. Desde entonces se han convertido en compañeros inseparables para mí y a lo largo de los años he estado experimentando con otras marcas y modelos como Royer R-121, AEA R84, Coles 4038 o Beyerdynamic M160.

Una de las cosas que más me gusta de los ribbon es que hacen de la ecualización de suma algo muy musical, especialmente en las zonas de medios-agudos y agudos, consiguiendo un sonido sedoso y nada agresivo y en la zona de medios, aportando calor. En definitiva un sonido caliente como el de los discos que me gusta escuchar.

Los he usado para varias aplicaciones:

-Bombo, donde a cierta distancia del parche resonante se consigue un grave y subgrave de forma natural, muy dificil de conseguir sin estrujar los ecualizadores de los micrófonos más cercanos. (Royer R121)

-Overheads y Rooms de batería, donde consigo un equilibrio en frecuencias que no he llegado a conseguir con ningún condensador. (Aea R84, Coles 4038, Se electronics R1)

-Amplificadores de Guitarra Eléctrica, donde consigo captar muy fielmente el amplificador tal y como suena en la sala. (sE Electronics R1, Beyerdynamic m160, Royer R121)

-Amplificadores de bajo, donde combinados con otros micrófonos y la señal de línea me ayudan a conseguir ese sonido orgánico de los graves que tira el altavoz (sE Electronics R1, Royer R121)

-Vientos, donde se comportan de una manera muy musical al quitar esas frecuencias altas sin necesidad de utilizar filtros pasa-bajos (Beyerdynamic m160)

-Voces, donde he podido conseguir colores más estilo Garaje (Royer r121, sE Electronics R1)

En definitiva los micrófonos de cinta son una herramienta indispensable que me ha ayudado a definir colores y a encontrar realismo en el sonido.»

DANY RICHTER

«Los de micrófonos de cinta son probablemente los que más uso en en mis grabaciones. Tengo muchos y de muchos tipos y cada modelo se adapta especialmente bien a un uso en particular. Algunos se comportan especialmente bien en overheads de batería, otros brillan en cuerdas, otros en guitarras etc.

En mi forma de grabar, los micros de cinta han ocupado el lugar donde habitualmente antes usaba micros dinámicos o de condensador. Bien colocados y aprovechando su alto rechazo fuera del eje, logro por ejemplo mayor atenuación de los platos de la batería cuando los uso para grabar los toms. Suenan gigantes y aprovechando la colocación de los otros elementos hacen que todo suene mucho mejor.

Los micros de cinta que tienen un sonido más extendido como los Coles o los AEA me encantan en situaciones donde normalmente usaría un condensador de gran diafragma, como violines, violas, piano, percusión menor, banjo, mandolina… obteniendo un sonido mucho menos estridente y mucho más grande y cálido.

Consejos:

1. Los micros de cinta tienen un efecto de proximidad que puede ser muy beneficioso para engordar y endulzar el instrumento, pero también puede arruinar una toma. Trabaja a más distancia de lo que lo harías con otro tipo de micrófonos, porque encontrar la distancia adecuada es dónde reside el secreto.

2. Si vas a grabar instrumentos con poco volumen, te hará falta un previo muy limpio y con mucha ganancia. Los que tienen una impedancia de entrada inusualmente alta para mi son los que hacen que el micro suene más definido en la zona de alta frecuencia. El AEA RPQ, por ejemplo, es fantástico para esto.

3. Ten cuidado con las fuentes que emiten aire directo. Un portazo, un soplido o cualquier corriente brusca de aire, te puede dejar el micro fuera de servicio.»

PABLO VEGA

“A lo largo de los años mi afición por los micrófonos se ha convertido en una adicción.

Tenemos más de cien en el estudio, desde SM57sa U87 antiguos, y hay algunos instrumentos que sólo suenan realmente bien con uno de cinta.

Aparte de los metales y los amplis de guitarra, el instrumento que nació para ser grabado con un micro de cinta es el violonchelo. Esta semana lo hemos vuelto a corroborar con una grabación para una película y un AEA R84, eso sí, con la mascarilla puesta ;-)”

ROGER GARCÍA

“La gran maravilla de los micrófonos de cinta queda al descubierto cuando los combinas con otros tipos y modelos de micrófonos para conseguir resultados que de cualquier otra manera, no podrías conseguir.

Para amplificadores de guitarra el royer R-121, junto a un AKG 414 va genial!!

Poner un antipop si se va a dar mucha caña al amplificador, es una buena manera de alargar la vida de la cinta.”

SAÚL WOLF

“De las múltiples maneras que podemos utilizar un micrófono de cinta una de las que más me gusta es grabar varias fuentes vocales, incluso he llegado a hacerlo con 4 voces a la vez, con un solo micrófono de cinta. Los resultados son muy auténticos para tener ese «viejo sabor». 

Un Shure sm57 y un Royer R101, haciendo L/R, son la biblia de la grabación de amplificadores de guitarra. Después de escuchar el resultado no recuerdo tener que volver al amplificador para ajustar la posición de los micrófonos. Simplemente es el sonido de la historia del rock.”

SERGIO SANCHO

«En el estudio estamos centrados principalmente en grabación de guitarras online y necesito una calidez extra en mis pistas. 

Tanto para amplificadores de guitarra eléctrica, como para guitarras acústicas o de nylon utilizo un micrófono de cinta Royer R121 y consigo esa calidez que tanto me preocupa.

Puedo sustituir muchas cosas, pero la cinta nunca desaparece en mis grabaciones.»